Puja por los ingresos: temen que la escalada de conflictos se acentúe

Diversos referentes gremiales y sociales admitieron que no son optimistas respecto a la pronta solución de la cuestión salarial. Reconocieron que si continúa la falta de diálogo la situación social empeorará
En me­dio de una at­mós­fe­ra con­vul­sio­na­da a ni­vel na­cio­nal y lo­cal por la pu­ja sa­la­rial de di­ver­sos sec­to­res, que en los úl­ti­mos días han en­du­re­ci­do sus me­di­das de fuer­za, di­ver­sos re­fe­ren­tes gre­mia­les y di­ri­gen­tes so­cia­les lla­ma­ron a la pru­den­cia y ad­mi­tie­ron que no vi­sua­li­zan un pa­no­ra­ma cla­ro pa­ra el fu­tu­ro si no hay un cam­bio de vi­sión por par­te del Go­bier­no, que per­mi­ta una aper­tu­ra al diá­lo­go y al con­sen­so en­tre las par­tes.

"Con­fío en que se pro­duz­ca un cam­bio el 10 de di­ciem­bre cuan­do asu­man los di­pu­ta­dos y se­na­do­res, es la úni­ca for­ma de fre­nar el en­du­re­ci­mien­to del con­flic­to sa­la­rial, si no hay un cam­bio, veo com­pli­ca­do que se so­lu­cio­ne la si­tua­ción; es más, creo que em­peo­ra­rá", re­co­no­ció Ar­man­do Sa­gri­pan­ti, ti­tu­lar del Sin­di­ca­to de la Car­ne y se­cre­ta­rio ad­jun­to a car­go de la CGT.

La ma­yo­ría coin­ci­dió en que una dis­cu­sión se­ría en­tre el ofi­cia­lis­mo y los gre­mia­lis­tas, así co­mo la to­le­ran­cia y el con­sen­so se­rán las cla­ves pa­ra des­tra­bar los con­flic­tos.

"Es­ta­mos vi­vien­do una si­tua­ción di­fí­cil en mu­chas ciu­da­des, los con­flic­tos sa­la­ria­les han pa­ra­li­za­do a gran­des ur­bes y en nues­tra pro­pia ciu­dad tam­bién se vi­ve es­te cli­ma, yo creo que lo ade­cua­do se­ría ha­cer un acuer­do so­cial co­mo se ha­ce en otros paí­ses, don­de el Go­bier­no y los sin­di­ca­tos se sien­ten a dia­lo­gar ma­du­ra­men­te, es la úni­ca for­ma de re­sol­ver es­ta si­tua­ción", opi­nó Jo­sé Luis Ober­to, ti­tu­lar de Agec.

En es­te sen­ti­do, ma­ni­fes­tó que "los tres ac­to­res so­cia­les que for­man par­te del con­flic­to tie­nen que con­sen­suar; es de­cir, el Go­bier­no pro­pi­cian­do el diá­lo­go, los em­pre­sa­rios te­nien­do res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y los gre­mia­lis­tas com­pren­dien­do que los sa­la­rios no se pue­den du­pli­car de un día pa­ra otro".

En tan­to, Gui­ller­mo Aón, se­cre­ta­rio de De­sa­rro­llo Hu­ma­no de la Mu­ni­ci­pa­li­dad, ex­pu­so que lo vi­tal es que los sec­to­res en­cuen­tren un pun­to me­dio y "ca­na­les for­ma­les de par­ti­ci­pa­ción me­dian­te los cua­les pue­da ha­ber un diá­lo­go res­pon­sa­ble". "Es cla­ve que se pon­ga es­fuer­zo pa­ra bus­car es­pa­cios y que los gre­mios los res­pe­ten y el Go­bier­no los ge­ne­re".

"Yo creo que los re­cla­mos pue­den ser efec­ti­vos en la me­di­da en que los dos sec­to­res pue­dan en­con­trar so­lu­cio­nes, pe­ro me­dian­te otra me­to­do­lo­gía que no afec­te a ter­ce­ros, lo im­por­tan­te es que se ge­ne­re diá­lo­go y se bus­quen ca­na­les pa­ra po­der ca­na­li­zar el re­cla­mo de otra ma­ne­ra que pue­da ser más efi­caz por­que evi­den­te­men­te és­ta que ve­mos no lo es", sen­ten­ció el fun­cio­na­rio.

