De puño y letra: Por Renato De la Cruz

El dasnevismo intenta achicar la brecha entre la imagen positiva del Gobernador y la intención de voto de los candidatos. La UCR busca superar el magro 17 % de la última elección. En Fontana 50 ya planifican el 29-J y el proyecto presidencial, en una mesa «de cinco».
En dos semanas más...

... los comentarios de la política girarán alrededor del resultado de los comicios celebrados el domingo anterior. Una de las pocas incógnitas que restan, en un tiempo en el que la política depara pocas sorpresas, es si será la sociedad en su conjunto la que se involucre en ese análisis y lo sienta parte de su propio futuro o, como casi siempre pasa, ese debate se instala solamente en las cúpulas dirigenciales de las burocracias partidarias.

Para que esto último suceda, colaboran variadas circunstancias, como la sideral diferencia de medios y movilización entre el oficialismo y sus opositores, apabullados tanto por la vocación militante del gobernador Das Neves, como por el peso del aparato gubernamental que mueve actos y más actos oficiales, en los que siempre aparecen los candidatos del Frente por la Integración, ante la ausencia opositora.

Es cierto que esto ha sido una constante histórica que no reconoce colores partidarios, pero ahora se ve magnificada por la cantidad de recursos que se utilizan y por la atonía de los opositores, que bien podrían haber optado por aparecer también ellos en medio de esas actividades, aunque más no fuera como para aprovechar el factor sorpresa de sus presencias en esos hiperpoblados escenarios.

Dirigentes radicales, y una foto de campaña, en la Casa de Gobierno.

Entre lo que cabe esperar...

... están los esfuerzos denodados del oficialismo para obtener un resultado amplísimo, que pueda colocar al gobernador Das Neves en el primer plano de la política nacional, en la foto de los grandes ganadores del 28-J habilitados para soñar con una precandidatura presidencial mirando al 2011, que puede estar más cerca de lo que marca el sorpresivo calendario electoral de los argentinos, donde octubre cayó en junio y el 2011 puede llegar en marzo del 2010, según el adelanto de Clarín el domingo, desmentido por el Gobierno Nacional a las pocas horas.

También hay una aceleración de la campaña del radicalismo, cuyos candidatos tienen un objetivo módico y, al mismo tiempo, gigantesco, el de trepar ocho puntos porcentuales con respecto a la última elección para diputados nacionales, oportunidad en que la UCR obtuvo el 17 por ciento de los sufragios.

Llegar al 25 por ciento de los votos supondría colocar al partido de Alem, Yrigoyen, Illia y Alfonsín, otra vez en el rol de organización política en aptitud de disputar el poder o de ejercer una oposición mucho más consolidada y orgánica, comparada con los últimos años.

Rawson, Comodoro Rivadavia, Trelew, Sarmiento y varias localidades del interior provincial son los distritos que los radicales miran con cautas esperanzas, desde hace varios días, precisamente los mismos en que comenzó a notarse un mayor despliegue de candidatos y militantes, aunque en porcentajes muy menores si se lo compara con la historia más o menos reciente.

«Lo que era el piso ahora es el techo, pero con esos porcentajes, un poco más, un poco menos, paramos la sangría» continuada desde que se perdió el gobierno, reflexionó un antiguo legislador provincial, al observar el panorama y las esperanzas de la actualidad.

Ese resultado amplísimo que busca...

... el dasnevismo significa la obligación política de achicar la brecha entre la imagen positiva del gobernador Das Neves, que oscila el 80%, y la intención de voto de los candidatos del oficialismo, un número guardado bajo siete llaves en Fontana 50 pero que ubican «bastante por encima» del 52% obtenido por Aldo Marconetto en 2005, el antecedente inmediato en el que Das Neves no fue candidato.

Y para ello, el dasnevismo se va a concentrar en reuniones sectoriales exitosas, como las realizadas con jóvenes y mujeres en estos días, más las que vendrán con petroleros y empleados de comercio, y las caminatas. El negocio, dicen, es hacer que concurra a votar la mayor cantidad de gente posible, la que -al decir del oficialismo- votará mayoritariamente a los candidatos del Frente por la Integración.

Con todo, el PJ y sus aliados no planean hacer un acto de cierre de campaña multitudinario. Están más bien segmentando, buscando el contacto sectorial directo, en un estilo de campaña que se profundizará a partir del 29 de junio en el modelo nacional. «No pensamos en actos masivos en el Gran Buenos Aires, Córdoba, Rosario o Gran Mendoza. Pensamos más bien en este tipo de actos o encuentros sectoriales. Es mucho más efectivo», dijo anoche uno de los estrategas de la campaña oficial, quien señaló además el «quietismo» de la oposición. «Ni la UCR, ni el Pach, ni el ARI, están «moviendo»», dicen en Fontana 50, dosificando también los esfuerzos.

