Pymes regionales se reestructuran para seguir siendo competitivas

Así surge del segundo informe Observatorio Pyme Regional. El trabajo explica que ya durante el año anterior se registró una desaceleración en el ritmo de crecimiento de las ventas" y, aunque en menor medida, en el nivel de ocupación.

La mayoría de las pymes de la zona inició durante 2008 un proceso de reestructuración interna con la finalidad de mantener competitividad a pesar del cambio de contexto económico que, ya desde entonces, se vaticinaba para 2009.

Así lo detectó el Observatorio Pyme Regional de General Pueyrredon y Zona de Influencia a través de su segunda publicación, en la que presentó un análisis de la evolución reciente, situación actual y expectativas de las pymes industriales de la región organizadas jurídicamente como sociedades.

LA CAPITAL tuvo acceso a un resumen del trabajo, que fue avalado por Vicente Donato -vicerrector de la Universitá di Bologna Representación en Buenos Aires- y Daniel Pérez -decano Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata-.

Según explicaron sus autores -entre los que figuran los licenciados Ana Rearte y Fernando Graña- el informe fue realizado sobre datos recabados entre agosto y diciembre de 2008, representativos de 222 pymes industriales de General Pueyrredon y Balcarce, organizadas jurídicamente como sociedades.

Características generales

El informe explica que la estructura industrial pyme de la región está liderada por las ramas alimenticia (pesquera y otros productos alimenticios y bebidas) y textil (tejido de punto y prendas de vestir). Ambas ramas generan el 52% de las ventas y el 60% del empleo.

El informe añade que las pymes analizadas "son en su mayoría pequeñas", dado que el 80% posee entre 6 y 50 ocupados y sólo el 20% son medianas, con plantas de personal entre 51 a 200 ocupados. Entre estas últimas prevalen las de la sub-rama "Alimenticia pesquera".

También se consigna que las pymes de la región poseen la mayor apertura exportadora respecto a otras regiones de la provincia de Buenos Aires y al promedio nacional, realizando en el mercado externo casi el 40% de sus ventas.

Las ramas "Alimenticia pesquera" y "Químicos, caucho y plástico" no sólo tienen un importante número empresas exportadoras sino que entre el 66% y el 47% -respectivamente- de sus ventas totales son en el mercado externo.

Desaceleración en el crecimiento

Al analizar la evolución de estas industrias, el informe establece que la mayoría de las pymes analizadas transitó una fase de crecimiento normal o acelerado entre el primer semestre de 2007 e igual período de 2008. El 84% de dichas empresas aumentó sus ventas y un 45% incrementó la planta de personal en dicho lapso.

Sin embargo, al comparar la situación con la que se planteaba en 2006, los investigadores percibieron "una desaceleración en el ritmo de crecimiento de las ventas y en menor medida en el nivel de ocupación".

Este panorama se vería agravado por la crisis internacional que comenzó a fines de 2008 y explotó con todas sus fuerzas en 2009. Sobre este fenómeno el trabajo explica que "afecta a los principales países compradores" por lo que incide "particularmente en las expectativas de crecimiento de parte de las pymes de las ramas ligadas al mercado externo". No obstante aclara que "se observan impactos diferenciales según tipo de producto exportado y país demandante".

Cambio de contexto

Por otra parte el trabajo advierte que la capacidad productiva instalada "mantiene valores de uso elevados que rondan alrededor del 73%, igual que en 2005, aún cuando más de la mitad de las empresas realizó inversiones con regularidad y aumentó su capacidad productiva en los últimos años".

Sin embargo, la desaceleración en el ritmo de crecimiento del nivel de actividad entre 2005 y 2007, así como las expectativas menos favorables, ya sea por la crisis internacional como por la incertidumbre en el escenario económico y político nacional, generaron la disminución en el número de empresas inversoras de 61% a 51%, así como la reducción del porcentaje de ventas invertido de un 7,2% a un 5,2%.

