"Me queda linda esta camiseta ¿No, Uma?".

El Ogro está tan seguro de que va a jugar en Núñez que, a pedido de Olé, ya sintió la de River en su piel. Los dirigentes aceleran y quieren resarcir a Newell's con jugadores.
"Mirá, Uma, mirá mi amor: le queda linda la camiseta a papá, ¿no?".

Y Uma responde. Sus casi nueve meses todavía le impiden hablar, pero su ADN le habilita, espontánea, la mirada cómplice, el gesto pícaro, un calco del padre. Cristian Fabbiani, el protagonista del culebrón del verano 2009, se encuentra con Olé tras visitar a su nueva sobrinita, Samira, perla dada a luz en el Hospital Durand por su hermana. La calle Ambrosetti, de fluido tránsito, ahora empieza a taponarse. "Vos sos un fenómeno, ¿cómo puede ser que te vayas a River? ¡Tenés que jugar en Boca, papá, vos sos jugador para Boca!", demora a su familia un cuarentón que descubre al personaje in fraganti para los flashes de este diario. Porque Fabbiani, valiente, finalmente acepta el desafío y siente la banda roja en la piel. Aunque ya la haya sentido como hincha, la ansiedad carcome, el sueño del pibe ya es vigilia que, dicen desde su entorno, el martes, a más tardar, tendrá un dulce despertar.

Porque River ya inició gestiones para traer a su Guillermo Barros Schelotto, al futbolista que ya avisó que a Newell's no vuelve, al que si vuelve jugará al 30% o mandará a un doble suyo, al que no puede dejar pasar esta oportunidad única, al que le aclaró en persona a Sensini que no le interesa ser su figurita, al que tantas cosas.

De hecho, Nicolás Domingo, Rodrigo Archubi y Diego Barrado ya tienen cartelito de disponibles exclusivos para Newell's. Al que los dirigentes de la Lepra quieran llevarse a préstamo en condición de resarcimiento por la interrupción del vínculo rojinegro con el Ogro, lo tendrán. Desde Rosario, sin embargo, no ven tan sencilla la ecuación. E irán por más. Es que, tras haber abonado el miércoles pasado los 572.000 pesos por los que el delantero había intimado al club (buscando la libertad de acción en una clara muestra de pretender allanar su camino a Núñez), ahora la pelota duerme en el Coloso. Y Sensini, quien apenas pisó tierra rosarina les pidió a los dirigentes "que se vaya cualquiera menos Fabbiani", querría entonces, cuanto menos, un 9 para suplantarlo. Un 9 como Salcedo, por ejemplo... Algo que en River no ven viable, y menos ahora, tras la inesperada partida de Sebastián Abreu. Aparte, los dirigentes de Newell's están más que molestos con la actuación de sus pares riverplatenses. Creen que desde Núñez se tentó desde las sombras, haciéndole la cabeza a Fabbiani, cebándolo para que, finalmente, pise el palito de la ilusión y presione como lo hizo (y cómo), y luego sí, cuando ya no haya retorno entre el Ogro y la Lepra (pura actualidad), aparecer formalmente y negociar un resarcimiento al que NOB le puso un piso: 500.000 billetes estadounidenses. El monto surge de lo que le pagó el club al FC Cluj rumano por el préstamo (280.000 verdes) más los 572.000 pesos que saldó por sueldo, primas y etcéteras que recientemente le pagó al jugador vía depósito en Agremiados.

Mientras se escucha que el préstamo con el Cluj de Rumania y el contrato del delantero tienen números arreglados de palabra, desde River también afirman que buscarán aplacar la cifra pretendida por Newell's con la cesión de jugadores, uno o dos, ya que cash para solventar la operación no abunda en las arcas del Monumental. Una operación por la que Fabbiani espera brindar en breve, ajeno y no tanto a dimes y diretes, por lo pronto sigue soñando en lo que supo a quimera y hoy está a la vuelta de su hombro, la casaca reposa, esperando ser besada en vivo, Uma la relojea, como intuyendo, el Ogro ahora quiere mutar en Príncipe, "como el Enzo".

Comentá la nota