Pulti reclamó una educación que extienda manos a los excluidos

El intendente habló de aquellos a quienes se les cerraron las oportunidades socioeconómicas pero mencionó también a los que, aún teniéndolas, miran a la Patria con indiferencia y no sienten amor por los bienes públicos ni por los valores de la democracia.

El acto oficial por el Día del Maestro, conmemorativo del 129º aniversario del fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento, se realizó ayer frente al monumento que perpetúa su memoria, en Plaza Rocha. A la ceremonia, que fue encabezada por el intendente municipal, asistieron autoridades civiles, militares y eclesiásticas y público en general.

Tras la entonación de las estrofas del Himno Nacional -ejecutado por la Banda del Ejército- hubo una invocación religiosa a cargo del presbítero Silvano Di Sarro (delegado episcopal para la educación católica) quien asumió la representación del obispo, monseñor Juan Alberto Puiggari. Acto seguido se dirigió a los presentes, el secretario de Educación de la Comuna Néstor Lofrano quien, entre otros conceptos, señaló que "para los maestros, que creemos tener la llave que abre posibilidades a la gente, la vocación docente es sagrada". Al referirse a Sarmiento, tras definirlo como "el gran maestro" recordó que "además de ser el creador de la primera Escuela Normal del país, fue el gestor y propulsor de la Ley de Educación Común 1.420 la cual, a través de los docentes, logró llegar a todos los rincones del país para alfabetizar y poner un libro delante de cada persona". Más tarde, al celebrar que las autoridades nacionales y provinciales dispusieron extender la obligatoriedad de la educación pública hasta los 18 años de edad, afirmó que "es lo que va a permitir a una mayor cantidad de argentinos tener posibilidades de incorporarse a la vida y de desarrollar sus potencialidades". Lofrano dijo luego que "maestros, más que los reciben un título para ejercer la profesión, son aquellos que sienten una profunda vocación por lo que hacen, lo cual es respetado por toda la gente; hoy, en cada lugar del país, luchan diariamente para lograr que sus alumnos tengan las posibilidades que brinda la educación".

Posteriormente, tras plantear que "se discute acerca de si la escuela educa o instruye", sostuvo que "nosotros creemos que los maestros educamos para la vida, para que los chicos, fundamentalmente, sean mejores personas".-

Conceptos

El jefe comunal, por su parte, tras recordar que "la Ley 1420 permitió, en forma libre, gratuita y obligatoria democratizar los bienes de la educación para todos", sostuvo que "después de haber llegado a tener en la comunidad nacional un 94% de gente alfabetizada, forjada en la idiosincrasia del trabajo, del tesón y la perseverancia; luego de décadas en las que hallar analfabetos era algo extraño, algunos tropiezos de nuestra historia hicieron que ahora nos encontremos con el fenómeno de la exclusión, pero no sólo de la escuela sino también de una pobreza digna".

Luego de señalar que "la falta de trabajo, de incentivos, de posibilidades, sumado a las adicciones, anegan horizontes y cierran puertas" sostuvo que "en los comienzos del siglo 21 necesitamos una nueva epopeya de la educación; que extienda manos no sólo a los excluidos de la condición socioeconómica, a los que se les cerraron las oportunidades, sino también a los excluidos del interés público; son aquellos que miran con indiferencia a la Patria y a quienes no les interesa recordar a Sarmiento ni a San Martín, ni tampoco reflexionar sobre la cultura nacional, aunque tengan todas las posibilidades para hacerlo", comentó. "Son los que no se preocupan por cultivar la emoción de sus hijos ante la bandera, la Patria o la democracia; ese otro tipo de excluidos -dijo- también tiene que recibir la mano extendida de la educación".

En la parte final de su alocución, Pulti reiteró que "actualmente, los grandes cometidos de la educación son tender una mano tanto a los excluidos socioeconómicos como a los excluidos del interés público".

Concluida su exposición, fueron depositadas ofrendas florales -del Municipio y de la Logia Masónica- y se cumplió un minuto de silencio; finalmente la Banda del Ejército interpretó el Himno a Sarmiento

Comentá la nota