El punto de partida

GODOY CRUZ 1 - SAN LORENZO 1: San Lorenzo empató al final, luego de arrancar sin un 9 y sufrirlo. Godoy Cruz retrocedió mucho y lo pagó.
Romeeeo, Romeeeo, Romeeeo".

Iban 35 minutos del primer tiempo cuando Menseguez desaprovechó su segunda oportunidad (impericia pura) cuando los hinchas de San Lorenzo gritaron su queja a los cuatro vientos. Ya sin Bergessio y sin un 9 nuevo a la vista, Simeone dejó en el banco al ídolo y apostó por un equipo sin centrodelantero, con el propio Menseguez (rayo discontinuo) y Alejandro Gómez que tuvo que bajar, trasladar y crearse sus propias chances ante tanta soledad inicial en ataque.

A la altura de ese ruego, cuando sonó la queja manifiesta, San Lorenzo ya perdía. Es cierto que Higuaín, en el comienzo de la jugada, se llevó la pelota con la mano. Tanto como que Bottinelli quedó pagando con Jara (salvó Migliore) y Cristian González tropezó delante de Vallés (salvó Aguirre)... No hubo salvador tras el córner en ese eléctrico minuto 25: la peinó Olmedo, el Kily reaccionó tarde y Vega hizo un gol de goleador.

San Lorenzo evidenció, de nuevo, una crisis de juego. Le cuesta crear, tener la pelota, hacerse dueño del partido a partir de la circulación. La contracara, de momento no tan aceitada como en la temporada anterior, es Godoy Cruz. Cocca casi siempre usa un 4-4-2 (anoche Simeone hizo algo parecido de arranque), pero el volante-delantero-enganche derecho es un tipo ofensivo como Federico Higuaín, clave en el 1-0. Un 1-0 que apagó al local.

El Cholo (enojado y con razones con Lunati) empezó a hacer cambios después de los 10 de la parte final. Adentro finalmente Romeo (por el Kily), luego Bordagaray (por Menseguez) y enseguida Sebastián González (por Juárez). Los mendocinos retrocedieron tanto que hasta perdieron parte de su identidad y no exigieron a Migliore en el segundo tiempo. San Lorenzo tuvo sus chances más por voluntad y empuje que por ideas y virtuosismo.

Y esa búsqueda rescató un punto al final. Fueron fundamentales tres jugadores: el chiquitín González (apenas 17 años) por su claridad y tranquilidad en el penal. Romeo por presencia y el toque para González en la previa de ese penal. Y el Papu Gómez porque tuvo su merecido premio al patear con personalidad en un momento caliente y decisivo.

Godoy Cruz fue tan sólo en el primer tiempo. San Lorenzo todavía se rearma y Simeone no se puede dar el lujo de jugar sin un 9.

Comentá la nota