Pulti habló de cambios y desató ola de rumores

Abarcan a funcionarios de distintas áreas. Las modificaciones se harían después del 10 de diciembre. El más comprometido es José Cano, el titular de la Oficina para la Descentralización Administrativa.-

Bastó que el intendente hablara de posibles cambios en el gabinete municipal para que comenzaran las especulaciones sobre quiénes podrían dejar el Gobierno. En rigor, los rumores habían empezado la semana pasada, cuando el director de Tránsito, Juan José Arteaga, anunció que a partir del 30 de noviembre abandonará el cargo y el secretario de Educación, Néstor Lofrano, salió a desmentir su posible renuncia.

Lo que ocurrió con las palabras de Pulti fue que hicieron crecer la ola de versiones. "Estamos trabajando para mejorar. Y tal vez eso puede significar que en determinadas áreas se produzcan algunos cambios", dijo el intendente el miércoles a algunos medios, después de presentar la Feria del Libro. Pero no dio nombres ni mencionó las áreas en que podrían introducirse los recambios. Dio a entender, sin embargo, que la oxigenación del gabinete será después del 10 de diciembre, cuando se cumpla la primera mitad de su mandato.

Las variantes en el Gobierno acompañarán, entonces, la modificación del tablero político en el Concejo Deliberante, donde el bloque oficialista (Acción Marplatense) quedará con mayoría propia: tendrá 12 concejales sobre 24 y la posibilidad del voto doble del titular del cuerpo.

Más que de los hombres que pueden sumarse al gabinete (Pulti dijo que no le importa el color partidario que tengan), de lo que se habla por estas horas en el Palacio Municipal es de las personas que podrían abandonar la gestión o cambiar de área.

Por lo pronto, hasta ahora el único que se hizo eco de los rumores fue el secretario de Educación, que rechazó que esté pensando en dimitir. "No sé quién larga esas cosas. No está previsto ni nada, salvo que me la pida el intendente Pulti. No está en mis convicciones o mis propósitos dejar la Secretaría de Educación", dijo Lofrano. Un dato: días antes de la renuncia de Arteaga, en el Gobierno sostenían que se quedaba.

Lo concreto es que, a partir del año que viene, las escuelas municipales deberán adaptarse al marco normativo de la nueva Ley de Educación, cuyo punto esencial es la vuelta del secundario. Se trata de un desafío para nada menor, en el que el actual secretario ya está trabajando.

Pero todas las miradas apuntan a José Cano, el titular de la Oficina para la Descentralización Administrativa. Difícil de domesticar, el funcionario llegó a discrepar públicamente con Héctor Rosso, el jefe del bloque de concejales oficialistas, a propósito del pago de la antigüedad de los ediles.

Sucede que, mientras Cano está convencido de que todos los concejales deberían cobrarla porque lo dice una ley provincial, Rosso y sus pares de bancada, si bien no pudieron renunciar a la antigüedad porque se trata de un derecho adquirido, anunciaron que no recibirán un porcentaje proporcional de sus dietas. El mes pasado, eso le generó a Cano complicaciones con la liquidación de los salarios de los ediles.

El ex secretario de Economía tiene otro inconveniente: es uno de los funcionarios más resistidos por los empleados jerárquicos, con los que desde hace tiempo negocia mejoras salariales. El problema de Pulti es que Cano asumió en el Gobierno después de renunciar a una de las bancas que había ganado con Acción Marplatense en 2007, por lo que tiene todavía dos años más de mandato.

¿Acaso puede Cano desembarcar en el Concejo después del 10 de diciembre? En ese caso, el que debería abandonar el cuerpo sería Santiago Bonifatti, uno de los hombres de confianza del intendente en el cuerpo, que además preside la comisión más importante: la de Hacienda. "Parece improbable que Pulti pueda aceptar esto", dicen en el oficialismo. En todo caso, Cano podría recalar en otra dependencia del Ejecutivo.

Desde hace tiempo también se especula con la salida de Manuel Regidor, el titular del Ente de Obras y Servicios (Enosur). Sobre todo, después de los inconvenientes que tuvo para lidiar con las agrupaciones sociales que conforman las cooperativas de trabajo.

Los jerárquicos también juegan su papel: otro de los resistidos sería José María Lopetegui, el subsecretario de Control, que tiene a su cargo el contralor de las habilitaciones comerciales y el de los locales nocturnos.

José Castorina, el secretario de Planeamiento Urbano, cometió un error esta semana: hizo declaraciones en contra de las obras de la estación ferroautomotora. El miércoles, un día después del episodio, se lo vio salir de la oficina privada de Pulti con gesto adusto. Pero públicamente el intendente lo respaldó al asegurar que sus declaraciones "no fueron en tono crítico". Fuentes del oficialismo consultadas por El Atlántico descartaron ayer que ese yerro le pudiera costar el puesto a Castorina.

Pulti también sostuvo en su cargo a José María Conte, el titular del Ente de Vialidad y Alumbrado (Emvial), cuando era blanco de fuertes críticas de la oposición y de algunas asociaciones de fomento por las obras de alumbrado.

Los que parecen intocables en el gabinete son Alejandro Ferro (Salud), Ariel Ciano (Gobierno), Mariano Pérez Rojas (Economía) y Fernando Gauna (Desarrollo Social). Salvo un cataclismo, ellos empezarán la segunda y decisiva etapa de la gestión junto a Pulti.

José Cano (Descentralización Administrativa)

Es el funcionario más difícil de arriar para Pulti. Fue su primer secretario de Economía, pero después el intendente lo reemplazó por Pérez Rojas y le creó la dependencia que ocupa actualmente. Hizo declaraciones a favor del cobro de la antigüedad de los concejales, a la que el bloque oficialista en el Concejo se opone. Mantiene una dura negociación salarial con los empleados jerárquicos. Cuando asumió en el Gobierno, dejó la banca de concejal que había ganado con Acción Marplatense.

Néstor Lofrano (Educación)

Los rumores sobre su posible renuncia lo cansaron. A tal punto que la semana pasada salió a refutarlos. "No sé quién larga esas cosas. No está previsto ni nada, salvo que me la pida el intendente Pulti. No está en mis convicciones o mis propósitos dejar la secretaría de Educación", dijo. El año que viene, el área tiene un gran desafío: ajustar al sistema municipal a la nueva ley educativa.

Juan José Arteaga (Tránsito)

La semana pasada anunció que el 30 de noviembre dejaría el cargo. Fue luego de una reunión con Pulti. "Me voy a raíz del desgaste que provoca un área de conflictos. Fueron dos años de trabajo en los que puse todo de mí. Creo haber cumplido y consideré oportuno alejarme", aseguró.

Comentá la nota