De puño y letra: Por Renato De la Cruz

La difícil tarea de ganar una elección ganada El peronismo mandó a sus fuerzas de base a militar por el 72 por ciento, que fue el voto captado por Das Neves hace dos años, en 2007.
Al gobernador le preocupó la «campaña de la plancha» y por eso pidió más compromiso, y hace el «gasto» preelectoral, exponiendo su gestión cuanto sea posible para llevar a la «mesa de los gobernadores» del día después un porcentaje de votos que le permita pelear la candidatura presidencial en 2011.

El gasto, para uno solo

Un solo hombre se mueve a nivel provincial en esta campaña fría de las parlamentarias del año 2009, a las que todos -sin embargo-, no dudan en calificar como una elección trascendente, por el impacto que se sobreentiende tendrá de caras a las generales de 2011, cuando unos y otros, oficialistas y opositores, se jugarán sueños grandes, provinciales en muchos casos y nacionales, en lo que refiere al actual Gobernador, Mario Das Neves.

Es precisamente Das Neves el que hace cierta una frase que asegura que la política es «tener una idea y militar para imponerla».

Por eso organiza, anda, habla, se enoja, acierta y se equivoca en el afán de hacerle saber a los votantes que él «va por más», y se nota que lo hace.

En ese torbellino de actividad, a mediados de la semana pasada hasta generó una pequeña anécdota, chica pero demostrativa de cómo entiende debe actuarse en función del proyecto que lidera.

El mate iba y volvía en una unidad básica de Trelew cuando se abrió la puerta, apareció el Gobernador, se congeló la yerba y uno casi se atoró con la bombilla, que quemaba después de horas de pasar de boca en boca.

«Salgan a caminar. Están como los punteros radicales en el 2003, pensando que la elección ya está ganada», cuentan que -más o menos, con iguales o parecidas palabras- enfrentó Das Neves a esos militantes, olvidados de que cualquier elección se gana cuando se terminan de contar los votos, casi nunca antes, por fácil que parezca.

Atrás de Das Neves, bastante atrás, van los candidatos del Frente por la Integración, que hasta ahora no han desarrollado una sola actividad por sí mismos, sino que se limitan a sonreír para la foto, cuando el Gobernador les levanta el brazo o los convida a la infinidad de actos de Gobierno que incluye su agenda diaria.

La zanahoria del 72

Los dirigentes de más experiencia le dicen a los militantes, que la ambición máxima es sacar el 72 por ciento de los votos, como los que obtuvo Mario Das Neves en 2007, un porcentaje que parece casi imposible de alcanzar.

«Lo que pasa es que la oposición sólo va a poder cosechar el poco «voto bronca» que haya. Aunque algunos desafíos tenemos. Uno de ellos es el porcentaje. Para adentro, le pedimos a la gente que milite y trabaje para ese 72 por ciento que lo puede llevar a Mario a discutir mano a mano la candidatura presidencial de 2011. Y hay más, como por ejemplo el voto de Comodoro. Sin llegar al límite de la preocupación, lo miramos atentamente. Es la ciudad cuya vida productiva está muy ligada a la crisis internacional, y por lo tanto el sufragio puede estar muy vinculado a la economía», especuló anoche una fuente del gobierno, sobre el devenir de las próximas elecciones.

Campaña tranqui

Está «la campaña de la plancha», donde salvo honrosas excepciones todos los aspirantes hacen lo justo y necesario para llegar al 28 de junio sin mayores golpes en su trayectoria.

La imaginación parece haber volado lejos y faltan exactamente 20 días para el día del comicio, sin que aparezca en el horizonte alguna iniciativa capaz de darle contenido y atractivo a una elección ya de por sí desteñida.

Los que especulan por la positiva, sospechan que las fuerzas opositoras, por la escasez de medios económicos y humanos para confrontar durante meses con el Gobierno, concentrarán en estas tres semanas que restan sus esfuerzos y que, ahí sí, los ciudadanos podrían sentirse atraídos por el desarrollo electoral, pero nada asegura que esto vaya a pasar.

