De puño y letra: El peronismo se mueve

El partido del poder se reacomoda. Nadie discute el liderazgo absoluto de Mario Das Neves. Pero, por debajo de la figura del Gobernador, hay todo tipo de reuniones, acercamientos y distancias, con muchas lecturas para hacer.
Fiel a la tradición partidaria...

... que manda que lo primero es el poder, luego los hombres y después, si hay, las ideas, los dirigentes del PJ de Chubut calientan los celulares y se cruzan y entrecruzan en reuniones del más variado tipo y color.

Dos de ellos ya parecen haber cruzado el límite que separa al dasnevismo del kirchnerismo, para colocarse en un rol independiente. Se llaman Norberto Yauhar y Martín Buzzi. A esas dos figuras podría sumarse, en breve, otro intendente de primer nivel, dispuesto a cerrar nuevas alianzas que -tal vez sin discutir el rol aún central del gobernador Das Neves en el esquema provincial- le aseguren un margen mayor de autonomía en las decisiones.

Yauhar y el intendente de Comodoro Rivadavia compartieron una cuestión clave en estos asuntos: los dos se entrevistaron, con pocos días de diferencia, con el ex presidente de la Nación y actual presidente del PJ, Néstor Kirchner.

Ambos hablaron con él de política, pero también de obras públicas, por ejemplo, las que necesita la ciudad más poblada de Chubut para el desarrollo de su sociedad, que son las mismas que necesita Buzzi para que su gestión no languidezca en el vacío.

El gobernador Das Neves se habría enfurecido con ese ex hijo dilecto de su gestión, cuando el propio Buzzi le contó su encuentro con Néstor K y le pidió que se bajara la confrontación con el kirchnerismo y el Gobierno nacional.

«Le dijo que eso era una traición. Los gritos se escuchaban hasta en la cordillera», contó uno de los pasilleros de Fontana 50, al describir la primera parte de ese encuentro.

«Después la situación se distendió y quedaron más o menos bien» los protagonistas, pero nada volverá a ser lo que era entre esos hombres, siente el PJ chubutense.

Mario Das Neves, gobernador de la provincia de Chubut.

Las fricciones del Gobernador...

... y el Gobierno con el comodorense Buzzi, son el ejemplo más claro de la evolución de la interna en el peronismo chubutense.

Buzzi arrancó su carrera en la política como el primero de los «jóvenes brillantes» que el dasnevismo le aportaba a la sociedad y, seguramente por esa misma condición, fue considerado siempre un «propia tropa» indiscutible e indiscutido.

«Lo dejaron afuera de las políticas de comercio exterior sin avisarle y sin preguntarle, cuando ese proyecto es una obra de Buzzi, del principio al fin», explica un operador calificado del peronismo comodorense, para desentrañar el origen de las actuales distancias.

Acaso empujado por las demandas de su ciudad, el ex ministro de la primera gestión de Das Neves parece decidido a buscar afuera lo que no encuentra adentro; no al menos en las proporciones que necesita o siente que necesita.

Sobre esas diferencias ha comenzado a trabajar el kirchnerismo, que ofrece lo que siempre ha ofrecido, desde el primer día de la carrera del matrimonio presidencial: auxilio generoso para los amigos y poca piedad para el resto.

«Adrián López tiene la ayuda del Gobierno de la Provincia porque la Casa de Gobierno le queda cerca. Nosotros, lo más cerca que tenemos es Caleta Olivia», ironizó el mismo referente del peronismo «petrolero».

La referencia a la ciudad del norte santacruceño no es casual. Allí tiene fijado su domicilio el senador nacional Nicolás «Tito» Fernández, un colaborador cercanísimo de Néstor y Cristina, y uno de los teléfonos habilitados por el matrimonio para concertar acuerdos en Chubut.

Carlos Eliceche.Al compás de esos movimientos...

