“Pusieron algunos reparos técnicos”

La intendenta admitió que existieron diferencias entre el municipio y el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible.Reiteró que las empresas deben producir “en las condiciones adecuadas para preservar el medio ambiente”.
Después de varios días de silencio oficial sobre la clausura municipal a la empresa Curtarsa, la intendenta Graciela Rosso brindó una conferencia de prensa en la mañana de ayer. La jefa comunal admitió que el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) puso objeciones a la medida dispuesta por la Dirección de Medio Ambiente.

“Nosotros hablamos con la Provincia. Le manifestamos lo que nosotros pensábamos sobre lo que pasó y las razones de nuestro procedimiento”, dijo Rosso. La jefa comunal, además, volvió a remarcar que las industrias deben producir “en las condiciones adecuadas para preservar el medio ambiente. No vamos a violentar ninguna ley que vaya a favor del control de la situación ambiental”.

La intendenta aseguró que las medidas tomadas por la Municipalidad sobre Curtarsa “no van en contra de los trabajadores, sino a favor”, ya que “cuando una empresa contamina, lo primero que contamina es a los trabajadores que trabajan en la empresa.

“Cada trabajo tiene sus riesgos. En este caso, una curtiembre es un trabajo riesgoso que tiene que tener todas las precauciones para preservar la salud de los trabajadores, y para preservar la salud de la población donde está inserta esa empresa. Vamos a seguir trabajando en el control de esta empresa y de todas las empresas de Luján. No es un ensañamiento con una empresa”, agregó Rosso.

-¿El desempeño de Provincia fue el esperado por el municipio?, preguntó EL CIVISMO.

-Nosotros hablamos con las autoridades de Provincia. Al día siguiente de la clausura, el OPDS decía que la clausura no correspondía. Pero, sin embargo, cuando expusimos todo lo que habíamos encontrado, se dispuso la clausura del horno y ellos acompañaron esa decisión.

-O sea que inicialmente Provincia puso algunos reparos.

-Pusieron algunos reparos técnicos. Eso fue lo que se discutió. Después volvimos a hablar y por eso quedó clausurado el horno. Acordamos hacer los controles en forma conjunta del agua y de los efluentes, porque no sólo hay que medir los niveles de los distintos contaminantes en las emisiones gaseosas, sino también en el agua.

-¿Se conocen los resultados de las muestras de efluentes líquidos que tomó la Municipalidad?

-Todavía no tenemos todos los resultados. Una vez que tengamos todo vamos a comunicar los resultados al OPDS.

-¿Estarían dando mal esos resultados?

-Tenemos un preliminar, pero queremos ser lo suficientemente serios para dar los resultados cuando los tengamos firmados por las autoridades del laboratorio. Tenemos que ser responsables. Hay cosas que encontramos que vamos a controlar, porque están dentro de las atribuciones que nos da la ley. Cuando se hizo esta clausura vimos algunas cosas que vamos a controlar con mucho más detenimiento.

-¿Existe la posibilidad de que Curtarsa vuelva a utilizar las cavas que tiene cerca del basural para el depósito de barros?

-Eso no va a cambiar, de ninguna manera. Ellos tienen que transportar los barros a una disposición final que esté autorizada por la provincia de Buenos Aires. De ninguna manera pueden volcar los barros en el partido de Luján.

Sobre el final de la conferencia, Rosso se refirió a la reunión que el viernes de la semana pasada mantuvo con los representantes del Sindicato del Cuero: “Nosotros tuvimos una reunión, donde les explicamos cuál era la situación, y que estábamos esperando resultados de análisis de agua para que supieran qué estábamos haciendo. Por ejemplo, había medidas de seguridad que no se estaban cumpliendo. Esto también se lo hice saber al Ministerio de Salud de la Provincia”.

Comentá la nota