Una puja salarial en salud podría agravar la crisis de la Gripe A

Clínicas y prepagas quieren cerrar la paritaria para subir sus tarifas.
En medio de la Gripe A se está incubando un conflicto en el gremio de la salud que, de no resolverse, podría hacer recrudecer aún más los efectos de la pandemia.

Las clinicas-sanatorios y las prepagas, dos sectores hasta ahora en pugna, se unieron en una nueva entidad ¿la Unión Argentina de Salud (UAS)¿ y procuran apurar el cierre de la discusión salarial con el gremio de la sanidad, que vence el 31 de julio.

Quieren, con el convenio firmado, de inmediato enviar las cartas avisando a los clientes de las prepagas que en agosto la cuota mensual subirá el 12% y otro 7% en diciembre.

Los empresarios dicen que los funcionarios de la cartera laboral vienen demorando la negociación salarial y que la única explicación es que no quieren que, por el mayor costo salarial, deban autorizar el aumento de los aranceles de las clinicas-sanatorios y la suba de la cuota mensual de las prepagas a los usuarios del sistema.

Temen que si firman el convenio ya iniciado el mes de agosto recién puedan subir la cuota en septiembre. Las normas, exigen que los usuarios sean preavisados de cualquier aumento con 30 días de anticipación.

"A pesar de las diversas reuniones mantenidas con el Jefe de Gabinete y con los ministros de Salud y de Trabajo, hasta el momento no hemos obtenido ninguna respuesta", dicen en la UAS.

En tanto, Carlos West Ocampo, dirigente de FATSA, le dijo a Clarín que antes de 31 de julio la suba salarial -que engloba a 150.000 trabajadores¿ debe estar firmada para que rija a partir del 1° de agosto. "No es nuestro problema si les autorizan o no aumentar los aranceles y las cuotas. Nosotros queremos la suba salarial ya conversada, más aún en momentos en que los trabajadores de la salud están haciendo un esfuerzo extraordinario por la pandemia. Si no nos firman el convenio, y lo advertimos con anticipación, iremos al paro".

Con relación al convenio, en la UAS dicen que "como empresarios del sector creemos que hubiese sido imprescindible ya tenerlo terminado para no agregar un factor más de conflictividad con la gente que está en primera línea de batalla en estos momentos. Estamos convencidos que nos encontramos en presencia de un conflicto con solución, ya que tanto las obras sociales como el PAMI vieron incrementados sus ingresos derivados de la actualización de salarios. Por su parte, el sector de la medicina prepaga necesita solamente 30 días de anticipación para comunicar la actualización de sus cuotas. Las actualizaciones de valores que coinciden con las paritarias son 12% a partir del 1 de agosto y 7% a partir del 1 de diciembre", afirma la UAS.

La suba salarial repite el esquema ya firmado por el gremio con Hospitales particulares, de beneficencia y Mutualidades de la Ciudad de Buenos Aires (Hospitales Alemán, Británico, Centro Gallego, Español, Francés, Israelita, Italiano, San Martín, Sirio Libanés y ALPI) y los Laboratorios. El problema es que a fin de julio vence el convenio con la rama más importante ¿que entre otros comprende enfermería¿ y eso dispararía aumentos en los aranceles de clínicas y sanatorios y en la cuota mensual de las prepagas.

Comentá la nota