... lo que se observa es que hay un cierto aire «independentista» en el PJ chubutense, hasta no hace mucho tiempo hegemonizado por el liderazgo férreo del gobernador Das Neves, un elemento que si bien no se ha extinguido -ni mucho menos-, sí parece haber encontrado un límite, impuesto por la ley natural del tiempo, especialmente si el tiempo se mide en temporadas electorales.

Un ejemplo claro de estas modificaciones puede encontrarse en la ciudad de Puerto Madryn, donde el intendente Carlos Eliceche cavila y resuelve las incógnitas que le plantea el destino en materia política.

Arrancó en el 2003, siendo uno de los dirigentes mantenidos «en observación» por el dasnevismo. Es que en esa bella ciudad portuaria hubo dos triunfadores entonces. Uno fue el propio Eliceche, pero el otro ganador fue el candidato radical a la Gobernación, José Luis Lizurume. Ese dato le valió largas semanas de desconfianza a Eliceche, durante el tramo inicial del primer gobierno de Das Neves.

Luego vino un tramo de consolidación, a partir del férreo apoyo que la «triple alianza» conformada por Eliceche, el diputado provincial Miguel González y el ex diputado Carlos Pascuariello, le brindara al actual Gobernador.

Pero ahora todo ha vuelto a cambiar. Aquella alianza ya no existe y sus actores se preparan para encarar el futuro inmediato negociando por su cuenta y de la manera que mejor convenga a sus intereses.

«Lo que impide la conformación del eje Madryn-Comodoro, es el primer puesto de la fórmula» gubernamental para el 2011, señalan antiguos expertos de la política interna del peronismo, que ven cómo las cosas vuelven a suceder, una y otra vez, como si el tiempo girara en redondo.

Los que hilan más fino...

... en la interna del PJ, ya especulan con la posibilidad de una fórmula compartida, armada a partir de las poderosas estructuras partidarias de esas dos ciudades, cuyas economías demandan, cada vez con mayor fuerza, colocar a uno de los suyos en el sillón principal de Fontana 50, hegemonizado hasta ahora por la astuta dirigencia del Valle Inferior del Río Chubut, entrenada como nadie en el ejercicio del poder.

Pero en medio del temporal que causó la presentación del Modelo Chubut, las discusiones internas se han potenciado y lo que hasta ayer se callaba, ahora se habla. Esa es la principal diferencia que se observa desde el 3 de octubre para acá.

Por ejemplo, nunca antes de esa fecha, diputados provinciales habían presentado proyectos que confrontaban con las posiciones del Gobernador y el Gobierno.

Pero ahora esos signos de independencia aparecen en la superficie, sin disimulos. Los comodorenses Ricardo Gaitán, Miguel Montoya y José Karamarko presentaron la semana pasada un proyecto de Declaración adhiriendo a la estatización de las AFJP y al Gobierno de Cristina Fernández, justo en el momento en que el gobernador Das Neves comenzaba un nuevo proceso de diferenciación.

¿Casualidad? No parece, especialmente si se tiene en cuenta la firma estampada por Miguel Montoya, que es, con mucha distancia, el cuadro más inteligente y formado del peronismo en la Legislatura del Chubut.

Montoya, hay que recordar, es el mismo legislador que expresó con claridad meridiana que Agustín Pichot «no representa» al PJ chubutense.

Martín Buzzi.

Claro que el peronismo...

... de Comodoro no logra unificar aún su preferencia por un candidato. Mientras parte del mundo empresario y de los hombres que manejan la economía petrolera apuestan por Martín Buzzi, desde la política «cruda» y el sindicalismo, hombres como José González -presidente del Congreso Provincial del PJ- y el sindicalista de los petroleros privados, Mario Mansilla, insisten con postular a un hombre que no es de Comodoro, pero que sí tiene buen grado de aceptación en la ciudad petrolera. Se trata de Yauhar, claro, cuyo nombre aparece una y otra vez en los cenáculos chubutenses.