Lo que sí habrá, durante la última semana en la que no se puede hacer casi nada, ni siquiera abrir una licitación, los candidatos y el Gobernador harán caminatas intensivas en Trelew, Rawson, Madryn, Comodoro y Esquel, a modo de cierre electoral.

Los opositores enfrentan...

... otro desafío que les complica las cosas. Es que la potencia electoral del PJ no tiene sólo la «locomotora Das Neves» empujando hacia arriba.

También están los intendentes, que se esfuerzan para que un resultado óptimo en sus comunas los coloque en la gatera de la interna gubernamental del 2011 y esa fuerza también mueve voluntades, independientemente de los candidatos oficiales, cuyo destino no preocupa mayormente a nadie, seguros como están en el Frente por la Integración.

Los candidatos, incluyendo de manera sorprendente a Marcelo Guinle, un reputado político y un legislador más que bueno, tampoco parecen demasiado dispuestos a hacer otra cosa que aparecer prolijos en las fotos y casi no hablan, mucho menos polemizan.

Por abajo del Gobernador y su sueño nacional; de los intendentes y su esperanza provincial, ha comenzado a aparecer un tercer lote de protagonistas, casi todos en las filas del oficialismo y al compás del movimiento ascendente que impulsan el Gobernador y esos jefes comunales con aspiraciones de ir «por más» en sus carreras políticas.

Ese tercer pelotón está integrado por los dirigentes que sueñan con las candidaturas comunales en ciudades como Rawson, Esquel, Trelew y Puerto Madryn, por sólo nombrar las principales, aunque también se da ese fenómeno en localidades más pequeñas.

Como casi todas las situaciones emergentes, nadie las nombra en voz alta y hasta es probable que alguno -siguiendo la lógica sin lógica de las declaraciones públicas-, niegue la veracidad de estos detalles.

Pero que están, están.

En Rawson, por comenzar desde cerca...

... aguarda su turno un dasnevista histórico, el actual secretario de Deportes, Walter Ñonquepán, cuyos movimientos de las últimas semanas han puesto nervioso a más de uno en la ciudad capital, al punto tal que incluso se comenta que desde Fontana 50 bajó una recomendación para que serene esos aprontes, inconvenientes en el marco de la campaña general del oficialismo.

Pero aún menguadas, esas señales persisten en el interior del peronismo capitalino, donde hay grupos pensando en las perspectivas que se abrirán el Día Después del 28-J. Ñonquepán, vale la pena aclararlo, es desde hace años uno de los nombres que siempre suena, cada vez que se piensa en la lista de eventuales aspirantes a la intendencia de la ciudad.

Si es Ñonquepán en Rawson, el nombre en Esquel es el de Juan Ripa, un joven que llegó calladamente a la política de la mano de Das Neves y ahora es un proyecto firme en la carrera para suceder a Rafael Williams, que seguramente migrará a la política provincial en el 2011.

Ripa es una pieza clave entre los hombres que secundan al vicegobernador y candidato a diputado nacional, Mario Vargas, un dato que fortalece su posicionamiento, aunque tiene y tendrá adversarios en esa eventual disputa.

Es que allí están los hermanos Raúl y Rubén Fernández, otros apellidos que siempre surgen en esos listados tentativos del futuro más o menos inminente.

En Trelew, al menos por ahora...

... los que se perfilan son el propio intendente Gustavo Mac Karthy, y el titular del Consejo de Localidad del PJ, Gonzalo Carpintero Patterson, un dasnevista puro que es referencia de la corriente de jóvenes en el oficialismo.

Carpintero no sólo tiene el cargo partidario que han tenido figuras muy fuertes en el PJ, sino que le suma el respaldo sin fisuras del Gobernador, de cuya confianza goza como muy pocas otras figuras.

Ese dirigente podría capitalizar los resultados del comicio en la ciudad más politizada de la provincia, casi en el mismo rango en que lo hará el actual intendente, Gustavo Mac Karthy.

De hecho, apenas horas atrás el propio jefe comunal fue uno de los oradores del acto que encabezó Das Neves ante cinco mil jóvenes en Trelew. No son pocos los que interpretaron ese gesto como un espaldarazo del propio Gobernador.

Son esbozos de lo que se vendrá, pero lo cierto es que esas ambiciones le dan impulso extra a una campaña ya de por sí cargada con el entusiasmo militante del Gobernador, que de todas maneras procura que esos acontecimientos no degeneren en internismos.

Una muestra de esa preocupación, dicen, tuvo lugar en la última reunión del Gabinete, el lunes pasado. Allí, Das Neves pidió que el staff gubernamental no se distraiga ni fomente divisiones.

En Puerto Madryn...

... se dan las dos condiciones que se mencionaron como base de la campaña «recargada» del oficialismo.

El intendente local, Carlos Eliceche, sabe que un resultado fuerte lo terminará de colocar en la «lista corta» de dirigentes en condiciones de anotarse para las gubernamentales de 2011 y a la obtención de ese porcentaje dedica el hombre su esfuerzo en estos días.