A su vez, agre­gó que se de­be "fo­men­tar el res­pe­to a la ley que es­ca­sa­men­te es vi­si­ble con las me­di­das de fuer­za que hoy lle­van a ca­bo va­rios sin­di­ca­tos". "El me­ca­nis­mo de la pro­tes­ta que se usa es po­co cla­ro y es­tá en los lí­mi­tes de lo que sig­ni­fi­ca el de­re­cho a huel­ga por­que el pro­ble­ma es que es­tas for­mas per­ju­di­can a los tra­ba­ja­do­res", se­ña­ló.

Por su par­te, Sa­gri­pan­ti se mos­tró a fa­vor del re­cla­mo sa­la­rial de los sec­to­res, no obs­tan­te ma­ni­fes­tó que se de­be bus­car un pun­to de equi­li­brio pa­ra re­sol­ver el re­cla­mo de la me­jor for­ma. "Quie­nes tra­ba­jan de­ben sen­tar­se a dia­lo­gar y el Go­bier­no de­be acer­car­se a los gre­mios, yo creo que es­tá de­ma­sia­do ale­ja­do de ellos y tam­bién de la rea­li­dad so­cial que se vi­ve hoy en día. Los suel­dos es­tán acha­ta­dos, hoy el que tra­ba­ja es in­di­gen­te y es­tá en una si­tua­ción muy pre­ca­ria, hay mu­cha ex­plo­ta­ción", co­men­tó.

So­bre el re­cla­mo, el di­ri­gen­te so­cial rio­cuar­ten­se Pa­blo Ca­rri­zo tam­bién di­jo es­tar de acuer­do con el au­men­to de sa­la­rios, ya que es­to "rei­vin­di­ca al tra­ba­ja­dor pa­ra que pue­da vi­vir dig­na­men­te".

Sin em­bar­go, in­sis­tió en que al­gu­nos gre­mios de­be­rían ser pru­den­tes con lo que pi­den por­que "pre­ten­den ga­nar suel­dos muy por en­ci­ma, mien­tras que otros ni si­quie­ra lle­gan a la ca­nas­ta bá­si­ca, sin que ha­ya equi­dad".

"Al­gu­nos re­cla­man de­ma­sia­do, yo creo que el Go­bier­no tam­po­co da el ejem­plo con los suel­dos si­de­ra­les que co­bran, es im­po­si­ble que edu­quen a la po­bla­ción y les de­mues­tren a los gre­mios que lo jus­to es al­can­zar el va­lor de la ca­nas­ta bá­si­ca con la cual las fa­mi­lias pue­den vi­vir dig­na­men­te", afir­mó.

En con­tra­po­si­ción, Pao­la Arrie­ta, in­te­gran­te de la agru­pa­ción Em­pren­de­do­res So­cia­les, ase­ve­ró: "No me pa­re­ce jus­to el re­cla­mo por­que yo creo que la gen­te más hu­mil­de, que es la que ne­ce­si­ta, no tie­ne un sin­di­ca­to que lo de­fien­da ni tam­po­co nin­gún es­pa­cio pa­ra po­der ex­pre­sar sus ne­ce­si­da­des rea­les; pa­ra los que tie­nen y quie­ren más siem­pre hay lu­gar".

Pa­pel del Es­ta­do

Res­pec­to al pa­pel del Es­ta­do en la pu­ja sa­la­rial, Ju­lia Gui­lia­ni, miem­bro del pro­yec­to "Ca­sa Cul­tu­ral El Hor­mi­gue­ro", ase­gu­ró que la Na­ción no brin­da so­lu­cio­nes de fon­do a los con­flic­tos por lo que es im­po­si­ble que se ha­llen so­lu­cio­nes con­cre­tas que me­jo­ren la ca­li­dad de vi­da de los tra­ba­ja­do­res. "Hay ini­cia­ti­vas del Es­ta­do pa­ra pa­liar la po­bre­za y la ma­la si­tua­ción de los tra­ba­ja­do­res, pe­ro no las co­mba­ten, co­mo es el ca­so de la asig­na­ción por hi­jo que, si bien acom­pa­ño la ini­cia­ti­va, creo que no es una so­lu­ción de fon­do y más aún cuan­do no es­tá fo­men­tan­do el tra­ba­jo en blan­co".

