De puño y letra: El "Modelo Chubut" mueve las piezas en el peronismo provincial

Múltiples lecturas se desprenden del acto del 3 de octubre, proyectándolo hacia adentro del partido más poderoso de la provincia. A partir del virtual lanzamiento del Gobernador a la Presidencia, en Chubut, son muchos los que quieren el sillón de Fontana 50. Y en el acto de «Che Tango», señales hubo de sobra.
Más allá de la satisfacción...

... que muestran los funcionarios del Gobierno de Mario Das Neves, por lo que consideran un exitoso lanzamiento del Modelo Chubut en Buenos Aires, en la provincia y dentro del peronismo, comienzan los movimientos que terminarán agitando la quietud interna del peronismo provincial.

«Quien avisa, no traiciona». El bullicio del público en «Che Tango» no tapó esta frase, pronunciada por uno de los que se lanzará a recorrer la provincia, y dirigida a uno de los mentores y organizadores del «Modelo Chubut». Desde Arroyo Verde hasta el límite con Santa Cruz, éste es el inicio de una nueva etapa. Así, dirigentes de militancia reconocida dentro del Movimiento Nacional Justicialista, no se ven contenidos en el modelo, y otean el horizonte buscando dónde y cómo «armar» para el futuro.

Nos parece excelente sumar jóvenes...

... al proyecto, es algo que desde siempre el justicialismo ha hecho, «pero no de esta manera», dijo un veterano dirigente gremial que, de reojo, veía cómo el escenario principal de «Che Tango» se iba cubriendo con jóvenes figuras que desembocaron en el Gobierno sin otro antecedente que su frescura juvenil, «pero poco y nada tienen de militancia», acotaba por lo bajo. Otro de estos dirigentes se animó a más: «A los que hemos superado la barrera de los 50 nos han tirado por la ventana, como si no tuviéramos sentido de pertenencia y algo de experiencia para ir formando a los nuevos dirigentes. Tienen que capacitarse políticamente para luego asumir responsabilidades con preparación», pontifican.

Así las cosas, muchos avizoran en el plazo inmediato alguna movida en los principales centros urbanos de Chubut, tendiente a rescatar la «mística del peronismo», reuniendo a aquellos dirigentes políticos, gremiales y sociales con vistas a delinear un nuevo espacio. La mira está, claro, en 2011.

No se trata de enfrentar al dasnevismo...

... ni mucho menos, pero sí, plantear algunas diferencias, tratando de darles cabida a quienes han sido relegados -dicen-. «Podemos acompañar y apoyar todo lo mucho y bueno que se ha hecho en estos cinco años de gobierno, pero también es hora de plantear los errores, y creo que es de buen peronista expresarlo con altura y respeto, sin que ello signifique el enojo de nadie», manifestó un dirigente de la urbe petrolera, que compartía un animado diálogo con intendentes y diputados provinciales en la presentación del «Modelo Chubut».

«Arreglaré en Madryn...

... con todos los que tenga que arreglar, pero yo voy por la Gobernación en el 2011. Si hay internas, que haya».

Esta frase, con algunas variaciones lógicas, fue atribuida por tres fuentes distintas al actual intendente de Puerto Madryn, Carlos Eliceche, pocas horas después de que se registrara su sonora ausencia entre los 40 Principales del dasnevismo, durante la presentación del Modelo Chubut.

El disgusto de Eliceche fue reflejado en casi todas las crónicas, un detalle que tiene un solo significado: alguien se ocupó de hacerlo trascender con prolijidad y abundancia, como para que llegara a los oídos que debía llegar.

Por supuesto, nadie en la cumbre del Gobierno y el oficialismo ha facilitado respuesta alguna sobre las dos cuestiones planteadas por el jefe comunal, su enojo por el disminuido rol que le asignaron en la presentación porteña y su aparente decisión de encarar ya mismo el difícil camino hacia las candidaturas de 2011 en la provincia.

