Puesta en valor de la zona

El municipio invertirá 22 millones de pesos, 3 hectáreas estarán destinadas a uso público, mientras la otra mitad será para explotación privada. Cuando la obra esté terminada, el borde del arroyo será un paseo peatonal público.
El intendente Miguel Lifschitz enviará al Concejo para su aprobación el proyecto del parque náutico en la desembocadura del arroyo Ludueña, que demandará una inversión de 22 millones de pesos en 6,3 hectáreas. De ese total, 3 hectáreas estarán destinadas a uso público, con un aporte de 4 millones de pesos a cargo del concesionario, y la otra mitad será para explotación privada, que deberá destinarle 18 millones de pesos. Cuando esté terminada la obra, el borde del arroyo será un paseo peatonal público, en su margen sur, desde Nansen hasta la desembocadura del Paraná. Actualmente, la zona está concesionada en manos de Gardebled, pero el contrato está por expirar. Desde el municipio señalaron que la iniciativa permitirá disponer de nuevos sectores para la recreación y la actividad náutica, a la vez que conformará un nuevo turístico para la región. Lifschitz afirmó que apenas el Concejo apruebe el proyecto, el departamento Ejecutivo llamará a licitación para tenerlo adjudicado antes de fin de 2009, por un período de 30 años.

"Es necesaria una puesta en valor de esa zona", indicó la secretaria de la Producción, Clara García, quien destacó que "la obra tiene una continuidad con otras concesiones de los últimos años, donde la inversión privada solventa una inversión publica importante para el acceso de todos los rosarinos y para el mantenimiento del área circundante a la inversión". La funcionaria municipal también subrayó que en los próximos 60 días la provincia comenzará una obra de saneamiento, dragado y canalización del arroyo. "Esos trabajos son de enorme importancia, y pedidos por los vecinos. Desde hace décadas que estaban pendientes", subrayó la funcionaria.

El proyecto prevé intervenciones en el espacio público con recorrido peatonal accesible a lo largo de los bordes del arroyo, nuevos trazados y senderos, parquización, forestación, alumbrado y equipamiento urbano; servicios destinados a la actividad náutica, como amarras para 220 veleros y camas para 312 lanchas, y servicios complementarios, entre los que se cuentan un galpón para la reparación de embarcaciones, una estación de servicio sobre el río, una escuela náutica, gimnasio, vestuarios y sanitarios, y un estacionamiento privado y público para 224 y 141 vehículos, respectivamente.

Durante la presentación, Lifschitz explicó que "el proyecto tiene como objetivo mejorar la oferta, ampliar los ámbitos disponibles para los rosarinos para disfrutar del río y para ofrecer servicios de calidad vinculados a la actividad náutica".

El área contará también con un sector gastronómico, salones de eventos para más de 600 personas, confitería bailable y emprendimientos comerciales, con vías de acceso rápidas y estacionamiento. La obra se enmarca en la política municipal de recuperación de los bordes ribereños de la ciudad.

Comentá la nota