Puja por las tasas de las tarjetas

Las entidades financieras elaboraron un código de prácticas bancarias sin mencionar el nivel de las tasas de interés que cobran con las tarjetas. El Banco Central reaccionó y anunciará un marco regulatorio estricto con sanciones para bajarlas.
El Banco Central sabe que las entidades financieras no impulsarán, como gesto de buena voluntad, la baja en las tasas de interés de las tarjetas de crédito. Las cámaras que nuclean a los bancos –Adeba, Abapra, ABA y ABE– rechazaron incluir dentro del nuevo Código de Prácticas Bancarias, que entrará en vigencia el próximo mes, cualquier mención sobre una posible autorregulación en el cobro de intereses por el uso de tarjetas, a pesar de haberse reunido varias veces para analizar este tema con las autoridades del organismo que conduce Martín Redrado. Por ese motivo, el BC sigue avanzando hacia una regulación que "evite los excesos en las tasas", con un régimen de sanciones más estricto. Según informaron a Página/12 desde el instituto emisor, la medida podría conocerse antes de las elecciones.

"Estuvimos en conversaciones con los bancos por el tema de las tarjetas de crédito, pero no se avanzó. Si no implementamos fuertes regulaciones, los banqueros hacen lo que quieren", enfatizó a Página/12 un colaborador de Redrado. Según datos del Central, en marzo los emisores de tarjetas, tanto bancos como financieras, cobraron una tasa promedio del 32,7 por ciento anual. Las tasas más altas las cobraron el Columbia, con un 55 por ciento, y el Banco Privado de Inversiones, con un 49,9 por ciento.

En 2005, el Consejo de Autorregulación bancario, integrado por las diferentes cámaras del sector, creó el Código de Buenas Prácticas para transparentar las relaciones entre las entidades y los usuarios. El nuevo texto de autorregulación entrará en vigencia el 1º de julio (con un año de atraso, ya que debe actualizarse cada tres años), en un momento político con fuertes presiones del Gobierno para que las entidades bajen las tasas de interés.

Ante la inminencia del nuevo reglamento de autorregulación, el Central estuvo reunido en varias oportunidades con las cámaras del sector para alcanzar "algún nivel de consenso con los bancos" para incluir dentro del texto una mención explícita sobre la baja en las tasas. "No se llegó a nada. De todas maneras, no es una cosa cerrada", afirmaron a este diario desde la autoridad monetaria.

Las cámaras del sector reconocieron a este diario la serie de encuentros con el Central. "El Código no sustituye ni duplica las normas establecidas por la autoridad monetaria sino que sirve para interpretar de alguna manera los marcos regulatorios vigentes. Desde el comienzo estuvo la idea de incluir algo sobre tarjetas de crédito, pero eso podía traer complicaciones. Dentro de la ley vigente ya se definen los niveles de las tasas", indicaron a Página/12 desde la asesoría legal de Abapra. De hecho, el Código tiene un capítulo sobre tarjetas de crédito pero el Central quería un compromiso mayor de los bancos.

Este código no tiene ningún peso normativo. Es una declaración de buenas intenciones donde los bancos se comprometen a brindar un "buen servicio" a sus clientes, algo que están obligados a hacer por las normas del Central, la Ley de Tarjetas de Crédito y la normativa de Defensa del Consumidor. Frente a la negativa de las entidades bancarias a incluir un compromiso de buena voluntad sobre este tema, el BC continúa avanzando en una nueva regulación, que podría llegar antes de las elecciones.

"Estamos buscando los mecanismos para evitar los excesos en las tasas. También queremos evitar las vivezas de los bancos. Es decir, que puedan aplicar descuentos en las tasas, pero para compensar su menor ganancia decidan subir algún gasto", explicaron colaboradores de Redrado. La ley de Tarjetas de Crédito dice que las sanciones las debe aplicar el Central. El problema reside en que la Carta Orgánica de la entidad carece de esas sanciones. Este es otro de los puntos que están tratando de subsanar dentro de la autoridad monetaria.

Durante los primeros días de junio, la Secretaría de Comercio Interior restableció bajo su órbita las funciones que le asigna la Ley de Tarjetas de Crédito en lo que hace al control de las formas de comercialización. Los bancos advirtieron esta movida y por esa razón están esperando que en cualquier momento salga una nueva regulación.

Comentá la nota