Puja en el Gobierno acerca de cómo se debe medir la pobreza

Puja en el Gobierno acerca de cómo se debe medir la pobreza

En el oficialismo se preparan para una suba del índice por el impacto de la recesión. Y debaten cómo plantear el tema en campaña. La ministra Stanley plantea que más allá de la suba del índice a raíz de la caída de los ingresos, hay que medir la pobreza de otra manera. El jefe del Indec, Jorge Todesca, defiende el índice actual y señala que es así como lo mide el mundo.

Mauricio Macri había pedido que su gestión fuera evaluada por la eficacia para bajar la pobreza. La última medición del INDEC dio una suba y se estima que la próxima -en marzo y sobre el segundo semestre de 2018- seguirá en aumento. Aun cuando busca potenciar el peso de la seguridad en la agenda, el Gobierno se prepara paraafrontar en la campaña la discusión sobre ese punto. El objetivo será poner el foco en obras como cloacas y programas como el de primera infancia para sostener como meta la reducción estructural de la pobreza, más allá del crecimiento actual por el deterioro de la economía.

La preponderancia de los ingresos o la incidencia de aspectos cuyos avances en todo caso serán a mediano y largo plazo abrió diferencias dentro del Gobierno sobre el método de medición de la pobreza. Un cambio este año quedó descartado por las críticas que implicaría implementarlo antes de las elecciones, aunque un consejo presidido por Carolina Stanley comenzó evaluaciones de ese tipo a modo de prueba. Jorge Todesca, titular del INDEC, defiende la actual medición por ingresos.

Aun cuando apuntan a que la campaña se mueva lo máximo posible por otros carriles, en la Casa Rosada preparan argumentos sobre economía y pobreza. “No hay que dejar de dar el debate. La inflación es una deuda pero pusimos el tema en la agenda y en muchos puntos se avanzó, que son los que no se miden y tienen que ver con la calidad de vida de las personas”, dijo un alto funcionario a Clarín. Algo de esa línea discursiva expresaron Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta en Dock Sud, en el acto por la obra que prevé cloacas para más de cuatro millones de personas.

Todesca ponderó la medición por ingresos y marcó su “comparabilidad internacional”, por encima del enfoque muldimensional. “Para el nivel de desarrollo de este instituto no es el método adecuado. Tiene densidad intelectual, pero no correlato de densidad metodológica. Tomar un atajo a mitad de camino es dilapidar recursos públicos”, dijo el titular del INDEC aClarín.

El funcionario marcó que el organismo mide características habitacionales, acceso a cloacas y otros servicios, cobertura médica y educación de manera complementaria, aunque sin método internacional consolidado la unificación en una cifra sería tomada como arbitraria. “Eso no quiere decir que las obras no hayan mejorado las condiciones de vida, pero la modificación de indicadores de tipo estructural llevan tiempo”, aseguró.

“Pobreza cero” fue uno de los ejes centrales de la campaña de Macri en 2015 y antes de las legislativas de 2017 volvió a ubicar el foco en este tema: “Si no logro bajarla, habré fracaso”.

De acuerdo con el último dato difundido por el INDEC, correspondiente al primer semestre de 2018, la pobreza pasó del 25,7% al 27,3% y la indigencia de 4,8% a 4,9%. Al anunciarlo Macri aseguró que los próximos índices, en marzo y septiembre, también mostrarán “retrocesos”.

La metodología actual busca establecer si los ingresos de los hogares cubren la canasta básica de alimentos (línea de indigencia) y otros consumos básicos no alimentarios (línea de pobreza), de acuerdo con la Encuesta Permanente de Hogares. A pedido del Gobierno técnicos del INDEC analizaron los sistemas de Colombia, México, Chile, Ecuador, El Salvador, Costa Rica, Panamá, Bhután y Pakistán, los países con mediciones multidimensionales.

Stanley viene impulsando un criterio más abarcativo que contemple cuestiones estructurales. “La pobreza no es sólo medible por ingresos, la entendemos de manera multidimensional. Hay que atender la emergencia porque el hambre no espera, pero también hay un trabajo de transformación a mediano y largo plazo”, dijo en diciembre la ministra de Desarrollo Social.

Los análisis multidimensionales incluyen indicadores de vivienda, servicios, educación, empleo, protección social y salud. El Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, presidido ad honorem por Stanley, conducido por Gabriela Agosto y a cargo del programa nacional de primera infancia, avanzó con mediciones de ese tipo a modo de prueba. Para el primer semestre de 2018 el porcentaje de pobreza dio 28,9%, más de un punto arriba que el del INDEC. “No son comparables los índices, miden cuestiones distintas”, sostuvieron en el Consejo.

Por el momento el INDEC mantendrá los ingresos como foco principal, el Consejo seguirá con las pruebas y la discusión tendrá un mojón el año próximo, con el nuevo Censo Nacional. Mientras, durante la campaña, Macri intentará explicar el resultado adversode la evaluación que él mismo pidió.

Coment� la nota