La observación y el «feeling» de los jefes del sindicalismo y el peronismo comodorense no son ociosos. Dicen que en la reunión que Martín Buzzi mantuvo con Néstor Kirchner, el ex presidente le confió datos de una encuesta, en la que el ex ministro coordinador tiene altísimos porcentajes de imagen positiva en la urbe petrolera.

El peronismo de Comodoro...

... va adquiriendo cada vez más peso, y sus voces serán escuchadas a la hora de definir candidaturas. Hay que pensar que las dos estructuras partidarias provinciales quedaron ahora en manos de comodorenses. Uno es el mercantil José González, presidente del Congreso Provincial, y el otro es el diputado Javier Touriñán, ahora presidente del Consejo Provincial del partido.

Justamente ayer, el legislador dijo -en una extensa entrevista al diario Crónica, de Comodoro- que «he elegido como filosofía de vida terminar lo que empiezo; en esta etapa fui electo como diputado provincial y trataré de serlo hasta que termine el mandato, salvo que dentro de la función de gobierno se me necesite para otra cosa.

Hasta que estemos muy cercanos al 2011 no tengo intenciones de hablar de un posicionamiento personal, más allá de que mi intención está en seguir la carrera política, pero esto es en definitiva algo que decide la gente». Fue cuando le preguntaron cuál iba a ser su futuro.

Norberto Yauhar.

Yauhar, por lo pronto...

... sostiene ante quien lo quiere escuchar, que él no va a discutir de ninguna manera el liderazgo de Mario Das Neves, ni se pondrá -muchos menos- en la vereda de enfrente del Gobernador. Pero sí está dispuesto a dos acciones.

A recorrer la provincia, y a «discutir todo por debajo de Mario», una definición que lo coloca entre los aspirantes a Fontana 50 en el oficialismo, una fuerza que -como se ve- tiene una oferta más que generosa. La primera de estas iniciativas tiene que ver con un dogma de hierro de la política chubutense. Para llegar a algo, hay que «patear» la provincia pueblo por pueblo, conocer la realidad desde cerca, y tratar con la gente. Un tipo de militancia y de marketing electoral que no puede ser reemplazado por la tecnología, algo que tanto Das Neves como Yauhar conocen a la perfección.

Las reuniones se suceden...

... una tras otra y así como van pasando, se encadena el enojo de algunos de los protagonistas, que suponen que el ejercicio de cuestiones esencialmente públicas, como la política, puede hacerse en secreto y que ese secreto debe ser inviolable.

Norberto Yauhar no es uno de los que se enoja, y quizás por eso puede decirse que es una pieza, no clave pero sí importante, en el cambiante esquema del peronismo de Chubut.

«Los fondos necesarios para las obras de la ciudad están asegurados, pero si hay un inconveniente hablen con Yauhar», cuentan que dijo el ex presidente Kirchner en su reunión con el comodorense Buzzi.

El ex ministro coordinador es y será quien facilite el acceso de los chubutenses al despacho de Julio De Vido, el hombre que maneja el flujo de los fondos que aseguran obras públicas y empleo, dos elementos que pueden decidir elecciones o fortalecer liderazgos.

Con esa estrategia, el kirchnerismo aspira a torcer en su favor la interna del PJ en Chubut, equilibrando con su chequera gorda la disponibilidad del Gobierno de la Provincia.

«Si Eliceche confirma el pase, Puerto Madryn tendrá enseguida los fondos para la Dársena Náutico Deportiva y para un plan de pavimentación de 200 cuadras», susurran voces santacruceñas en el oído del peronismo chubutense.

A esas tentaciones, el dasnevismo le opondrá una vieja receta: la de la militancia sin horarios de su líder, el gobernador Das Neves, que consume horas y horas en esa hiperactividad.

El remedio es de probada eficacia, el problema es que sólo hay uno en condiciones de garantizar que lo acepten de buen grado.

La débil inserción del Gabinete en la interna del PJ, es el último dato que observa la política en Chubut.

Comentá la nota