Punto y contrapunto de campaña

Cómo quedó la relación con el gobernador de la provincia Eduardo Brizuela del Moral, solo los protagonistas lo saben, pero la visita de la presidenta Fernández de Kirchner, despejó la “paja del trigo” respecto de las especulaciones que desde el Frente Cívico y Social y desde la Alianza PJ-FV se hicieron días previos en el marco de las campañas electorales.
Por un lado, ninguno, ni Brizuela del Moral ni Cristina Fernández, quisieron jugar en el terreno de la campaña electoral de cara a las legislativas provinciales, sin embargo, ambos saben que son sus gestiones las que se ponen a consideración del electorado en marzo aquí en la provincia y, en el mes de octubre a nivel nacional.

Fue Brizuela del Moral, quien en el acto de inauguración de la Escuela Nº 257 “Capital Federal”, le tiró a la presidenta la responsabilidad de salir a redoblar la puesta, cuando comenzó a lanzar datos sobre el progreso de Catamarca de los últimos años - bajo gobiernos del Frente Cívico y Social - gracias a la obra pública y al desarrollo productivo de la provincia. Cristina, aceptó el reto y, replicó que sólo con un modelo económico como el que inició su marido – Néstor Kirchner, actual presidente del PJ - en 2003, Catamarca y todas las provincias del país, están mejor.

La presidenta, le recordó al gobernador el contexto del 2001, año en que ambos asumieron en el Congreso de la Nación y lo comparó con el actual.

Recordó, además los números de la coparticipación para contestar a Brizuela del Moral que le había reclamado mayor federalismo. Dijo, Fernández de Kirchner, que en el año 2002 la provincia recibía 242 millones de pesos de coparticipación, mientras que en su primer año de gestión, Catamarca batió un récord histórico 1.440 millones de pesos.

Brizuela del Moral, se encargó de exponer las coincidencias entre ambos mandatarios en la lucha contra la pobreza y la exclusión social, pero remarcó muy bien las diferencias irreparables, al reclamarle a la presidenta por la promoción industrial, la emergencia agropecuaria y un acuerdo con el campo. Hizo hincapié el gobernador, en la gran distancia que existe entre las concepciones que ambos sostienen de federalismo.

Haciendo uso de pasajes de los escritos de Fray Mamerto Esquiú, el gobernador de Catamarca reafirmó dos posturas ante Cristina de Kirchner, su firme voluntad de mantenerse de pié sin doblegarse ante la Nación y, el fuerte mensaje porque se respeten los derechos de la provincia; dijo parafraseando al prócer catamarqueño “sólo podemos ser sumisos ante la ley”.

La presidenta fiel a su estilo de pocos rodeos, tuvo respuestas y mensajes para Brizuela del Moral, para el campo y para la oposición.

Al gobernador, le señaló que contra lo que él cree, el verdadero federalismo es crear recursos genuinos para las provincias, algo de lo que tanto, ella como su marido - padre y continuadora del modelo político económico actual - pueden dar fe, ya que los números de las trasferencias a las provincias se incrementaron más de un 200 % en la mayoría de las jurisdicciones desde que asumió Néstor Kirchner la presidencia, en 2003. A este dato, Cristina Fernández sumó los números de las inversiones en Catamarca que lleva a cabo la Nación, con recursos generados por todas las provincias, “otra muestra de federalismo”, remarcó.

Algunos párrafos hubo para el campo, que en algunas provincias llamó al incumplimiento fiscal. Dijo, la presidenta, "sería bueno decirles a todos no paguen impuestos, y al mismo tiempo dar respuesta a docentes, a jubilados, pero todo sabemos que en economía no se hacen milagros". Además, recordó como terminó el país en 2001, como consecuencia de privilegiar algunos intereses por sobre los intereses generales.

Esta vez, el mensaje en alusión al sector fue por la redistribución de la riqueza, Fernández de Kirchner señaló al respecto ante una sala llena de funcionarios provinciales, “ayúdenme a seguir construyendo la Argentina federal, con equidad social e igualdad de oportunidades, donde los que más tengan sean también los que más ayuden".

Cristina, fue dura con la oposición radical al señalar que nunca formo parte de un proyecto político que legisló contra los derechos de los jubilados, en referencia al recorte salarial del 13 % realizado por el gobierno de De la Rúa, a los jubilados y a todo el sector público del país. En sentido contrario, la presidenta recordó a la oposición que a pesar de las diferencias en la discusión de la movilidad jubilatoria, en la fecha fue anunciado el 11,69 por ciento de aumento para todos los jubilados, la propuesta del gobierno. También, los culpó de tender hacia la burocracia política de oponerse a todo.

Comentá la nota