"Las Pymes atraviesan una crisis"

Las industrias relacionadas con el campo serían las que más sufren la crisis. El rubro minería y de alimentación trabajan a baja rentabilidad. Ninguna empresa ha planteado despidos de personal.
Las pequeñas y medianas empresas de La Pampa están atravesando una grave crisis que se manifiesta en las caídas de sus ventas y en su rentabilidad. En algunos de los rubros industriales, la baja de las ventas ha llegado hasta un setenta por ciento.

Gustavo Diribarne, presidente de la Unión Industrial de La Pampa (Unilpa), entidad fundada el 28 de mayo de 1983 y que actualmente cuenta con 170 empresas asociadas en toda La Pampa, dijo que la actividad Industrial está pasando un momento "difícil". "Están sufriendo las repercusiones de la crisis internacional, además de las que tiene nuestro país".

Dijo que una de las principales actividades que tiene nuestra provincia, como la industria frigorífica, está trabajando sin rentabilidad. "En el ámbito mundial la fabricación de automotores ha caído notablemente, por lo cual el consumo de cuero para tapizado de automóviles también".

"Este sector -siguió- está manteniendo el volumen de producción y el personal, pero su rentabilidad ha desaparecido debido a la baja en los precios de los subproductos como: cuero, cebo o huesos que actualmente están pagando un 15 por ciento del valor real que tenían antes de la crisis".

Grave situación.

Otro sector que está atravesando una situación gravísima es la industria vinculada al agro. El conflicto entre el gobierno nacional y el campo ha generado tanta incertidumbre que el sector agropecuario no hace inversiones. Todas las industrias que fabrican componentes relacionados con el campo han tenido una caída en sus ventas que oscila en el orden del 60 y 70 por ciento. "El agro compra lo necesario para mantener su capital, pero no hace inversiones. Por ello, las industrias están en una gravísima situación", afirmó Diribarne.

Pero no todos atraviesan la misma situación. El rubro de la minería, donde se realiza la fabricación de sal para consumo humano, conserva su rentabilidad. "Estas empresas, a pesar del aumento de los costos, no estarían sufriendo tanto como las anteriores, porque han logrado mantener sus volúmenes de ventas, lo que les permite mantener su planta de personal", dijo.

Para finalizar, sostuvo que desde el gobierno siempre han sido escuchados sus reclamos y analizados sus propuestas. Reveló que "una encuesta de medición realizada en toda la provincia determinó que la actividad privada ha retrocedido, mientras que la obra pública se mantiene".

Comentá la nota