"No fui yo el que puso bingos y maquinitas".

El gobernador dijo que hará consultas por las tragamonedas y le contestó a los obispos.
PINAMAR.- En helicóptero, junto a su esposa, Karina Rabolini, el gobernador Daniel Scioli aterrizó en este balneario para visitar a sus suegros, pero también para dejar en claro que la política no se toma vacaciones. Aquí adelantó a LA NACION que está en marcha una renovación parcial de licencias en las salas de juego y habló sobre la advertencia de la Iglesia sobre la instalación de máquinas tragamonedas en territorio bonaerense.

-¿Por qué no renovaron la licencia a Codere en La Plata?

-La Lotería de la Provincia toma decisiones en cada uno de los bingos. Está en marcha una renovación parcial. Queremos un debate serio sobre el juego. Esto es algo que me encontré cuando asumí, pero cuando se dieron las concesiones yo estaba corriendo en lancha.

-¿Este es un caso puntual o un primer paso para el cambio de manos de las salas de juego?

-Hay que ver puntualmente ese caso. Ahora voy a averiguar exactamente. Pero me interesa plantear un debate y tomar una decisión por consenso. Les digo a los protagonistas del juego que yo no renové las licencias por 20 años; no pusimos los bingos que están en los casinos. No dupliqué las máquinas tragamonedas. No cuestiono a los que lo hicieron; digo que me encontré con esta situación. Hay algunos contratos que vencen. De los 134 municipios hay 32 que tienen bingo.

-¿Y cuál es su postura?

-Yo pregunto: ¿las máquinas tragamonedas que están, hacen bien a la gente, a la educación? ¿No hacen mal igual que las que se quieren instalar? Estas mismas reflexiones se las hago a monseñor Jorge Casaretto, que ha expresado su preocupación. Yo pregunto, ¿las máquinas que están son buenas? ¿Cualquier otra es mala? Si algo es malo, es malo todo. ¿Lo dejamos sólo para los destinos turísticos o lo ampliamos? No quiero tomar la decisión yo. Quiero autolimitarme. No quiero hacerlo por decreto sino por ley.

-El año que viene vencen algunos contratos. ¿Qué se hará?

-Sería importante plantear esta pregunta a otros. Yo lo estoy haciendo. Le pregunté a Casaretto qué hacer con los que ya están en su misma diócesis, como el casino de Tigre y el bingo de San Fernando.

-¿Y qué le respondió?

-(Scioli mira a la cronista y no responde.)

-¿No tuvo respuesta?

-(Tarda en responder.) Bueno. Quiero una respuesta.

-¿A quién se la está pidiendo?

-Se la pido a todos, a los representantes del pueblo. Tengo una buena relación con los obispos. Como la Iglesia tomó esto con preocupación yo planteo a la Iglesia: ¿qué hacemos con los que están en las diócesis de ustedes?

Comentá la nota