Entre las múltiples lecturas que dejó el acto en el local Che Tango, una inevitable refiere a los coletazos que provocó en el interior del peronismo, la conformación del elenco que secundó al Gobernador en esa ceremonia.

Es que ya lo había recordado...

... el propio Das Neves en una de sus múltiples declaraciones a la prensa porteña la pasada semana. «El que es obispo quiere ser Papa y el que es gobernador, quiere ser presidente», explicó o refritó ante esos cronistas el mandatario provincial.

Por carácter transitivo, como enseñaban las antiguas profesoras del idioma cuando éste aún era castellano y se escribía con acentos, puntos y comas, los intendentes que han sido y son, sueñan con el sillón del Gobernador. Todos.

Lo que ocurrió en ese palco fue que no sólo no estaban todos, sino que dos casi impensados tuvieron un lugar destacadísimo: primera fila, inmediatamente detrás de Das Neves.

Uno fue el capitalino Adrián López, que acumula horas de vuelo en la política desde la Conadepa de Oscar «Tatín» López Salaberry hasta ahora. El otro fue el trelewense Gustavo Mac Karthy, bruscamente aupado a los roles privilegiados en el dasnevismo, un dato que no es fácil de comprender, aún para los más experimentados.

Esa composición inesperada...

... no alcanzó para bajar del estrado al comodorense Martín Buzzi, pero sobró para relegarlo a un espacio incómodo, que se reflejaba en la expresión de su rostro, serio casi todo el tiempo. «Lo pusieron en la punta del banco, en la segunda fila. Casi invisible estaba», describió uno de los observadores de la «materia fina» de ese espectáculo de la política.

«No alcanzó para que se enojara, pero sí se sintió sorprendido» el intendente de Comodoro Rivadavia, contó uno de sus allegados, que aún sueña con colocarse el traje de los operadores para avanzar en la interna del peronismo.

«Si alguien puede reclamar un mérito en lo que podríamos llamar la «política exterior» del Gobierno, es él», apuntó ese mismo mensajero.

Lo que ocurre ahí es sencillo de explicar. Si hay un «canciller» en el Gobierno del Chubut, ese espacio le corresponde a una estrella que brilla cada vez más en el PJ local, la que alumbra al ex rugbier Agustín Pichot, a quien los más decididos mencionan una y otra vez como probable compañero de fórmula de Mario Das Neves, en una eventual interna presidencial del peronismo.

Con Mac Karthy...

... las respuestas parecen ser más complejas. En el cauteloso universo del peronismo de Trelew, no son pocos los que creen que la súbita consideración que ha cosechado el intendente, no responde a otra cosa que a una fina estrategia del Gobernador para evitar que una ambulancia marca Yauhar empezara a recoger heridos en la acogedora Ciudad de Luis.

En ese punto, el análisis se mezcla con la figura del madrynense Eliceche. «Le facturaron su reunión con El Turco en la semana», apuntó un transeúnte cotidiano de los pasillos de Fontana 50 cuando explicó por qué ese intendente no tuvo el sello del Modelo Chubut el viernes pasado.

En el medio del revuelo contagioso que provocó la temprana salida del gobernador Das Neves al escenario nacional, hay quienes «se empujan, se pisan, se miran mal, pero después se van a acomodar. No hay mucho lugar para rebeldes», asegura un ministro influyente del Gabinete, para quien estas aguas inquietas no están en condiciones de llegar a ningún río.

¿Estás seguro que me bajó...

... a mí también?». Esta pregunta entre sorprendida y resignada, los mentideros de la política se la adjudican al vicegobernador Mario Vargas, en quien muchos siguen viendo una alternativa para las gubernamentales de 2011, a pesar de la restricción constitucional.

Sin embargo, Das Neves fue específico en sus respuestas al periodismo cuando se le preguntó sobre este tema. El límite impuesto a las re-reelecciones no sólo lo comprende a él, sino también a su vicegobernador, aclaró urbi et orbi.

