Una puesta a punto sin apellidos rutilantes y con el sabor de lo incierto.

Una puesta a punto sin apellidos rutilantes y con el sabor de lo incierto.
Con Acevedo, Busse y Vella como refuerzos, los Rojos esperan un nombre de peso por la salida de Montenegro, antes de otro torneo bajo presión.
Cada día agrega una cucharada de ansiedad y otra de nerviosismo a medida que el Apertura toma forma en la óptica de Independiente. Los Rojos miran hacia atrás sobre el hombro derecho y las tumultuosas imágenes del Clausura aún lo siguen. Al frente tienen los desafíos de la dura competencia que se avecina y que los encuentra en una posición no tan cómoda.

De exigente pretemporada en Necochea, el plantel sigue con la preparación en Villa Dominico, donde el DT Américo Gallego ya dio los primeros indicios de inquietud. "Estoy sintiendo la presión porque me llaman de todos lados. Los refuerzos no vienen y no puedo trabajar como quiero." Ya llegaron Walter Acevedo, Luciano Vella y Walter Busse, pero el entrenador quiere sí o sí un par de nombres de peso (ver aparte), sobre todo en la delantera y ante la transferencia de Daniel Montenegro, goleador de Independiente en el Clausura, con 12 conquistas, a América, de México.

Da la sensación, según las últimas prácticas y los dichos de Gallego, de que de una vez por todas tendrá la oportunidad el juvenil Patricio Rodríguez, más aun sin Montenegro. Es más, el propio entrenador dijo que era su momento y que ya no quería llamarlo más "Patito", en una clara muestra de respaldo. "Tiene que ponerse el equipo al hombro", sentenció, además. "Creo que puedo rendirle al plantel. Estoy muy ilusionado por el campeonato que va a empezar", aseguró Rodríguez, que se lució en los amistosos del verano de 2008, pero que luego no tuvo demasiada continuidad.

Aunque limitados por la situación financiera, Gallego y el presidente Julio Comparada coincidieron en que el grupo necesitaba jugadores con personalidad. Y en la lista, se agregó Carlos Matheu, que se entrena con el grupo mientras continúan las negociaciones con Cagliari, de Italia, dueño del pase del defensor, que volvería al club de Avellaneda luego de un año en Europa.

A simple vista, pese a que habrá que esperar para saber cómo el Tolo ensambla el equipo y define el esquema, el sacudón anímico no llegará desde los apellidos de las individualidades.

Todos saben que el margen para las equivocaciones será mínimo. Las últimas campañas debilitaron el promedio y, si bien no empieza entre los más comprometidos, una rápida sucesión de malos resultados lo pondría en la zona de riesgo, por lo menos en los puestos de la Promoción. El conjunto estará en observación en la primera fecha, nomás, ya que la gente explotó contra los jugadores y contra los dirigentes en las jornadas finales del torneo pasado. Aún a resguardo por el título en el Apertura 2002, Gallego se salvó de las críticas, pero el crédito también irá recortándose para él si las victorias no se dan con la frecuencia esperada.

Gallego le presta atención a cada detalle. Y, en particular, en otra muestra de preocupación, se detuvo en la programación cuando la AFA informó el calendario. "No quedé para nada conforme. Me puse nervioso cuando me enteré. Tenemos los clásicos de visitante, a Vélez y a Estudiantes juntos, empezamos con Newell´s y terminamos con Lanús. Muy complicado, está bravo. Prefiero ir a la guerra antes que el fixture que nos tocó. Me llama la atención que me hayan puesto contra River, Boca, Racing y San Lorenzo de visitante."

Independiente trata de reacomodarse como puede antes de un campeonato que lo encontrará bajo los distintos ángulos de la presión.

7

puntos

es la ventaja con la que Independiente empezará el Apertura sobre Gimnasia (LP), que comenzará en la Promoción.

El Tolo quiere goles

Figueroa: la espera finalizará mañana

Américo Gallego se inclinó desde la apertura del mercado de pases por Luciano Figueroa, que no es tenido en cuenta en Genoa, de Italia. El presidente Julio Comparada dijo que se le hizo una buena oferta. Por otra parte, se esperará una respuesta hasta mañana.

Silvera: el grato recuerdo y la charla

Ante la indefinición de Luciano Figueroa, Gallego ya le habló a Andrés Silvera, que anunció que no seguirá en San Lorenzo. Campeón y goleador de los Rojos en el Apertura 2002, aparece como la alternativa más cercana para incorporarse.

El tolo quiere goles.

Comentá la nota