En este marco, el trabajo explica que "ha cambiado el propósito de las inversiones. Mientras en 2006 se invertía con mayor intensidad para aumentar la capacidad productiva (45% de las firmas en 2006) en 2008 sólo un 30% tiene dicho objetivo. En la actualidad un mayor porcentaje de empresas invierte para disminuir costos por un uso más eficiente de la materia prima, de la energía o los recursos humanos".

"Esto muestra el cambio de contexto económico que enfrentan las pymes, el cual las orienta a una reestructuración interna con la finalidad de poder mantener competitividad" destacan los investigadores.

Herramientas para la eficiencia

Por otra parte, el trabajo explica que "las empresas han hecho una mayor utilización que en años anteriores de actividades de cooperación y asistencia técnica con instituciones científico-tecnológicas, particularmente con las universidades públicas de la región o el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), así como programas de apoyo del gobierno nacional o provincial como 'Experiencia PyME' o el 'Programa de Reconversión Productiva' (23%)".

Añade que "las Cámaras empresariales han tenido un rol activo tanto en la generación de servicios empresariales como en la promoción de nexos entre las instituciones oferentes de opciones tecnológicas y la solicitud de asistencia por parte de las empresas".

En este punto consigna que "la necesidad de avanzar sobre mejoras tecnológicas y eficiencia interna por parte de las firmas se manifiesta también en el tipo de recursos humanos requeridos: un 60% busca incorporar operarios calificados, un 31% a técnicos no universitarios y un 22% a profesionales universitarios, pudiendo demandar la misma empresa más de un tipo de calificación".

Sin embargo advierte que "a pesar de los esfuerzos público-privados realizados en los últimos años para mejorar la articulación entre sistema educativo y el medio productivo para la formación de recursos humanos -ya sea a través de la creación/adecuación de centros de formación especializados, como mediante el ajuste de los programas existentes a los requerimientos de la industria-, aún pareciera que dicho objetivo no se ha alcanzado".

Al respecto consigna que "más del 70% de los empresarios manifiesta tener dificultades medias o altas en la contratación de 'operarios calificados' y de 'mandos medios y técnicos no universitarios'" lo que a su criterio "pone en evidencia que este tipo de políticas son de mediano y largo plazo, siendo fundamental mantenerlas en el tiempo para alcanzar la formación de una masa crítica de recursos humanos acordes con las demandas de la industria regional".

Expectativas y proyecciones

Por último, el trabajo explica las expectativas reinantes entre los empresarios a fines de 2008 y sus perspectivas para 2009.

Con respecto al primer punto consigna que "más del 80% de los empresarios pymes de la región tenía perspectivas de estabilidad o incremento de sus ventas para 2009. Sin embargo, la mayoría de las empresas de las distintas ramas de actividad prevería una desaceleración de la tasa de crecimiento con respecto a los últimos años".

Las proyecciones acerca de la cantidad de mano de obra a contratar en el año 2009 eran más conservadoras que las expectativas sobre ventas: el 22% de las empresas tenía previsto incrementar el personal en 2009 en tanto que el 33% proyectó un crecimiento en ventas.

Por último el trabajo consigna que la mayoría de las pymes consideraba a fines de 2008 que no variarían el número de ocupados (63%) y tan sólo el 10% preveía disminuciones en su planta de personal. "Se observa así que las firmas intentan mantener el plantel de trabajadores -capital intangible de la empresa-, sobre todo los más calificados, e incluso incorporar personal en sectores claves que puedan ayudar a mejorar la eficiencia productiva".

En este contexto los investigadores advirtieron que "el gran riesgo de una estrategia basada en la disminución de inversiones y el despido de trabajadores en los que se ha invertido años en capacitar es salir de la recesión sin ventaja, mientras los competidores estén mejor posicionados frente a las nuevas oportunidades que surjan en períodos de recuperación".

Comentá la nota