"La gen­te sa­be que el Go­bier­no tie­ne re­ser­vas y fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra su­bir los suel­dos y es­to ha­ce que se en­du­rez­can los re­cla­mos, por­que el Es­ta­do no re­co­no­ce la ver­da­de­ra gra­ve­dad de la si­tua­ción de los tra­ba­ja­do­res", re­cal­có.

En es­te or­den, Sa­gri­pan­ti ase­gu­ró que el Go­bier­no de­be pro­mo­ver la crea­ción de em­pleos, no me­dian­te pla­nes so­cia­les si­no a tra­vés de pues­tos que cons­ti­tu­yan "un tra­ba­jo ver­da­de­ro con un suel­do que per­mi­ta vi­vir dig­na­men­te". "En la ciu­dad, año a año se han ido des­tru­yen­do pues­tos de tra­ba­jo, fá­bri­cas e in­dus­trias han de­sa­pa­re­ci­do y con ellas mi­les de tra­ba­ja­do­res. Los go­bier­nos mu­ni­ci­pal, pro­vin­cial y na­cio­nal tie­nen que crear po­si­bi­li­da­des, hoy en día hay mi­les de de­so­cu­pa­dos y a los que tra­ba­jan tam­po­co les al­can­za el suel­do pa­ra na­da".

Por otra par­te, Ober­to ex­pli­có que hay fa­len­cias del Es­ta­do pa­ra ofi­ciar co­mo me­dia­dor cuan­do hay sec­to­res que no quie­ren dia­lo­gar pa­ra lle­gar a un acuer­do sa­la­rial jus­to.

"Creo que mu­chas ve­ces el Go­bier­no es­tá au­sen­te cuan­do se tra­ta de sen­tar a las par­tes y en­ton­ces allí es­tá el pro­ble­ma y se al­can­za un ni­vel de con­flic­ti­vi­dad muy im­por­tan­te co­mo el que ve­mos aho­ra, só­lo por­que los sec­to­res no se sien­tan. Me pa­re­ce que nin­gún tra­ba­ja­dor quie­re es­cra­char a su pa­tro­nal por un au­men­to de suel­do, pe­ro si no les al­can­za pa­ra cu­brir la ca­nas­ta bá­si­ca es ló­gi­co que re­cla­men", sos­tu­vo el sin­di­ca­lis­ta.

Eco­no­mía in­ter­na

Asi­mis­mo, ex­pu­so que la Na­ción de­be­ría po­ner aten­ción en la ca­de­na que se con­for­ma si un em­plea­do ga­na más ya que así po­dría pa­gar sus im­pues­tos y se ge­ne­ra­ría un cir­cui­to de be­ne­fi­cio pa­ra am­bos. "Es ló­gi­co que si los sec­to­res es­tán bien pa­gos no se ge­ne­ra­rían pro­ble­mas im­po­si­ti­vos, la gen­te pa­ga­ría más los im­pues­tos y se mo­ve­ría más la eco­no­mía y el mer­ca­do in­ter­no, es­to es un cír­cu­lo", re­ve­ló.

En es­te pun­to coin­ci­die­ron los em­pre­sa­rios de la Unión In­dus­trial de Cór­do­ba, que un es­tu­dio, pu­bli­ca­do por PUN­TAL el sá­ba­do pa­sa­do, de­ve­ló que los con­flic­tos sa­la­ria­les son el se­gun­do mo­ti­vo que es­tan­ca el cre­ci­mien­to del sec­tor.

El ti­tu­lar de Agec ex­pli­có que la de­man­da y el con­su­mo in­ter­no es­tán es­tric­ta­men­te li­ga­dos con el po­der ad­qui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res, que con­for­man el prin­ci­pal mo­tor de la eco­no­mía en nues­tra ciu­dad. "Un em­plea­do que ga­na más, de­fi­ni­ti­va­men­te va a com­prar más, es­to va a re­dun­dar en un mo­vi­mien­to del mer­ca­do y la de­man­da se­rá ma­yor, sin du­da", ex­pu­so.

Comentá la nota