La crítica a los sistemas «feudales» en los cuales el poder se transfiere entre integrantes de una misma familia, también deja fuera del posible esquema sucesorio a un candidato que algunos creían entrever, el subsecretario de Relaciones Institucionales e hijo del Gobernador, Pablo Das Neves.

La drástica reducción de esos listados potencia un dato suelto, repetido en más de una oportunidad por el Gobernador en diálogos cerrados con interlocutores impensables.

«¿Por qué el candidato no puede ser un referente social?», ha preguntado y pregunta en las últimas semanas el jefe del Estado Provincial y del peronismo.

Un referente social es...

... por ejemplo, el cura Gustavo Miatello, sentado a la derecha de Das Neves en una reaparición sorpresiva, luego del distanciamiento aparente entre ambos, después de la frustrada candidatura del sacerdote a la diputación nacional, en el casi olvidado año 2005.

«Los periodistas son rápidos para inventar, el problema es que más de una vez, deliran», bromea un alto cargo de la Administración cuando se le sugiere el nombre.

«También se ha hablado de una mujer y ahí estaba Marcela Amado al lado de Das Neves, que además asistió a su acto de asunción. Nombres son los que sobran, si nos ponemos a jugar a la ruleta con el peronismo», explica y reconviene esa misma fuente, tan habituada a contar bueyes perdidos y ovejas extraviadas con algunos periodistas.

Desde los temas locales, el hombre pega un salto y se re-coloca en el escenario nacional, con un dato clave, fue el voto de los dos senadores por Chubut el que permitió la aprobación del nuevo régimen jubilatorio, que impulsaba el Gobierno Nacional.

La relación Kirchner-Das Neves...

... es difícil de entender hasta para los peronistas, pero es así, siempre hay algo que los junta, cuando ya parecen definitivamente separados», narra o filosofa esa fuente, que asegura que el ex presidente de la Nación le pidió a Das Neves que «aconsejara» a Marcelo Guinle y Silvia Giusti, para que votaran en sintonía con el bloque oficialista, pese a los reparos que ambos habían expuesto sobre el régimen jubilatorio.

«En el conflicto con el campo, les pusimos todos los votos a pesar de las críticas. Ahora pasó lo mismo, vas a ver que el lunes (por hoy) está todo bien» entre el matrimonio presidencial y el Gobernador chubutense pronostica el vocero.

En pocas horas, la presidenta Cristina Fernández y el Gobernador y precandidato presidencial, Mario Das Neves, compartirán el acto de inauguración de las operaciones de la plataforma petrolera Ocean Scepter que, proveniente de Houston, Estados Unidos, se instaló en el país para iniciar tareas de exploración de hidrocarburos mar adentro.

Un tema que provoca...

... vueltas y revueltas, es el de la más que probable designación del actual diputado provincial Javier Touriñán, como presidente de la Empresa Provincial de Energía, un ofrecimiento que el legislador continúa analizando por estas horas.

Como se sabe, en ese cargo apareció y desapareció de modo fulgurante el ex ministro coordinador Norberto Yauhar, que por esos pases mágicos de la política, pasó de ser «indispensable» a «prescindible».

De ahí para adelante, las cosas se aceleraron hasta el punto en que la ley de creación de la nueva Empresa podría sancionarse en la próxima sesión de la Legislatura, para abrirle el paso al nombramiento de Touriñán.

El legislador ha comentado que tiene un reparo «ético» a su designación, ya que sería co-autor y votante de una ley que terminaría deparándole un cargo público, pero en el Gobierno no se toman demasiado en serio esos cuestionamientos.

«Que no vote. Los votos para aprobar la creación, sobran», dicen en el Ejecutivo cuando se comenta a los funcionarios la objeción de Touriñán.

Comentá la nota