Por no haber, en la oposición casi no hay ni gacetillas que distribuyan el pensamiento y las acciones de sus candidatos, un detalle muy menor pero que podría servirles para dar señales de vida ante un electorado apático, que parece mucho más interesado en la pelea política de la Provincia de Buenos Aires y en los personajes del «Gran Cuñado», que por lo que sucede o no sucede en su propio territorio.

Es cierto que hay una sociedad despolitizada como nunca antes, pero también es cierto que cuando una organización decide meterse en ese terreno, tiene la obligación primaria de conocerlo y la inmediatamente posterior de construir alguna herramienta que supere esas dificultades.

Eso, se repite y se repetirá, no ha pasado y es casi un milagro de la política chubutense.

Para dar un ejemplo, no hay que ir muy lejos. Molesto por la envergadura de un tema en el que nadie hace pie, el Gobierno y los candidatos del Gobierno pidieron, se quejaron y finalmente exigieron que la seguridad pública no fuera un eje de campaña para nadie.

Sus rivales le hicieron caso a pies juntillas y de esa cuestión no ha vuelto a hablarse, para felicidad del oficialismo.

Agenda testimonial

Ni uno solo de los temas «calientes», como la política aeronáutica, la relación con el Poder Judicial, el empréstito por 300 millones de dólares y el ya mencionado de la inseguridad, forman parte del discurso electoral de la oposición, amoldada a la discusión nacional y parlamentaria que plantea el Gobierno, poco interesante para el ciudadano común, que no siente como propio, por ejemplo, el debate sobre el matrimonio Kirchner, que por otra parte cuenta en Chubut con índices de aceptación sensiblemente superiores a los de casi todo el país, por lo que no son un buen enemigo para confrontar.

Sabedor de que la discusión sobre la agenda legislativa no mueve la aguja, el oficialismo le ha incorporado otros matices a su campaña, como el supuesto rol clave del comicio para la proyección de Mario Das Neves como candidato presidencial por el PJ.

Ese elemento, sumado al interés de varios intendentes para posicionarse como referencias claras en la interna peronista de cara al 2011, ayudan a mantener el interés de los dirigentes y de la militancia del PJ.

En la oposición, no hay ni siquiera atisbos de eso. No se observa un solo dirigente que no sea candidato en esta instancia, jugando fuerte en su distrito electoral para capitalizar como propio un resultado decoroso para su fuerza.

Los candidatos, entonces, ganarán o perderán solos, pero dejarán en el camino -muy probablemente- la posibilidad de utilizar esta elección como plataforma de despegue para el comicio general próximo, para el que no faltan más de dos años.

Oposición dislocada

Irma García.

Para no hablar en el vacío y escribir sobre cuestiones más concretas, un dato de la realidad marcó como ninguna otra cosa la palidez de la performance de una de las fuerzas de la oposición.

El ARI-Chubut terminó quedándose sin la llegada de su líder natural, la carismática Elisa Carrió, que suspendió su visita a Comodoro Rivadavia, seguramente porque poco y tal vez nada podía ganar en el distrito electoral más importante de Chubut, donde sus seguidores y candidatos no le garantizaban ningún resguardo capaz de soportar el seguro ataque que le vendría desde el PJ chubutense, que la ve como una potencial competidora de Das Neves en el plano nacional.

Antes de quedar en una posición desairada, Carrió prefirió continuar con el desarrollo de su propia campaña, en el marco del Acuerdo que tejió con el radicalismo, una alianza que tampoco llegó a buen puerto en la provincia.

De ese modo, Irma García vio sensiblemente mermadas sus chances de morder votos significativos en la ciudad petrolera, por las dos razones antes mencionadas.

Tampoco han llegado dirigentes nacionales del radicalismo en auxilio de Mario Cimadevilla, que no ha sumado a referentes locales de la UCR a las tareas proselitistas.

¿Dónde está, por ejemplo, el intendente de Rada Tilly, Pedro Peralta, que podría ayudar a la lista radical, con su predicamento en el sur del Chubut, que incluye a Comodoro?

La respuesta es sencilla; el hombre está ausente y lejano, nadie sabe si porque no quiere acercarse o porque no ha sido invitado.

El hecho muestra que el radicalismo desperdició la posibilidad de capitalizar hacia afuera el prolijo desarrollo de su elección interna, la primera que concluyó sin conflictos en muchos años.

