Puja en la UIA: Adimra quiere a Venezuela en el Mercosur

La entidad que dirige Juan Carlos Lascurain pidió bajar el tono con el repudio a Chávez. Temen que afecte las ventas de maquinaria agrícola. Ya hay represalias con autos
Los industriales comenzaron a mostrar diferencias frente a la postura adoptada por la UIA contra el ingreso de Venezuela al Mercosur. Aunque para la gran mayoría de los sectores se trata de un mercado insignificante o nulo, para otros es estratégico. Es el caso de la industria metalúrgica, agrupada en la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la Argentina (Adimra), que preside el ex titular de la UIA, uan Carlos Lascurain, que reclamó a sus pares de la central empresaria "bajar el tono" con las críticas hacia el país bolivariano y, especialmente, con el reclamo para suspender su ingreso al bloque regional.

Trascendió, incluso, que la posición finalmente adoptada por la UIA de pedir la "suspensión" del ingreso de Venezuela al Mercosur no había sido avalada por Adimra inicialmente. La entidad había propuesto reanalizar las condiciones en las que se firmó el Protocolo de Adhesión y, antes de pedir la suspensión, corroborar que esas circunstancias cambiaron. Sin embargo, los intentos fueron frustrados y la votación fue luego unánime.

El planteo de los metalúrgicos, y fundamentalmente de la industria de maquinaria agrícola –que está muy golpeada desde la crisis con el campo–, fue expuesto por el vicepresidente Pymi de la UIA, Carlos Garrera, en la reunión del comité ejecutivo del martes. Con el temario focalizado en la discusión de la nacionalización en Venezuela de tres empresas del Grupo Techint, los empresarios discutieron la postura que adoptarían frente a la comisión del Mercosur de Diputados, a la que concurrieron horas más tarde. En ese marco, Garrera pidió, en nombre de la industria pero especialmente de los productores de bienes de capital, considerar que el sector realiza varias operaciones con Venezuela y que un pedido severo para evitar su ingreso al Mercosur podría perjudicar el intercambio.

"Hay varios proyectos que están en marcha y otros tantos en proceso de concretarse, que tienen que ver con el vasto plan de industrialización que busca implementar Chávez", señaló un directivo de Adimra. La fuente agregó que "Venezuela es un mercado estratégico para el sector" y que "plantear dar marcha atrás con el ingreso del país al bloque no es prudente cuando hay empresas que están sorteando con esas ventas el mal momento que están atravesando en la Argentina". Según los números de la entidad, las exportaciones del sector al país bolivariano rondan los u$s 600 millones anuales, de los cuales gran parte corresponde a maquinaria agrícola.

Autos en problemas

Los metalúrgicos no sólo temen que se cancelen operatorias ante esta ofensiva de la UIA, sino que comiencen a demorarse los pagos. Ocurrió con el sector automotriz, con el cual la deuda oscilaría entre los u$s 300 y u$s 500 millones y el cupo de importaciones de autos argentinos se redujo a la mitad. Trascendió que ante la firme posición empresaria contraria a Venezuela y los problemas financieros que atraviesa la gestión de Chávez, basados en la abrupta caída del precio del petróleo, el gobierno bolivariano les habría prohibido pagarle a las terminales argentinas.

La mayor parte de las ventas metalúrgicas se realizan vía los gobiernos, por lo que no existe, por el momento, problemas graves para cobrar. Sin embargo, el temor a una represalia, también con este sector, motorizó gestiones con el gobierno chavista y la semana pasada industriales de Adimra viajaron a Venezuela.

Comentá la nota