Al-Qaeda afirma que prepara otro ataque a EE.UU.

LONDRES.- El líder de la red Al-Qaeda, Osama ben Laden, está preparando un nuevo ataque contra Estados Unidos que será "mucho más grande que la operación del 11 de septiembre" de 2001 y que tiene como objetivo "cambiar el rostro del mundo política y económicamente".
Así lo advirtió ayer un ex alto responsable del grupo terrorista a un corresponsal en Yemen del diario árabe Al-Quds Al-Arabi , que se publica en Londres.

Esta "gran operación", que se concretaría "en el futuro inmediato", debe "ser considerada como una respuesta al hecho de que los estadounidenses y los países occidentales han rechazo la tregua que les ha ofrecido Al-Qaeda", agregó la fuente, que no fue identificada.

"Las instrucciones operativas para el ataque ya han sido dadas por Osama ben Laden. La preparación se está llevando a cabo muy bien y tenemos las condiciones necesarias" para que la operación se desarrolle con éxito, señaló.

La red liderada por Ben Laden está pasando por "una fase claramente positiva", sostuvo la fuente, que también señaló que Al-Qaeda dispone de campos de entrenamiento "en varios países del mundo", controla "la mayor parte" del territorio de Somalia, así como de Afganistán -a través de la alianza con los talibanes- y de Yemen, donde "jefes tribales de Ma´rib, Saada, Al Jawf y Shabwa han jurado su fidelidad a Ben Laden".

Anteayer, apenas tres días después de las elecciones en Estados Unidos, Al-Qaeda lanzó su primera advertencia al presidente electo, Barack Obama, a quien instó a retirar las tropas norteamericanas de Irak y a convertirse a la fe musulmana.

A través de un mensaje difundido por Internet, Abu Omar al-Baghdadi, emir del Estado islámico de Irak, exhortó "a los nuevos jefes de la Casa Blanca y sus aliados de los países cristianos a convertirse al islam".

En tanto, las fuerzas militares estadounidenses e iraquíes mataron a un dirigente de Al-Qaeda en una operativo en Bagdad, según un comunicado del ejército norteamericano difundido ayer. El jefe de la red terrorista estaba involucrado, de acuerdo con la nota, en atentados suicidas y ataques terroristas con coches bomba.

Abu Ghazwan al-Hayali murió el jueves en su casa de Tarmiyah, al norte de Bagdad, durante un operativo nocturno de fuerzas conjuntas del ejército estadounidense y miembros de los Sahwa, grupos sunnitas que luchan contra Al-Qaeda y son financiados por Estados Unidos.

El ejército norteamericano presentó a Al-Hayali como "el jefe regional de Al-Qaeda" y lo acusó de la "fabricación de coches bomba que explotaron en Bagdad". Además, "dirigía grupos terroristas y reclutaba mujeres y niños para conducir ataques suicidas" contra las fuerzas iraquíes y estadounidenses.

La violencia en Irak no se detuvo ayer: dos terroristas suicidas provocaron la muerte de seis personas y heridas a 22 en la ciudad de Ramadi. Además, una persona murió y siete resultaron heridas al explotar una bomba en el barrio de Al Qahira, al norte de Bagdad.

Expulsado

Por otra parte, Omar ben Laden, hijo del líder de Al-Qaeda, que esta semana había pedido "asilo político" en España, partió ayer de regreso a Egipto, al ser expulsado del país después de que el Ministerio del Interior español y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) no admitieran su petición de asilo.

Omar ben Laden, de 27 años, partió en un avión comercial desde Madrid a El Cairo, ciudad de la que procedía cuando llegó a España el pasado lunes.

Su abogada subrayó que se le denegó a su cliente la petición de asilo "con excusas ridículas" y "por motivos políticos".

Comentá la nota