Pero la sucesión por la intendencia también tiene protagonistas que suman lo suyo. Allí está, por ejemplo, el viceintendente Ricardo Lázaro, que aspira a suceder a su actual jefe al frente de los destinos comunales.

Cerca, pero no tanto, está otro de los dasnevistas puros, el diputado provincial Ricardo Sastre, encarrilado desde hace meses en el peronismo, luego de haber aportado lo suyo a la conformación exitosa pero efímera del Provech.

El legislador tiene el respaldo firme de Das Neves y su oficina de gestión va cobrando un decidido perfil de herramienta concentradora de lealtades para lo que se viene.

Más relegado, quizás por decisión propia, está Alejandro Pagani, un hombre de bajísimo perfil público, pero varias veces citado como potencial recambio de Eliceche en el próximo turno electoral.

Al amparo de la sombrilla gigantesca del Gobernador, en este tiempo y en estas ciudades, no sólo hay sueños nacionales y provinciales. También han comenzado a perfilarse proyectos locales, convencidos todos de que el 28-J es apenas una estación intermedia para el 2011, que como se ha dicho, bien podría venir en el 2010, aunque se desmienta.

¿Qué pasó con Militancia y Compromiso?

El sector radical liderado por el ex gobernador José Luis Lizurume, y los ex legisladores nacionales Rafael Cambarieri y Gustavo Di Benedetto, estaría en «stand by» hasta tanto se lleve adelante la elección del 28 de junio, aunque algunos dirigentes valletanos de otras líneas observan que la fecha de vencimiento ya expiró.

Pero este «freno» que empezó a sentirse en 2008 se profundizó este año, al grado de no tener ni siquiera reuniones de las cabezas de la línea, más allá de un esporádico contacto telefónico o alguna visita relámpago del comodorense al Valle. Según se comenta el grupo seguiría formado, pero no se descarta que el proyecto que se inició mientras Lizurume era gobernador, mute y hasta pueda generar otras ramas.

El sector estaba esperando la reincorporación de los seis ex diputados radicales expulsados, pero esto aún no sucede, lo que enfría las ganas de militar por la candidatura de Mario Cimadevilla.

Mientras que parte de Militancia y Compromiso está acompañando con algunas acciones a los candidatos, otros, se han mantenido al margen.

Con o sin Ordosgoyty

El presidente de la Proyección Vecinal Chubutense (Provech), Paulino Ordosgoyty, ha mantenido la conducta y el discurso de tono «independiente», ante el liderazgo de algunos dirigentes que pertenecen al grupo de los 12 intendentes que dieron origen a esta fuerza política.

El comodorense asumió la titularidad del Provech este año, luego de que Raúl Mac Burney fuera designado como titular de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP) por el gobernador Mario Das Neves.

Ordosgoyty debió enfrentar entonces el avance de la dirigencia histórica del Provech, que adoptaba decisiones partidarias en conjunto con el oficialismo, lo que valió amargas disputas.

Es que desde el sur provincial se planteó la idea de que los provechistas se independicen del justicialismo, pero «los castristas» -como les dicen en Comodoro a los que siguen a Miguel Castro- pretendían afianzar la relación con Das Neves para contar con una candidatura importante en el 2011.

Ahora algunos hablan de un alejamiento de Ordosgoyty, el que se produciría después de las elecciones.

La línea fundadora dice que con o sin Ordosgoyty apoyarán al PJ, y buscarían un perfil de presidente más conciliador.

Campaña light...

... pero no porque sea liviana o sin mucho trabajo, sino porque las caminatas y la intensidad en la cantidad de actividades que está llevando adelante el Frente por la Integración está haciendo bajar de peso a algunos dirigentes de Trelew.

Tal es el caso de Gonzalo Carpintero Patterson, quien más allá de hacer alguna cuestión extra, es uno de los que se hace cargo y reconoce que está tratando de bajar algunos kilitos de más. Pero también hay que reconocer que el titular del PJ local es uno de los que más activo se ve en las actividades programadas en la ciudad.

Otro que se estaba tocando la pancita en el acto de una semana atrás en la vecinal del barrio Unión era Marcelo Berruhet, a quien parece que también le está sentando bien la campaña electoral, no sólo por la militancia, sino por el beneficio del ejercicio saludable.

Lejos del macrismo

Al fin y al cabo, el Frente Cívico Popular terminó sin el apoyo del macrismo y la expectativa de contar con la representación del PRO en Chubut, quedó en la nada. Ni siquiera el último viaje que realizó el candidato a senador, Ricardo Astete, a Buenos Aires, pudo generar un acercamiento con los colaboradores del jefe porteño y menos con Francisco De Narváez.

El frente no habría contado ni con el apoyo económico de dirigentes sindicales nacionales que se habían comprometido para colaborar en la campaña, lo que habría generado un desencanto en algunos integrantes de la lista 501, quienes igualmente se pusieron al hombro el proyecto y están recorriendo la provincia con recursos propios.

Comentá la nota