"Pulti se ha convertido en un gestor"

El diputado nacional Gustavo Serebrinsky, avanzó críticamente sobre cuestiones de gobierno en la Municipalidad, mientras que llamó a la unidad radical para derrotar al kirchnerismo. Entiende que Cobos es el hombre indicado.
Decepcionado, frustrado, desencantado y engañado, el legislador nacional Gustavo Serebrinsky descargó munición gruesa sobre el matrimonio presidencial, y además se inclinó por la figura del vicepresidente de la Nación Julio César Cleto Cobos para aglutinar las fuerzas radicales, para recuperar el Gobierno en 2011. Autocrítica y unidad en el regreso a la UCR, otro paso a profundizar el vacío y el aislamiento del kirchnerismo, a medida que transcurre un proceso de re alineamientos en los dos partidos políticos más grandes del país.

Serebrinsky emitió un comunicado con diferentes consideraciones y reflexiones, tras casi dos años de haber integrado la Concertación Plural hoy reducida a escombros, por continuos sacudones de quienes ya le quitaron todo el crédito a CFK y Néstor Kirchner.

Serebrinsky en primer término, se introduce nuevamente en la vida partidaria, luego evalúa el proceso de integración y finalmente explica por qué Julio Cobos puede convertirse en el hombre que sea la cabeza de la fórmula radical para el 2011.

"Creo que hay de que definirlo dos maneras, vuelvo a la parte orgánica del radicalismo para definirlo de alguna manera, yo nunca dejé de ser radical de hecho lo he manifestado en esta construcción que fue la Concertación que creo que fue una oportunidad histórica para la Argentina. Quienes me conocen saben que soy esencialmente movimientista. Nunca voy a dejar de ser radical, pero nunca voy a de intentar una construcción más amplia que creo que es lo que necesita el país, que tiene que ver con mi formación de lo que es el movimiento nacional y popular y con las banderas que he llevado siempre adelante, no hay contradicción con respecto a eso, lo que tuvo una contradicción fue el kirchnerismo, que convocó a un armado plural, transversal que le dio muy buen resultado, que ganó elecciones que convocaba a todos, tanto a los peronistas, como a los sectores independientes y a los sectores progresistas en la Argentina y terminó haciendo exactamente lo contrario para lo cual fuimos convocados y aparte encerrado en la interna peronista".

La Unión Cívica Radical

"El radicalismo tiene algunas ventajas obviamente que no se dan en otros partidos, por algo es el partido con más vasta trayectoria. Primero sobrevivir a todo, uno de alguna manera cuando vuelve, y ‘vuelve a la casita de los viejos’ después de haber sido cascoteado de alguna manera tiene que pedir disculpas. Pero creo que el radicalismo también cometió errores serios. De un partido como es el radicalismo se abrieron cinco partidos: el Ari en gran parte está compuesto por radicales que conozco y reconozco su trayectoria. El mismo Pro, el Gen, en fin, hay un arco opositor disperso que la base es esencialmente radical, por eso me parece que es importante no tanto mirar hacia atrás sino replantearnos como logramos la unidad del radicalismo hacia adelante con el reconocimiento a aquellos que se quedaron para hacer elecciones del 2 %, pero también con la autocrítica de que de un partido grande, hicieron un partido chico por el egoísmo de algún dirigente, no local más nacional que local. Pero me parece que tenemos que mirar para adelante. La sociedad reclama paz social y para que la paz social, se logre en la Argentina y se logre en nuestra ciudad el radicalismo se tiene que aportar lo suyo, y lo primero que tiene que aportar es la unidad radical. La unidad de acción, no la unidad hegemónica, tenemos matices, tenemos pensamiento diferentes, seguramente hay posiciones diferentes dentro del radicalismo, pueden haber discusiones, pueden haber internas, pero la unidad en la acción tiene que ser común porque si nosotros queremos garantizar la paz social a los argentinos que es lo que están reclamando, tenemos que dar un gesto de unidad desde adentro".

