El punto débil que Cobos debe atender

Por Fernando Gonzalez

Los Kirchner le han encontrado un punto débil a Julio Cobos. Al vicepresidente le afecta, evidentemente, que lo ataquen calificándolo de opositor y más aún que le endilguen intenciones golpistas por obstaculizar decisiones de la Presidenta.

Cristina suspendió su viaje a China utilizando un argumento que haría sonrojar a cualquier otro jefe de Estado: alegó que Cobos podía perjudicar su gestión si ella viajaba a ese país tan importante para el comercio exterior de la Argentina. En ese momento, el vice empezó a evaluar la posibilidad de avalar desde el Congreso el desplazamiento de Martín Redrado en el Banco Central, circunstancia que terminó precipitando la renuncia del custodio de la reservas monetarias del país antes de que se expida la Bicameral legislativa.

Cobos no debe permitir que le hagan mella las críticas de los Kirchner, y mucho menos las de algunos funcionarios de menor jerarquía. Cobos es el vicepresidente y se debe más a los ciudadanos que lo votaron que a la coalición que lo llevó como candidato. Las encuestas de opinión indican que la sociedad pondera positivamente sus decisiones (por eso es el dirigente mejor posicionado para 2011) pero ese respaldo podría menguar si muestra menos firmeza a la hora de las definiciones institucionales más trascendentes.

Comentá la nota