Tampoco han reclamado ante la sociedad el posible rol de herederos de Raúl Alfonsín, el hombre que como el Cid Campeador pelea aún después de muerto y ha resucitado a lo largo y a lo ancho de la Argentina a muchos referentes de su partido, que se benefician con ese inmenso recuerdo cívico y social.

Las excepciones

Hay excepciones, es claro, pero sólo confirman la regla general. Una de esas excepciones es el díscolo concejal del ARI en Trelew, José María Ramón, que genera y genera iniciativas a partir del espíritu militante y la contracción al estudio, dos méritos infrecuentes en la política de estos días tan tranquilos, que dormirían a cualquiera que mire la campaña, si hiciera un poquito de calor a la hora de la siesta.

En este contexto extraño, el único que sacó chapa de opositor fue -paradójicamente- un ex gobernador del PJ, el amable Néstor Perl.

Lo hizo con una definición genérica sobre la labor de los legisladores nacionales, que reaccionaron en bandada en su contra, quizás a falta de otros adversarios más lógicos.

Desde Marcelo Guinle hasta Nancy González, varios hicieron fila para sacudir al ex mandatario provincial, que guarda muchos recuerdos de los protagonistas, porque varios formaron parte de su gobierno, al que todos ahora miran como si en ese entonces hubieran militado en el socialismo auténtico de Anselmo Montes.

Salvo estos esporádicos sucesos, la quietud es lo que más se nota en una campaña cuyo slogan más certero podría ser un verso tanguero.

Parece que en Chubut «el músculo duerme y la ambición descansa».

Chau convenio

Unánime fue el rechazo al acuerdo firmado por la Federación de Cooperativas y el Sindicato de Luz y Fuerza hace dos semanas, que otorgaba un aumento del 17,5 % en el básico de los trabajadores. Desde el Gobernador, pasando por los intendentes, los concejales, y hasta los responsables de la mayoría de las cooperativas, todos coincidieron en criticar la decisión de una suba salarial en un contexto de crisis, que además se pagaría con el bolsillo de los usuarios. Tan negativa fue la repercusión, tan unánime el rechazo y la imposibilidad manifestada por los poderes concedentes de permitir un tarifazo, que al parecer, los dirigentes de Luz y Fuerza entendieron el mensaje de esperar un poco, y aguardar tiempos mejores. Los comentarios de última hora en la capital provincial señalan que el mismo Héctor González, secretario regional del gremio, se habría comunicado con las autoridades de la Federación, para decirles que no gestionen ninguna homologación, y que el acuerdo quede en el freezer. Al menos hasta que pase el temporal de las elecciones.

Se viene otro conflicto...

... en el ámbito gremial de las cooperativas. Es notorio el poder que hoy tiene el Sindicato de Luz y Fuerza, que representa casi a la totalidad de los empleados de las entidades de servicios públicos, incluso dentro del Gobierno. Pero hay quienes entienden que esto no será eterno, y que semejante capacidad de negociación se ve favorecida por un contexto político a nivel provincial, en el que dentro de la actual gestión, se ha permitido incluso desde la legislación, una exclusividad que no existe en otros puntos del país. Conocedores del asunto, sostienen que este problema es seguido de cerca por el Ministerio de Trabajo de la Nación, ante el planteo de un nuevo gremio que hoy no tiene cabida en Chubut, pero que tiene importantes contactos y no cesará en sus intenciones. Según trascendió, se trata de una agrupación sindical que nuclea a todo el personal jerárquico y profesional de las entidades que trabajan en el área eléctrica. Hay quienes dicen que el punto del conflicto estaría dado en la actuación de un alto funcionario del área de Trabajo de la Provincia, al que se le objeta haber permitido semejante avance lucifuercista.

Un garrón

Es lo que -entienden los referentes del Polo Social- se «comieron» a causa de la interna del justicialismo en Puerto Madryn. Así lo manifestó uno de sus principales dirigentes, quien entiende que al no haber llegado a un acuerdo el PJ local con el Gobierno provincial, el acuerdo programático con el Polo no se pudo firmar en Madryn, y esto generó todo el conflicto en torno al modelo de la boleta, que en definitiva perjudicó al más débil. Según piensan en el partido que preside Oscar Petersen, es una injusticia que se permita una boleta de cuatro cuerpos en los que los candidatos a convencionales y concejales del PJ vayan con los candidatos del Frente por la Integración, y compitan contra una boleta del Polo en la que sus candidatos irán en soledad. Pero claro, este disconformismo se manifiesta por lo bajo, y nada se dijo en la audiencia que se realizó el lunes en la Justicia Federal. Entonces, como reza el dicho popular, a llorar a la iglesia.

