Pulseada millonaria por obras sociales

Ayer la CGT dejó sobre la mesa de Cristina Kirchner un listado de reclamos por las obras sociales y varios beneficios sociales como el salario familiar y el seguro de desempleo.
Aunque es un sostén del oficialismo, están en juego varios millones de pesos que Hugo Moyano y demás sindicalistas aseguran que son de las obras sociales. Concretamente, para la CGT, el Gobierno se está quedando con una parte de los $ 200 millones mensuales que pertenecen a las obras sociales.

El principal reclamo tiene que ver con los excedentes de 2008 y la recaudación de este año del Fondo de Redistribución, que se nutre de un porcentaje de los ingresos de las obras sociales. Ese Fondo -que recaudó el año pasado $ 2.250 millones- garantiza un piso por afiliado a las obras sociales y financia las altas complejidades médicas.

Los reclamos son:

El Gobierno no distribuyó los excedentes del año pasado que, según la ley 23.661, fija que deben ser repartidos entre las obras sociales, "en proporción a los montos con que hubieran contribuido durante el mismo período". Y está "pisando" la distribución del remanente de lo que va del año.

Desde marzo pasado, el Fondo no está reponiendo los gastos de alta complejidad: son unos $ 80 millones por mes.

En noviembre de 2008, a instancias de la ministra de Salud Graciela Ocaña, la Superintendencia dejó "sin efecto" la distribución del Fondo de Prevención, creado en 2007. El argumento fue que la Superintendencia "no es el Organismo encargado de subsidiar los Planes y Programas de Prevención", pero lo real es que en Salud dicen que las obras sociales no rindieron los fondos recibidos.Hasta entonces se habían distribuido $ 48 millones de los $ 100 millones previstos.

Autónomos y monotributistas: la cuota de salud es una suma fija de $ 46,75 por mes. Eso, según la CGT, rompe el criterio de "solidaridad" del sistema por el que los que más ganan, pagan más para financiar la salud de los sectores de menores ingresos.

Cuestionan los traspasos de afiliados a las prepagas porque por esa vía la medicina privada se lleva los afiliados de mayores ingresos, desfinanciando al sistema. Pide que parte del aporte quede en la obra social de origen.

En materia social, la CGT plantea duplicar el monto del seguro de desempleo que hoy tiene un tope de $ 400. Y sostiene que el Fondo que financia esos beneficios, y que se forma con los aportes y contribuciones, tienen excedentes que están siendo utilizados para financiar al Tesoro.

Comentá la nota