Pulti y los Concejales pusieron fin a la controversia en Sierra de los Padres

En el marco de una nueva sesión ordinaria, el Honorable Concejo Deliberante aprobó este jueves por unanimidad la modificación de una ordenanza que convalida el cerco perimetral del barrio de Sierra de los Padres dándole carácter permanente y aclara que, las urbanizaciones cerradas que pudieran localizarse, con las autorizaciones y aprobaciones pertinentes, colindantes o próximas al "barrio Jardín Sierra de los Padres", deberán contar con vías de acceso a las mismas independientes de la red vial pública preexistentes en ele en esa zona del Partido de General Pueyrredon.
La iniciativa fue impulsada por el intendente Pulti. Había malestar por la construcción un polémico barrio privado en ese sector.

El Presidente de la Sociedad de Vecinos, José Parejo, acompañado por Mirta Pelatti y Carlos Castillo, ocupó la Banca 25 y solicitó el tratamiento sobre tablas de la Ordenanza.

Antes de la votación de los ediles, el vecinalista dijo que “cuando vemos que la gente que está alrededor nuestro no hace las cosas como tiene que hacerlas, los vecinos nos ponemos de pie y tratamos de ver de que manera podemos solucionar este tema”.

Remarcó que “hemos visto a Sierra de los Padres atacada por la construcción de este barrio privado”.

Y explicó que “una de las características principales que tiene y que tuvo siempre Sierra de los Padres es un cerco perimetral en toda la circunvalación del barrio. El problema aparece hace dos meses con la aparición de este barrio privado”.

“No estamos en desacuerdo con la construcción n de un barrio pri vado lindante a Sierra de los Padres pero tenemos el problema que este barrio, que vende un montos de las cosas que nosotros hemos logrado a lo largo de los años, tiene una particularidad. La entrada de este barrio privado aparece pasando por toda nuestra Sierra”, agregó.

“No había ningún expediente formado en la Municipalidad cuando comenzamos a averiguar sobre este barrio. Nadie sabía nada, pero los carteles de este barrio estaban por toda la ciudad. Entonces, vimos que la cosa no venía nada bien. Este emprendimiento ya daba por hecho que se podía ingresar al barrio, que podía usar nuestro cerco o perimetral, nuestras instalaciones y nuestra agua”, destacó.

Por último, dijo que “cada uno que quiera iniciar una obra tiene que tener reglas claras y en el medio de todo esto hay una ordenanza. Una ordenanza no se puede pasar por arriba”.

Un largo aplauso coronó la votación de de los ediles y llegaron los festejos y la algarabía de los vecinos que se abrazaban y felicitaban unos a otros.

Los aplausos se repitieron varias veces cuando algunos concejales pusieron en el tapete el accionar del responsable del emprendimiento que puso en vilo a los habitantes de Sierra.

Comentá la nota