"El puerto está operativo y es el momento de hacerlo arrancar"

Una empresa fluvial viene con una frecuencia semanal al Puerto de Santa Fe. El transbordo se hace en Montevideo. Se han concretado operaciones con destino a África y otras provenientes de Oriente. Apelación a utilizar sus instalaciones a pleno.
"El empresario santafesino, que siempre pidió por su puerto, hoy lo tiene operativo y con tarifas competitivas. Es el momento de utilizarlo y de acercarse a empresas para que lo asesoren".

Así se expresaron Diego Vittori y Fran Zvirgzdins, socios de la firma Comext Solutions SRL, dedicada al comercio exterior. Recientemente, la firma ha incorporado el rubro Fletes internacionales (fluvial, marítimo, terrestre y aéreo). Es un servicio integral, puerta a puerta, de logística; desde la empresa exportadora hasta el destino final y desde un puerto internacional hasta el comprador en la Argentina.

Jóvenes, conocedores de los desafíos como operadores de comercio exterior, se han planteado uno mayor al incorporar el rubro de los fletes internacionales. "Hace dos años empezamos a trabajar con la posibilidad de utilizar el Puerto de Santa Fe como salida de cargas en contenedores". Lo califican como un comienzo "duro" porque "no se conseguía a nadie que apoyara esta iniciativa en forma privada".

Se refieren a barcazas que ingresaran a nuestra estación fluvial. "Después de conversar con muchas empresas navieras fluviales, que hacen los tramos Montevideo-Paraguay o Buenos Aires-Paraguay, apareció una firma que se llama MSG, que apostó por el puerto santafesino. Hoy es una realidad que se pueden embarcar cargas para la exportación como recibir mercaderías de importación en el Puerto de Santa Fe, vía Puerto de Montevideo".

Refieren que concretar una frecuencia semanal tiene un costo y, hasta que no se logra una carga mínima crítica, la empresa naviera va a perder dinero. "Ellos están apostando al futuro de este puerto y, por un contenedor, entran", afirman

Explican que este apoyo tiene un tiempo, que no es eterno, por parte de las compañías para lograr una masa crítica de cargas, porque -explican- "no deja de ser una actividad privada que no cuenta con ningún subsidio".

Vittori y Zvirgzdins sostienen que "se ha demostrado que vienen por un contenedor, pero necesitamos que se sumen los empresarios santafesinos como una condición de no subsidiar un flete ni pagar más de lo que están pagando actualmente vía Buenos Aires o Rosario. La cuestión es que se animen a utilizar el puerto: tiene tarifas competitivas; ésta es la gran diferencia, aquí no se le pide a ningún empresario que subsidie nada", aseveran.

Crisis y cambios

MSG vino a Santa Fe por los envíos de Cervecería Santa Fe a Paraguay, siendo ése un embarque puntual.

Zvirgzdins agrega que "el mundo cambió. Cuando no se estaba en crisis, hacían falta camiones, lo que hizo que el costo de los fletes internacionales subiera significativamente. En Paraguay se dio un problema de logística muy grande y la Cervecería, independiente de la situación, necesitaba abastecer al vecino país; entonces, contrató el servicio, pero puntualmente para hacer un tráfico. Lo mismo hizo la empresa Cinter cuando debió llevar cargas a Montevideo.

"A partir de agosto del año pasado, la crisis hizo que sobrara espacio en los barcos y los fletes, tanto terrestres como marítimos; que cayeran rotundamente". Vittori indica que, hasta esa fecha, había una gran demanda de comercio exterior y el Puerto de Buenos Aires había llegado a un punto de saturación. Era costoso para las cargas y el empresario no tenía certeza de cuándo ni cómo iba a trasladar su mercadería. Uno llevaba un contenedor al Puerto de Buenos Aires y no sabía en qué barco iba a salir. Hoy, con la crisis, el Puerto de Buenos Aires vuelve a ser medianamente competitivo, pero, de aquí a dos o tres años, lo volveremos a tener saturado.

"En este momento, en que el sobrante de bodegas es importante, es la oportunidad de aprovechar los puertos fluviales del interior" para generar flujos propios. "Dentro de dos o tres años, no más, el Puerto de Buenos Aires volverá a estar saturado".

Los empresarios logísticos sostienen que, "si no hacemos funcionar a los operadores de comercio internacional como nuestra empresa y a otros actores, el Puerto de Santa Fe no arranca más; es la oportunidad de hacerlo. Si no llega a tener esa masa crítica, en un año estará abandonado el proyecto".

Al consultárseles si observaban dificultades en cuanto a la Aduana y Senasa, respondieron que no. En el caso del Senasa, certifica siempre que la mercadería salga por puerto internacional; "sale FOB", precisa Vittori, quien agrega que "la Aduana funciona perfectamente y que muchas empresas hacen las gestiones desde sus instalaciones". Por ejemplo, no hubo inconvenientes con el embarque de bebidas con destino a Camerún.

Comext Solutions SRL espera dos contenedores para la firma FacorSA (importación de radiadores) para el 18 de este mes y ha cerrado otra operación, con un contenedor de prueba, para una firma que se dedica a elementos para computación, que en breve estaremos cargando. "El puerto ha comenzado a moverse pero se necesita más", concluyen los visitantes.

Comentá la nota