"Nos quedan las penas, las vaquitas ya no las tenemos"

Quejas: "Las penas son de nosotros / las vaquitas son ajenas", cantó Atahualpa Yupanqui. Al grupo de patrones rurales nucleados en la Carpa Verde se le dio vuelta la historia, de acuerdo con lo que plantean en un documento en el que, entre penas y quejas, responsabilizan a la dirigencia política y le exigen que "pongan lo que tienen que poner".
Desde la Carpa Verde que armaron en nuestra provincia los patrones rurales "autoconvocados", insistieron ayer en cuestionar las políticas oficiales para el sector y denunciaron que la provincia de La Pampa se perdió 2.000 millones de pesos como consecuencia de esas decisiones. Al hacer referencia a la situación de la ganadería, señalaron que "nos quedan las penas, las vaquitas ya no las tenemos", en obvia alusión al tema musical "El Arriero", de Atahualpa Yupanqui, que en su estribillo rezaba: "Las penas son de nosotros / las vaquitas son ajenas".

Los integrantes de la Carpa Verde dijeron que "desde hace más de un año ya, adelantamos el desastre que ocurriría en toda la zona de cría de nuestra provincia, ante la inacción y/o complicidad de las autoridades de las áreas pertinentes, agravadas por la sequía".

Fue en los tiempos en que no sólo en La Pampa sino a nivel nacional sonaban voces de alerta augurando que habría que importar carne y leche porque la producción argentina se venía en picada.

"Ya entonces -insiste la Carpa Verde en un documento difundido en la víspera- se sabía que la industria frigorífica estaba en condiciones de pagar por la vaca conserva entre 2,20 y 2,80 el kilogramo, sin embargo permitieron que estos, que ni siquiera son de capitales nacionales, hicieran negocio redondo pagando precios irrisorios (0,50 ó 0,60 pesos) por ellas. Hoy queda demostrado que sin cambios sustanciales en los valores internacionales, la exportación que es quien absorbe este tipo de vaca (y no el mercado interno) paga hoy 2,20 / 2,80 pesos".

El grupo de patrones rurales remarca que "esto significó para la provincia en su conjunto una pérdida de aproximadamente 2.000 millones de pesos. Esta espeluznante suma fue a parar a los bolsillos de esos 3 ó 4 amigos del poder y causa y causará la ruina de miles de productores pampeanos", advierte la Carpa Verde.

A criterio del sector, "todo esto ocurrió aun a pesar de la infinita cantidad de veces que desde distintos sectores de la producción vaticinamos que ocurriría, obteniendo como toda respuesta que cambiáramos las vacas por ovejas y hasta por gallinas, que la lluvia nos salvaría y bla, bla, bla".

"Esperemos ahora -afirma el grupo perdidoso en las internas de la Asociación Agrícola Ganadera- que con el hecho consumado, quienes tienen que poner lo que tienen que poner, ofrezcan las soluciones correctas y no parches y vidrios de colores, para poder empezar a poner en marcha esta pata fundamental de la economía de nuestra provincia".

Comentá la nota