Puesta en valor

Fueron presentados oficialmente los trabajos que se están llevando a cabo en Varese y Cabo Corrientes, que le están cambiando la cara para bien a ese sector de la costa de nuestra ciudad.
Se está poniendo en valor uno de los lugares más bellos de Mar del Plata, que tenía un retraso en materia de inversiones y que hoy se encuentra en plena etapa de transformación. Las obras incluyen la recuperación de espacios públicos, mejoras en las infraestructuras, la construcción de nuevos accesos y la parquización de todo este sector, que es una de las postales más conocidas de nuestra ciudad.

Esteban Ramos es el presidente de la firma Salimar S.A., que obtuvo la concesión de esta unidad turística durante una licitación realizada en 2005.

Noticias & Protagonistas: ¿Qué tipo de trabajos y cuál es el monto de la inversión que se está llevando a cabo en la zona de Varese, donde su firma es concesionaria?

Esteban Ramos: En realidad, lo que ya construimos en el sector de arena son unos 6.000 m2, lo que equivale a un edificio de treinta pisos. Es una superficie de casi 10 cuadras de largo, un sector amplio que no tenía nada, ningún tipo de servicios. Hoy ya cuenta con tres baterías de baños públicos terminados e inaugurados en el sector de arena, que abarca unos 800 metros. Construimos uno en cada extremo y otro en el sector central, con apoyo gastronómico, que complementa el servicio que la gente va a buscar a la playa. No se puede brindar sólo los servicios rentados correspondientes a los balnearios. El de los baños públicos es un servicio gratuito y muy necesario para quien va a la playa y permanece tres o cuatro horas, y en todos estos años la zona de Varese- Cabo Corrientes no lo tuvo nunca.

N&P: ¿En qué están trabajando ahora, precisamente?

E.R: Ahora estamos trabajando en lo que resta, el sector de la barranca, que estaba muy abandonado. Hasta los años ‘80 hubo una serie de hoteles construidos tiempo atrás; cuando se demolieron, la zona se parquizó y quedaron únicamente las bajadas que existían de los mismos hoteles. Eran bajadas de servicio que iban desde la avenida a la parte posterior de los establecimientos hoteleros, y permitían el acceso a la playa desde el boulevard. Estaban inconclusos, deteriorados, con cierto riesgo; por eso empezamos este año desde allí.

N&P: ¿A eso se debe el movimiento de tierra?

E.R: Hay que hacer movimiento de tierra para realizar las obras, claro, y por eso se alertaron los vecinos, pero se hizo una conferencia de prensa con el fin de explicar el tema. El movimiento de tierra es necesario para remplazar las viejas construcciones y sustituir las viejas escaleras por algunas rampas. La construcción de una escalera hubiera generado menos movimiento, pero hay criterios de exigibilidad actuales para los sectores públicos que reclaman, por ejemplo, la edificación de rampas, que requieren más movimiento de tierra. De todos modos, para el verano ese sector estará verde de nuevo porque se va a trabajar rápido y luego se parquizará como corresponde.

N&P: ¿Cuándo esperan finalizar con la totalidad del proyecto?

E.R: Tenemos un año más de trabajo; no estará terminado hasta el año que viene. El sector de la arena ya está finalizado, empezamos en este invierno con el sector barrancas, y esperamos terminar a fin del 2010. Durante el año que viene finalizaremos lo que queda.

N&P: ¿Qué quedaría por hacer en 2010?

ER: Terminar el restaurante de Cabo Corrientes, que ya lleva casi un 50% de construcción. Se va a reemplazar el restaurante que se encuentra en el sector central, lo vamos a demoler, y se hará otro en el mismo lugar pero con características arquitectónicas que sigan la línea del diseño actual, para respetar lo que se está haciendo en toda la bahía. Y a la altura de la avenida Colón se demolieron unas construcciones viejas: sobre ese mismo sector se piensa construir algo nuevo con iguales rasgos arquitectónicos.

Artesanos y vendedores ambulantes

N&P: ¿Qué va a suceder con el tramo que va desde Varese hasta el Torreón, que los últimos años ha tomado un aspecto tan feo, tan poco deseable para la costa marplatense, como imagen de nuestra ciudad? ¿Han estado en contacto con la gente que tienen allí puestos de ventas?

E.R: Esa feria está dividida en dos: una parte corresponde a los artesanos, y otra parte es la de los vendedores ambulantes. Esta fracción se encuentra en los límites de nuestra concesión, y cuando la ganamos se nos proporcionó la explotación de todo el sector, incluido éste. Por lo mismo nosotros pedimos a la Comisión de Turismo de la Municipalidad, hace un mes, que no renovara los permisos hasta convenir una especie de reglamento. Ambicionamos hallar mecanismos de acuerdo porque no queremos que nos afecte nuestra obra: buscamos elaborar una especie de estatuto, ya que nuestra inversión es importante y no queremos degradarla. Por lo mismo hemos charlado con los vendedores ambulantes, a través de su sindicato; pero con los artesanos no hemos podido tener reuniones. Es muy difícil, es un grupo muy complicado.

N&P: Es un grupo que ha desarrollado la idea tan en boga en nuestro país de que poseen todos los derechos pero sin acompañarlos de ninguna obligación.

E.R: Efectivamente, por ser artesanos se arrogan el derecho de usar un espacio público en virtud de una actividad cultural, pero no quieren asumir ninguna obligación en contraprestación por el uso de este espacio. Por eso pedimos aplicar alguna reglamentación, alguna especie de certificación o un reglamento interno, para poder conocer el nombre y apellido de quienes usan los espacios, y en qué calidad de artesanos y manualistas están allí. Es una situación compleja y tratamos de ordenarla porque corresponde, nos interesa porque están dentro de los límites de nuestra concesión. Nos preocupa además deslindar responsabilidades sobre todo desde el punto de vista laboral; pero también en los aspectos comerciales y penales, porque somos concesionarios, pero no tenemos nada que ver con ellos.

Un dato novedoso es que las tareas incluyen la construcción e instalación de un ascensor que unirá el Boulevard Patricio Peralta Ramos con el nivel de la playa, convirtiéndose en el primer lugar con esta forma de acceso en toda nuestra costa. Responde a la idea de un municipio accesible a todos por igual, eliminando así las barreras arquitectónicas que muchas veces impiden que las personas con alguna discapacidad, o los mayores, disfruten por igual de todo lo que la costa de Mar del Plata ofrece.

Comentá la nota