ETA puso a España en máxima alerta.

ETA puso a España en máxima alerta.
La policía difundió fotografías de seis sospechosos tras el atentado de Mallorca; dolor en el funeral de los dos guardias asesinados.
ETA dejó ayer a España en alerta máxima por temor a un nuevo atentado y, al mismo tiempo, sumida en las lágrimas de la despedida de los dos guardias civiles que asesinó anteayer en Mallorca.

La posibilidad de que se concrete un tercer ataque, en especial este fin de semana en que se cumple el 50º aniversario de la formación del grupo terrorista vasco, hizo que las fuerzas de seguridad pusieran en marcha un intenso operativo de búsqueda de los autores de los crímenes para evitar otro atentado. Ayer se mantenían también estrictos controles de seguridad en Mallorca por tierra, mar y aire.

Así, mientras la ceremonia fúnebre en memoria de los dos agentes, que tenían 28 y 27 años, era presidida por los príncipes de Asturias en la catedral de Palma de Mallorca, los investigadores policiales manifestaban que los responsables del atentado de Mallorca "podrían encontrarse aún" en las islas Baleares.

El Ministerio del Interior difundió ayer las fotografías de seis etarras, cinco de ellos "nuevos" miembros, sospechados de tener responsabilidad directa en los últimos dos atentados, en particular en el que acabó anteayer con la vida de los guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvá Lezaun. Ambos murieron en Calviá, Mallorca, como consecuencia del estallido de una bomba colocada por el grupo terrorista en la camioneta policial que utilizaban.

Un día antes, la organización separatista había hecho estallar una camioneta bomba frente a un cuartel vivienda de la Guardia Civil en la ciudad de Burgos, norte de España. El atentado dejó 65 heridos leves y dañó severamente la fachada del edificio, aunque, según admitieron las autoridades, resultó un ataque "fallido" porque, en realidad, "ETA intentaba perpetrar una masacre" con esa acción.

Los seis sospechosos buscados son dos mujeres, Itziar Moreno Martínez e Iratxe Yánez Ortiz de Barrón; y cuatro hombres, Alberto Machain Beraza, Iván Saez de Jáuregui Ortigosa, Oroitz Gurruchaga Gogorza y Joanes Larretxea Mendiola.

De todos ellos, sólo Oroitz Gurruchaga, de 28 años, ya había aparecido con anterioridad en la lista de terroristas rastreados por el Ministerio del Interior español, hecho que da cuenta de una preocupante renovación generacional en las filas de la organización terrorista.

Comentá la nota