Otra interna del PJ

Es la que se viene en la conducción de la Cooperativa de Servicios Públicos de Rawson, que tendrá elecciones de consejeros y síndicos en el mes de septiembre. Así lo entienden quienes siguen de cerca los movimientos de la política capitalina, que ya avizoran un enfrentamiento entre diferentes sectores peronistas, a partir de algunas figuras que hoy integran la entidad. Los análisis indican que habría una coalición de dos sectores que responden a las figuras de Norberto Yauhar y Walter Ñonquepán, representados en dos hombres que hoy integran el Consejo, como el «Bocha» Flores y «Chupete» Cugura, que les haría frente a los candidatos del «oficialismo», que responden al intendente Adrián López. ¿Será el anticipo de lo que ocurrirá en 2011? Por lo pronto, ya hay especulaciones sobre una «limpieza» del gabinete municipal luego del 28 de junio.

La foto de la semana

«Parece ser que el 72 te lleva a la Casa Rosada» bromeaban ayer algunos miembros de la comitiva de Das Neves en Esquel, aludiendo al porcentaje ideal de 2007 que el Frente por la Integración está militando, aunque saben muy difícil de igualar. Cuanto más grande sea el margen de la victoria (nadie con información duda de ello) mejores serán las chances de Das Neves en la «mesa» que defina el futuro del peronismo nacional después del 28 de junio. Por eso, esta imagen, obtenida la noche del sábado en plena campaña, es la foto de la semana.

Yauhar, alineado

Norberto Yauhar.

El subsecretario de Pesca de Nación, Norberto Yauhar, está intensificando su agenda de campaña electoral, la cual se divide en dos: Una para la candidatura de Néstor Kirchner, y la otra para los candidatos de Mario Das Neves.

La semana pasada el ex presidente estuvo recorriendo el puerto de Mar del Plata y sus fábricas, donde fue acompañado por el chubutense, quien no sería la primera vez que se suma a las actividades de campaña del pingüino, ya que ha estado en sus visitas en Moreno, Quilmes, Lanús, La Plata, entre otros, y en todos aquellos que se generen después de las 16 ó 17 horas, cuando deja la oficina.

Pero los fines de semana son dedicados a la campaña en Chubut, para el Frente por la Integración que encabeza el Partido Justicialista, del cual es apoderado. «Hablando con nuestros fiscales, tratando de hacer nuestro aporte y tal vez a veces no participamos de una caminata, pero sí participamos de reuniones sectoriales o de reuniones en casa con vecinos en distintos lugares, y esto es parte de la mística que ha utilizado el peronismo siempre», declaró.

Y a la hora de fundamentar cómo se compatibiliza una campaña con la otra, declara que «yo soy un militante del peronismo», en un proyecto provincial que está enmarcardo en el nacional, aunque admite que «son modelos distintos» los de Chubut y provincia de Buenos Aires.

El próximo lugar donde asistirá será a los astilleros de El Tigre, para lo cual fue convocado y acompañará a Kirchner, para quien está trabajando activamente.

Con un ojo en Buenos Aires

Anoche, el dasnevismo analizaba con detalle la encuesta que publicó ayer el diario La Nación, y que le da a Francisco De Narváez una leve ventaja sobre Néstor Kirchner en la Provincia de Buenos Aires. Es un hecho que si Kirchner pierde en el principal distrito electoral, teniendo en cuenta que está atrás en los sondeos en Córdoba, Santa Fe y Mendoza, el poder K quedará reducido a cero. «Nosotros nos concentramos en lo local, para llegar al 72 % y pararse bien en la discusión grande. Pero claro que no nos da lo mismo cualquier resultado» dicen en los alrededores del gobernador.

