Pymes proveedoras del Estado reclaman por falta de pagos

Desde el sector aseguran que el acuerdo para la cancelación de deuda con bonos no alcanzó a todo el sector y siguen reclamando por el pago "en efectivo"
Pequeñas y medianas empresas de la Provincia que abastecen de mercaderías o servicios al Estado bonaerense lanzaron un fuerte reclamo ante la imposibilidad de cobrar las deudas que el Ejecutivo mantiene con el sector en efectivo y denunciaron retrasos en los plazos fijados por la Tesorería.

"Las empresas a las que el Estado les adeuda menos de 300 mil pesos o que aceptaron cobrar sólo una parte en bonos están teniendo serias dificultades porque el efectivo no apareció en la fecha que había anunciado la Tesorería", explicaron ayer desde la Federación de Mayoristas y Proveedores del Estado (Femape).

En ese marco, empresas proveedoras de comedores escolares bonaerense (que no están enroladas en Femape) anunciaron que mañana realizarán una marcha a la sede de la Gobernación para reclamar por el pago de deudas que datan, explican, de septiembre pasado, mientras denuncian la quiebra de pymes por la falta de cobro.

A través de un comunicado, los proveedores explicaron que el reclamo se centra en una deuda "de 240 millones de pesos correspondientes a la mitad de septiembre y los meses de octubre, noviembre y diciembre". Ahora, esas empresas amenazan con no entregar 10 mil viandas a establecimientos educativos "por falta de alimentos".

REALIDADES DIFERENTES

La situación de las pequeñas y medianas empresas proveedoras del Estado provincial es preocupante denuncian desde las cámaras que las agrupan, ya que el margen de operatividad en un marco de escasez de efectivo es mucho menor que el de las firmas de mayor envergadura.

Como se informó, Economía bonaerense lanzó a mediados de diciembre pasado un bono para cancelar una deuda del orden de los 850 millones de pesos con proveedores. La operatoria contemplaba que las empresas pequeñas, a las que se les adeudan menos de 300 mil pesos cobrarían en efectivo, en tanto que las demás podían elegir aceptar sólo un porcentaje de la deuda en bonos y otro en efectivo.

De acuerdo a las estimaciones del sector, hay unas 1.600 empresas con deudas menores de 300 mil pesos que durante este mes debían comenzar a cobrar ese dinero en efectivo.

"Les anunciaron que iban a cobrar en las primeras semanas de enero, de acuerdo a un cronograma que había publicado la Tesorería. Pero cuando fueron a hacerlo, se encontraron con que ese pago se pasó para abril porque no hay efectivo", detalló Daniel Amato, presidente de Femape.

"Creemos que a nivel de las empresas más grandes, el bono está marchando bien, con mucha aceptación. Pero en las pymes la situación es difícil. Se necesita efectivo para cumplir con las obligaciones previstas y el dinero no aparece", agregó el dirigente.

Comentá la nota