El puerto fue reabierto y opera con normalidad

Buscan saber cuáles fueron los efectos del temporal sobre el banco de arena que existe sobre la escollera Sur y que amenaza con desmoronarse y obstruir el canal secundario.

El puerto de Mar del Plata comenzó a operar con normalidad tras el temporal y la fuerte crecida del mar ocurrida anteanoche, luego de permanecer cerrado durante varias horas a causa de las malas condiciones meteorológicas. La estación marítima local fue reabierta el jueves a las 18, explicó el jefe de la Prefectura Naval de Mar del Plata, Ricardo Frontini. "El puerto había sido cerrado entre las 6 de la mañana y las 12 del martes y permaneció cerrado entre las 15 del miércoles y las 18 del jueves", precisó, señalando que desde entonces la operatoria "ha sido normal".

Frontini explicó que si bien una vez que aminoró la magnitud de la tormenta había varios buques fondeados frente a la costa marplatense, su presencia obedecía no a que estuvieran esperando ingresar al puerto, sino a que sus capitanes aguardaban a que el clima mejorara para retomar sus tareas de pesca en altamar. De hecho la mayoría de esas embarcaciones se encontraban en las cercanías de Mar del Plata refugiándose del temporal, luego de recibir un aviso de alerta de la Prefectura.

Ayer al mediodía Frontini señaló que a pesar del viento que persistía en las últimas horas y del "oleaje considerable" la estación marítima fue reabierta, permitiendo la salida de embarcaciones.

Banco de arena

Lo que resta es establecer a ciencia cierta es cuáles fueron los efectos del temporal sobre el banco de arena que existe sobre la escollera Sur y que amenaza con desmoronarse y obstruir el canal secundario, que es el único -de los dos existentes- que está en condiciones de ser transitado por los buques.

Durante el temporal se temió que las pésimas condiciones climáticas hubieran provocado dificultades todavía más graves que las que ya existen para el ingreso y egreso de embarcaciones a la ciudad.

En principio un estudio realizado días atrás determinó que el canal admitía el ingreso de buques de hasta 150 metros de eslora, lo que si bien permite la operación de pesqueros, condiciona a los portacontenedores.

Además se había señalado que en el transcurso de un mes, la sedimentación había provocado la acumulación de más de 10 mil metros cúbicos de arena.

Si bien no está en los planes de las autoridades realizar en lo inmediato un nuevo estudio, es probable que luego de la fuerte tormenta de las últimas horas se haya producido un empeoramiento de la situación.

Esto será algo que, en principio, sólo podría corroborarse una vez que los buques vuelvan a operar y sus capitanes puedan realizar una apreciación sobre las condiciones en las que se encuentra ahora el canal de acceso.

Comentá la nota