Puertos: confían en que morigeren el impuestazo

El presidente de la Cámara Portuaria de Zárate-Campana, se mostró optimista respecto a la posibilidad de que el Gobernador Daniel Scioli, vete el polémico artículo 26 que incrementa los valores en las tasas de carga y descarga y que podrían dejar sin competitividad al sector, afectando a las empresas y a numerosos trabajadores.
El gobernador Daniel Scioli, decidió finalmente recibir el martes próximo a las Cámaras Portuarias Bonaerenses para determinar consensos que permitan morigerar el impacto de la ley impositiva votada por el Congreso bonaerense días atrás.

Si bien en la reunión que el mandatario mantuvo con la Mesa Agropecuaria provincial, habría existido un "compromiso" de vetar el artículo 26, según expresó el senador Patricio García, "la aplicabilidad de la reforma (impo-sitiva) es a partir del año 2010, por lo que tenemos tiempo de trabajar en el marco de una Comisión Bicameral", que estaría integrada además por Arba y los sectores productivos.

Por su parte, el presidente de la Cámara Portuaria de Zárate – Campana, Carlos Schenoni, explicó a EL DEBATE, que "Según tenemos información, el gobernador está pensando en vetar el artículo 26 que habla de las tasas de cargas portuarias".

Añadió el dirigente que "las perspectivas parecen ser buenas para los puertos a pesar de todo" porque "cuando hicieron los números se dieron cuenta que era ‘pan para hoy y hambre para mañana’ porque las cargas se irían para otros puertos (fuera de Buenos Aires) entonces no habría que cobrar".

Schenoni destacó que "ahora (el Ejecutivo) estaría pensando en algo más razonable y sería que todas las cargas paguen unos dos pesos por tonelada (iban a pagar entre tres y cuatro veces más), lo cual tendría otro color. Los puertos no nos negamos a pagar una tasa, ya pagamos Ingresos Brutos y Ganancias, pero si hay que colaborar con el Gobierno al menos pedimos que sea una tasa razonable y que sea pareja para todos".

Afirmó además que "me llegó una nota por la cual el Concejo Deliberante del partido de General Pueyrredón solicitó al Ejecutivo provincial que vete el artículo 26 y creo que sería bueno que todos los concejos deliberan-tes bonaerense de los distritos que tienen puertos tomen una medida similar. Debemos trabajar en conjunto todas las localidades ribereñas que tienen puertos".

El artículo 26 establece un incremento en los impuestos a los Ingresos Brutos en lo vinculado a las explotaciones portuarias y es el que generó la conflictividad.

En Campana y Zárate los puertos trabajaron normalmente, aunque hubo medidas de fuerza en otros tantos, como el de San Pedro.

"Debemos saber hacia dónde vamos con un planeamiento a largo plazo, no se pueden seguir tomando medidas espasmódicas, porque esto es parte del ‘apriete’ que le hace el Gobierno Nacional al Provincial para alinearlo. Esto debe quedar bien en claro", remarcó Schenoni.

Desde la oposición

Por su parte el senador Andrés Antedoménico aseguró que "esta ley significa un nuevo y en nuestra región implica un impuestazo que llega, según las zonas, entre el 70 y 100%".

Los bloques del Acuerdo Cívico y Social -GEN y ARI por la Coalición Cívica y UCR- votaron en contra de la norma, el bloque oficialista la avaló y los senadores del Pro no se sentaron en sus bancas a debatir el proyecto.

"Desde nuestra bancada he-mos rechazado categóricamente esta norma que tiene como único objetivo incrementar la caja pro-vincial para paliar el déficit fiscal de la Provincia. Es un despropósito", señaló Antedoménico.

Uno de los aspectos más cuestionados de la ley es el artículo 26 que grava la carga y descarga de mercadería, dentro del Impuesto a Ingresos Brutos, en los 14 puertos comerciales bonaerenses con una tasa de 6 pesos por tonelada para la exportación, 18 pesos para la importación y 3 pesos por tonelada removida.

"Esta tasa significa un perjuicio enorme para los puertos de Zára-te- Campana, Ramallo, San Pedro y San Nicolás, porque corren riesgo de desaparecer. El destino de estas cargas va a ser el puerto de Rosario y el costo de flete lo va a terminar pagando el propio productor o el comerciante intermedio. Por este motivo denunciamos que esta tasa es una retención encubierta", puntualizó el legislador.

Nuevos cánones

El adicional que se impone a través del artículo 26 es el si-guiente:

1) Pesos seis ($6), por cada tonelada o fracción superior a quinientos kilogramos (500 kgs.) de mercadería cargada en buques durante el mes.

2) Pesos dieciocho ($18), por cada tonelada o fracción supe-rior a quinientos kilogramos (500 kgs.) de mercadería descargada de buques durante el mes.

3) Pesos tres ($3), por cada tonelada o fracción superior a quinientos kilogramos (500 kgs.) de mercadería removida durante el mes.

Comentá la nota