Puja en el Gabinete: De Vido vs. Kicillof y todos contra Cameron

Fuertes críticas al ministro de Economía que controla desde 2012 a Edenor y a Edesur.
El Gobierno busca disimular las internas desatadas por el desmanejo de la cuestión eléctrica, una situación que Clarín narró en su edición de ayer. Hay cuatro funcionarios que están bajo la mira: el ministro de Planificación, Julio De Vido; el de Economía, Axel Kicillof; el secretario de Energía, Daniel Cameron; y el jefe de Gabinete Jorge Capitanich.

Clarín detalló ayer sobre las críticas privadas que se realizan De Vido y Kicillof en privado, pero también sobre las desavenencias del ministro de Planificación con Capitanich, que quedaron expuestas cuando el chaqueño habló de “ cortes programados” y De Vido se disgustó. Los voceros de Planificación salieron rápido ayer desmentir grietas con Capitanich, pero no dijeron nada sobre las tensiones con Kicillof. “Tengo una excelente relación con el jefe de Gabinete, al que conozco hace más de 20 años, en los que hemos trabajado juntos desde diferentes funciones, siempre compartiendo una visión y un mismo objetivo”, expresó De Vido en un comunicado. Del ministro de Economía, ni una palabra.

En el verano de 2012, antes de la tragedia de Once, la Presidenta había dispuesto una revisión de los subsidios a la luz, el gas y el agua.

Aunque eran áreas que dependían formalmente de la estructura de Planificación, la Presidenta le encomendó la relación con las eléctricas tanto a Kicillof (en ese entonces, viceministro de Economía) como a De Vido. En Edesur, Planificación puso a Luis Barletta, un histórico del kirchnerismo en el tema eléctrico desde los tiempos de Santa Cruz. En Edenor, Kicillof ya había nombrado a su alfil Emmanuel Álvarez Agis, cuyo primer trabajo en el sector privado fue como director de la eléctrica como representante de la ANSeS. Ahora, Álvarez Agis es el número dos de Economía. En 2012, Kicillof se reunió varias veces con los directivos de las eléctricas, diciéndoles cómo regularía ese mercado.

El sindicalista Oscar Lescano (que falleció), s alía alarmado de esos encuentros, creyendo que se venía una estatización, y llamaba al ministro De Vido (con quién tenía confianza) para que evitara medidas drásticas.

El economista favorito de la Presidenta también metió a su gente en el ente regulador Enre, donde encargó que revisarán todas las acciones de la gente que venía de Planificación, en un gesto de desconfianza a la gestión “devidista”. En el medio quedó Daniel Cameron, secretario de Energía. Aunque supo estar bajo el ala de Planificación, su relación con De Vido está resquebrajada. Su foto jugando al golf en medio del apagón lo puso al borde de la renuncia.

Pero la Presidenta sabe que era uno de los “favoritos” de Néstor Kirchner.

Coment� la nota