El radicalismo local

"Creo que el radicalismo local siempre está bien parado, por una circunstancia o por una coyuntura se perdió la ciudad pero la realidad es que el radicalismo es el único partido organizado con cuadros técnicos, políticos, sociales para gobernar esta ciudad, tiene un fuerte conocimiento en lo que tiene que ver con el municipalismo, funcionarios con muchísima experiencia, tiene gestiones que han tenido cosas buenas y malas como todas las gestiones, pero que en términos generales Mar del Plata fue gobernada prolijamente en los gobiernos radicales, me parece que incluso de esas malas experiencias el radicalismo que viene tiene que aprender, repetir las buenas y mejorarlas, pero también aprender de las malas, donde nos equivocamos, tenemos que rectificar y el único partido que está en condiciones de hacer eso es la Unión Cívica Radical. A mí no me cabe duda que el próximo intendente de Mar del Plata tiene que ser radical y nuestra ciudad va a decidir que sea radical, porque además lo que se está haciendo es muy pobre. Tenemos un intendente que se ha convertido en un gestor calificado, tenemos una ciudad prestada donde todo lo que se hace es a través de Nación y de Provincia, y el intendente tiene que andar por los pasillos de Nación y de Provincia juntando orín para hacer una ciudad viable. Nosotros queremos una ciudad con dignidad, una ciudad que se pare ante los poderes centrales, federales y provinciales y les diga nosotros tenemos problemas, los tenemos que resolver juntos pero aparte nos tienen que dar lo que nos pertenece a los marplatenses y además hacer cosas propias, que es lo que le falta a este Gobierno, tenemos que diseñar un modelo productivo para la ciudad, a la gente hay que darle la posibilidad de que trabaje, de que se gane sus recursos. No quiero una ciudad que siga siendo título por inseguridad, por más que el gobernador diga que estamos mejor que nunca o por el índice de desempleo que es el más alto del país. Esta es una ciudad con riquezas, pero con muchos pobres y lo tenemos que asumir. Y aún desde el sentido especulativo a los que les va mejor no le sirve que haya una ciudad con muchos pobres".

Un nombre para el 2011

"Si Cobos estuviese en el peronismo ya hubiese sido nombrado emperador, el problema del peronismo hoy es que no tiene candidatos para suceder a los Kirchner, el desgaste de los Kirchner es total y todos los días contribuyen a desgastarse un poco mas y como dije antes el peronismo hoy no tiene candidatos.

Creo que no podemos desperdiciar la credibilidad que genera Cobos en esta circunstancia histórica, que la gente está pidiendo diálogo, está pidiendo consenso, paz social. Todo hace parecer que la economía tendría que estar bien en los próximos años, si somos capaces de lograr lo consensos básicos de los argentinos y Cobos es la figura ideal. Desde el gobierno se enojan y algunos correligionarios porque Cobos recibe a todo el mundo, y él lo hace porque en Olivos no reciben a nadie y él es la figura de mayor peso político en la Argentina después de la presidenta, es un proceso natural, que los poderes constituidos, los ciudadanos y los sectores en la puja de intereses hablen con alguien que los escuche. Como Cobos tiene esa capacidad de escuchar se ha convertido en un referente natural de la mayoría de estos sectores. Me parece que esto es importante que lo definamos. Y el radicalismo tiene que entender esta cuestión. También Cobos y es algo que pienso sugerirle, tiene que tener un gesto hacia la orgánica del partido, creo que es muy importante, por esto que repito el radicalismo es el único partido que está organizado con personas con muchísimas capacidades, me parece que mas allá de los asesores personales, de los amigos en el entorno, uno no puede dejar de lado el equipo que posee la Unión Cívica Radical, ya que es el único equipo que puede suceder al kirchnerismo, todo lo demás son fracciones del peronismo, fracciones del socialismo. La unidad del radicalismo es la única que garantiza un equipo para conducir la Argentina que viene con Cobos a la cabeza", señala en su extenso comunicado el diputado Serebrinsky.

Comentá la nota