De puño y letra: De la interna del Provech a la interna de la UCR, un solo paso

El PJ, como «inventor» del proyecto Provech, ahora trata de que los vecinalistas no presenten candidatos nacionales en 2009 para no dividir el voto oficial. Y le sugieren a los dirigentes que «peinen» el padrón, para ver si hay afiliados radicales que puedan votar en la interna de la UCR. Reuniones sugerentes, y movimientos de fin de año.
«Está en Bajada Moreno». El tono de desconsuelo de uno de los múltiples operadores del presidente de la UCR, Mario Cimadevilla, era más que patente.

Es que el hombre había recibido llamados de varios medios de prensa de la Provincia, ansiosos por conocer la opinión del líder partidario acerca de las revueltas en el Provech y de la probable decisión del Gobierno de intervenir en la misma, a través de su partido satélite.

Cimadevilla tiene una particular afición por sus tareas camperas y viaja casi de continuo al establecimiento de su propiedad, donde no hay señal de celular y no llegaron, ni llegarán, las prometidas inversiones de Telefónica de Argentina.

Entonces, cuando el hombre está allí la política provincial puede volar por el aire, que nadie sabrá cuál es su opinión al respecto.

Muchos dirigentes del radicalismo suelen bramar de ira cuando oyen hablar de Bajada Moreno, porque sospechan que el paraje no es sólo un lugar físico, sino una estrategia de Cimadevilla para entrar y salir de las situaciones manejando él mismo los tiempos.

«Está todo bien, pero hay veces en que perdemos oportunidades muy valiosas para instalar temas en la opinión pública, sólo porque él está en el campo», se quejó con paciencia infinita la misma fuente.

Ricardo Sastre.

Un Máximo bajo perfil

El ministro de Gobierno y Justicia, Máximo Pérez Catán, uno de los pocos hombres de probada experiencia que han quedado en el Gabinete Provincial, cultiva desde hace varias semanas un bajísimo perfil público.

Tan bajo es que terminó por conseguir el efecto contrario al que, quizás, se buscaba y ya son bastantes los que preguntan el por qué de las repetidas ausencias del ministro en los actos institucionales, como por ejemplo las tradicionales entregas de viviendas oficiales, en las que se fotografía cuanto funcionario provincial o municipal ande dando vueltas.

Esa ausencia, casi obvio es decirlo, no es cualquier ausencia. «Es el principal, sino el único, hombre político que le queda al Gobernador en el Gabinete», sentencian adentro y afuera del peronismo los que se extrañan cuando no ven a Máximo en la primera fila del oficialismo.

En el medio de tanto silencio, se cultiva un rumor. Ese rumor dice que Máximo podría convertirse en jefe de Gabinete si avanza la crisis y se necesita una muñeca más firme.

Comentá la nota