El puerto sigue paralizado y son millonarias las pérdidas

El puerto sigue paralizado y son millonarias las pérdidas
La policía liberó los accesos y los pescadores quedaron cerca de las guardias de la Prefectura. Desde el Consorcio de Gestión se estima razonable que las empresas resguarden a sus trabajadores y se cuestionó el tiempo perdido desde la Nación y la Provincia.
Casi un puerto fantasma.

Policías, Prefectura y pescadores montaban guardia en pocos metros, entre restos de algunas gomas humeantes, las cenizas y las polvaredas que levantaba el viento.

Muy cerca, el puerto seguía desierto y paralizado bajo un sol intenso que sólo soportaban unas aves de rapiña apuradas en devorarse lo que quedaba de una paloma.

Adentro y afuera, se multiplicaban las leyendas pintadas en contra de Jorge Otharán y del Consorcio de Gestión que preside.

Sin bloqueos desde ayer al mediodía, cuando un operativo, previa intervención de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 3, volvió a despejar los accesos a los puertos de Ingeniero White y Galván, con policías apostados en los espacios de jurisdicción provincial y personal de Prefectura en los ámbitos federales, la presencia de grupos pescadores en las adyacencias bastaba para sostener un "muro" que nadie se atrevió a atravesar.

Hay cálculos que estiman pérdidas diarias que rondan entre los 800 y el millón de dólares. El conflicto atraviesa su octavo día.

"Todo igual"

Liberar los accesos de ingreso y egreso, tanto el de Vélez Sarsfield y Rubado como el de Guillermo Torres y Rubado, hasta las vías ferroviarias, fue la directiva del jefe de la Departamental, Héctor Maggi, que a las 11 de ayer dijo haber recibido el comisario Marcelo Bianchetín, quien aseguró que su tarea se limitó a liberar los espacios que competen a la jurisdicción bonaerense. Más allá de ese límite, la responsabilidad es asumida por la Prefectura Naval.

En la noche del miércoles, cuando la policía trataba de constatar la comisión de un delito de acción pública y, eventualmente, proceder al desalojo, se encontró con los accesos despejados porque los pescadores habían ganado la ría con sus lanchas, pero a las 5, retomaron los bloqueos. Fuentes judiciales se quejaron de que todo esto sucedió "en las narices" de la Prefectura.

Agustín Moreno, director del Consorcio de Gestión del Puerto en representación de los propietarios de buques, indicó que más allá de las actuaciones que les cupo a la policía provincial y a la Prefectura, el puerto sigue paralizado porque el conflicto con los pescadores está vigente "y es muy razonable que las empresas cuiden la integridad física de todos sus trabajadores".

"No estamos en contra del reclamo de los pescadores, que quede claro, pero la comunidad empresaria y trabajadora del puerto de Bahía Blanca está pagando las consecuencias por una desinteligencia del gobierno provincial y nacional que no atendió un problema planteado hace un año", agregó Moreno.

El director dijo desconocer si la ría está contaminada, como lo afirman los pescadores, y que esa sea la causa de la pérdida de la pesca.

"No tengo en mis manos un estudio. Escucho a quienes dicen que no, y a quienes dicen que sí, pero no entro en ese terreno. Tengo que resaltar que los pescadores piden ir al Riacho Azul y, para eso, la reconversión de la flota, y jubilaciones. Me duele, insisto, que no se haya llegado a una solución entre ellos, la Provincia y la Nación. Tienen derecho a reclamar y, si tienen razón, hay que atenderlos. En caso contrario, demostrárselo, pero se perdió un año".

Moreno advirtió que las secuelas económicas son de gran magnitud, tal vez superiores a los 800 mil dólares, porque hay que analizar muchos factores, como las pérdidas de los buques que están afuera, el lucro cesante, el de las empresas y lo que surge de la falta de productividad.

"Las empresas se encargarán de hacer conocer sus pérdidas, pero lo más importante ahora es llegar a una solución consensuada y no un acuerdo por la fuerza, porque así quedarán heridas y todos somos parte de la comunidad portuaria".

"Llegar al fondo"

El director provincial de Pesca, Juan Domingo Novero, aseguró ayer que no sólo son los pescadores los que afirman que la ría está contaminada y que se aguardan los resultados de una serie de estudios que deben entregar los especialistas del Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable (OPDS).

"Hace un año que estamos con este tema y no es fácil llegar a la solución. Para llegar al fondo del caso hay que juntar a todas las partes, porque mucha gente de Bahía Blanca, más allá de los pescadores, tiene el mismo criterio acerca de que la ría está contaminada y que allí no se puede pescar más", indicó Novero en un breve diálogo telefónico con este diario.

El funcionario precisó que el gobernador Daniel Scioli dispuso que el OPDS enviara dos equipos para seguir evaluando la calidad de las aguas del estuario bahiense.

Novero también dijo que el nuevo ministro de la Producción, Ariel Franetovich, convocó la semana anterior a todas las empresas a una reunión de urgencia, pero que sólo acudieron tres, entre ellas, una firma brasileña que se radicará en el 2012.

Tras admitir que no es mucho lo que puede hacer desde la dirección de Pesca, Novero instó a una amplia concertación para llegar al fondo de la cuestión "porque no alcanza con el paliativo de un subsidio".

"Sobre la mentira no puede haber una solución"

--¡La-bu-rar..! Los pescadores queremos laburar y que todo esto se termine rápido-- insistió ayer Eduardo Difilippi desde la puerta de la Cámara de Pescadores que integra.

--Si hace tanto tiempo que no trabajan, ¿de qué viven?

--Nos ayuda la familia, sacamos fiado y entre los compañeros nos damos una mano.

--¿Y la comunidad whitense?

--Una parte responde; la otra... no.

--¿Buscan otro aporte económico?

--Sólo un paliativo, pero se deben respetar los puntos fijados hace 10 meses, como la jubilación para nuestros viejos y la reconversión de la flota para pescar mar afuera, porque las lanchas que tenemos no sirven. ¡Ojo!, nos vamos obligados por culpa de los que contaminan.

--Las empresas aseguraron en la Municipalidad que no contaminan.

--¿Quién arruinó la ría? ¿El Espíritu Santo? Que no nos tomen por estúpidos.

--¿Qué le dijo Moyano?

--Que hablaría con Cristina Kirchner. Con decisión política se arreglan todos los problemas y el primero es un control estricto sobre las plantas industriales para que dejen de contaminar.

--Pero la Municipalidad y la Provincia aseguran que controlan.

--Hablemos en serio. Al CTE lo pone el Consorcio, que está con las empresas. Todos dicen que la ría está limpia y sobre la mentira no puede haber una solución.

--¿Hubo incidentes durante el desalojo de los bloqueos?

--La policía nos amedrentó en vez de ir a buscar a los narcotraficantes o a los cortadores de autos que asesinan. Nosotros estamos aquí por una causa justa.

Pedro Santos, el presidente de la Cámara, recordó que a los 12 días que sumó el conflicto en el verano se le agregan los ocho de ahora y que por cada jornada parada en el puerto se pierden 800 mil dólares. ¿Cuanto hace falta para arreglar definitivamente este problema?, se preguntó. Y se respondió que hubiese bastado con menos dinero.

--¿Podrán cerrarse todas estas heridas?

--Las puñaladas en la espalda son las que más duelen. Y la más grande la puso el presidente del Consorcio: Jorge Otharán. El, como todos los que estuvieron antes, se inspiraron en recaudar pero se olvidaron de los pioneros: los pescadores.

Comentá la nota