La puntera negó haber sustraído el dinero de la beneficiaria

| Luego de haber prestado declaración como imputada ante el fiscal Sale, Malangoni, que había sido detenida el martes, quedó libre.
Ayer, luego de haber prestado declaración en el carácter de imputada ante el fiscal de feria, Carlos Sale, Leticia Malangoni quedó en libertad. La mujer había sido detenida el martes como consecuencia de la denuncia penal que formuló en su contra una beneficiaria del programa social "Argentina Trabaja".

Durante la declaración indagatoria, en todo momento, la mujer, a la que se le imputó la presunta comisión del delito de extorsión, se declaró inocente,

Malangoni había sido detenida por personal de la sección Defraudación y Estafas de la Dirección de Investigaciones de la Policía, luego de la denuncia concretada por Teresa del Valle Cisneros (55 años).

Cisneros había sido notificada ayer, a primera hora, para que concurriera a la sede de la Justicia penal para ratificar su denuncia, cosa que hizo.

En la ocasión, la denunciante reiteró que Malangoni le había sustraído la tarjeta de débito que otorgan a los beneficiarios, para que puedan percibir las remuneraciones que prevé el programa. Agregó que Malangoni se había quedado con parte de los $ 1.200 que, en su caso, percibe por el plan. Esta versión fue ratificada por una de las hijas de la denunciante, según fuentes judiciales consultadas por LA GACETA.

Otra versión

En el momento de prestar declaración, en cambio, Malangoni manifestó que se había producido una confusión. Aceptó, según las mismas fuentes, que había usado el "plástico" perteneciente a Cisneros, pero esgrimió que eso se debió al hecho de que aquella no sabía utilizar el cajero automático para retirar el dinero. Asimismo, negó haberse quedado con parte de la remuneración correspondiente a la mujer.

La versión de los hechos narrada por Malangoni, siempre según las mismas fuentes, resultó consistente y sin fisuras. Asimismo, a fortalecer su posición contribuyó el hecho de que, durante el allanamiento concretado en su vivienda (ubicada en calle Chiclana al 100 de esta capital), la Policía no encontró documentaciones ni elementos relacionados con la denuncia formalizada por Cisneros. Como consecuencia, no obstante haberle imputado la supuesta comisión del delito de extorsión, Sale dispuso que Malangoni fuera puesta en libertad.

Comentá la nota