Putin ya tiene vía libre para volver a ser presidente por 12 años

Se aprobó extender el mandato de 4 a 6 años. El actual premier podrá ser candidato en 2012.
El Consejo de la Federación, la Cámara Alta del Parlamento ruso, dio la última aprobación, como se esperaba, a la enmienda constitucional propuesta por el presidente Dmitri Medvedev para extender de cuatro a seis años el mandato presidencial. Así, queda definitivamente aprobada una reforma considerada por muchos analistas como una maniobra que permita un eventual regreso del actual primer ministro, Vladimir Putin, a la presidencia.

Los 142 senadores del Consejo de la Federación que estaban presentes en la votación dieron el sí a la reforma constitucional presentada hace unas semanas por Medvedev, delfín de Putin, quien terminó su segundo mandato en mayo pasado pero, para muchos, sigue manejando el poder en el país. Además se extienden de cuatro a cinco años las legislaturas parlamentarias, y se incorpora la práctica de someter anualmente la gestión del gabinete de ministros al control del Legislativo.

Los cambios serán aplicados por primera vez en las elecciones presidenciales de 2012, y el Kremlin salió rápidamente a negar las versiones de que Medvedev podría ampliar su actual mandato a seis años.

La Duma (Cámara Baja) había aprobado la enmienda el 21 de noviembre, con el voto a favor del partido del Kremlin, Rusia Unida, y de los ultranacionalistas, y pese a la oposición de los comunistas y los liberales. Luego el proyecto pasó a las asambleas regionales, que la respaldaron sin sorpresas la semana pasada, dada la abrumadora mayoría en todas ellas de Rusia Unida.

Las enmiendas constitucionales debían ser respaldadas al menos por dos tercios de las 83 repúblicas y regiones de ese país.

El voto del Consejo de la Federación era el último filtro para que la reforma quedara definitivamente aprobada. Ahora sólo falta la firma de Medvedev, quien propuso los cambios el mes pasado, justificándolos en el enorme tamaño del país y su complejidad, y la necesidad de hacer el sistema político ruso más flexible y sostenible.

Pero apenas se presentó la iniciativa comenzaron las críticas de la oposición, que teme que esta reforma, que permitirá que una misma persona gobierne 12 años seguidos, dé lugar a actitudes autoritarias. También surgieron con fuerza las especulaciones de que se trataba de una artimaña para que Putin pueda volver al Kremlin.

Se pensó que una vez aprobada la reforma se convocaría a elecciones presidenciales anticipadas en las que Putin volvería a ser candidato a la presidencia por Rusia Unida.

La Constitución rusa limita a dos los mandatos presidenciales consecutivos, pero no dice nada de un regreso tras un período con otro presidente.

A principios de este mes, Putin dejó abierta la puerta a un regreso, pero descartó hacerlo antes de que termine el mandato de Medvedev. Ahora, con la reforma aprobada, podría volver a presentarse en 2012 y lograr un tercer mandato presidencial por seis años, señaló la prensa rusa en los últimos días.

"La próxima elección es en 2012", dijo Putin el pasado 4 de diciembre. Fue después de una sesión televisada de preguntas y respuestas con el público ruso que duró tres horas, y reforzó la visión de algunos analistas de que el actual premier sigue siendo el verdadero líder en Rusia.

Putin ha tenido estos encuentros televisados cada año desde 2001, pero esta fue la primera vez que lo hizo como premier y no como presidente. Su permanencia en esa silla, en lugar de pasársela a Medvedev, muestra que todavía maneja los hilos en Moscú, señaló a la cadena CNN el analista Yevgeny Volk, director de la oficina en Moscú de la Heritage Foundation. Y agregó que su aparición por TV parece marcar el comienzo de su campaña para ser reelecto presidente.

Comentá la nota