Hay que recordar que De Narváez y Mario Das Neves mantienen una relación cordial, y que si Kirchner pierde, el chubutense será uno de los pocos que quede bien parado y a salvo del incendio.

¿Y si gana?

No pasa nada, el proyecto sigue.

El ajuste

Parece que en el Concejo Deliberante de Trelew van a aplicar el tijeretazo, porque el uso de los viáticos es todo un tema en Pellegrini y 9 de Julio. Es que habría un edil que cada vez que sale de gira por el interior pasa el pedido, para que sea contemplada la actividad que realiza con sus pares partidarios en los encuentros provinciales.

Pero este fin de semana se habría suspendido la actividad proselitista y el concejal siguió de gira. Esto habría molestado a muchos de sus pares en el Concejo, quienes por la crisis económica plantearían ampliar los requisitos para contar con el beneficio de viáticos.

¿Se va Schreyer?

Sergio Schreyer.

Así lo resumió la fuente consultada en la Cooperativa Eléctrica de Trelew, sobre el futuro del gerente general, Sergio Schreyer, luego de la tormenta institucional y política surgida en torno al aumento salarial del 17,5 por ciento, que él mismo firmó en el acuerdo entre la Federación de Cooperativas de Chubut y el Sindicato Regional de Luz y Fuerza.

«Se que se va y ya está el nombre del reemplazante», expresó, aunque desde el Municipio se sostenga que no es así. Las posibilidades son dos: Que siga en medio de una turbulenta relación con los consejeros y el poder concedente, o que renuncie. En este último caso, las alternativas vuelven a ser dos: Que se designe a alguien de la entidad para sucederlo, o llegue de afuera.

Hasta el momento no hay definiciones, ya que las mismas dependen de la autorización política para pedirle la renuncia al gerente general. Si bien se ocultan nombres o alternativas de solución a este nuevo conflicto, esta importante fuente dejó en claro que Schreyer está más afuera que adentro.

Mala relación

La relación entre los consejeros y el gerente general no transita por el carril de la armonía, en el que venía marchando hasta hace diez días atrás cuando se firmó el aumento salarial para los lucyfuercistas. Pero la relación, cuentan, nunca fue buena y las sonrisas siempre fueron para la foto.

Es que los consejeros estuvieron atados al mandato del gerente, quien entró a la Cooperativa para normalizar sus finanzas, cuestión que ningún Consejo de Administración en las últimas gestiones había podido hacer. Es por ello que ante el rechazo del intendente al aumento, muchos encontraron el camino para reclamar el poder de la entidad.

Los consejeros no lo quieren a Schreyer en la Cooperativa, y basta con recordar meses pasados, donde el único que hablaba y cuando lo hacía, era el gerente general, mientras que la conducción debía acordar previamente qué iban a decir a los medios sobre determinados temas.

¡Anotá la patente!

La directora de Transporte municipal de Trelew, Norma Navarro, nunca pensó que el viernes por la tarde, frente a la vecinal del barrio Unión, le iban a chocar al auto. Pero fue así y lo que menos esperaba es que el vehículo que colisionó al suyo fuera del gobernador, Mario Das Neves.

El mandatario provincial dio marcha atrás su automóvil y sin querer impactó contra la trompa del auto de Navarro, quien apenas sintió el choque mostró claros gestos de malestar. Pero al ver que el que conducía era Das Neves, se bajó con una enorme sonrisa. Y luego de constatar el leve daño, se fue, pero menos amargada.

UCR: Sin el 20 %, se discute todo de nuevo

En el radicalismo, no son pocos los dirigentes que piensan en el escrutinio del 28 a la noche. Si bien estas internas pasaron más o menos tranquilas, un mal papel en las elecciones que se harán en 20 días condicionaría el futuro de las autoridades partidarias, incluido su presidente y candidato a senador Mario Cimadevilla.

De hecho, si los radicales -hay muchos antiguos dirigentes repartiendo boletas por todos lados- no logran cosechar al menos el 20% del favor del electorado, es un hecho que la candidatura a la gobernación para 2011 será una incógnita hasta los próximos comicios internos. Por el contrario, si la UCR lograse al menos el 25%, el propio Cimadevilla se habrá adelantado unos pasos en la disputa doméstica por Fontana 50.

Comentá la nota