Puerto Deseado: Subsidios para trabajadores y caída de las exportaciones

La encrucijada actual que vive la actividad pesquera ya mostró sus primeros síntomas en esa ciudad, primero con los marineros y los estibadores que cayeron en cuenta que ambas flotas –la del calamar y el langostino– permanecerán inactivas hasta el año que viene, y recientemente con el STIA, que fustigó duro contra Santa Elena al reclamarle el pago atrasado de una quincena.
Que los conflictos se suceden en Deseado como efecto dominó no es nuevo pero esta vez la realidad es distinta, sólo hace falta echar una rápida mirada para ver que la actividad en las plantas es escasa, la mayoría de ellas salvo Pioletti trataron de salvarse procesando calamar, pero la ecuación final no pareció cerrarles a todas. “Es cierto que estamos inmersos en esta crisis internacional pero las empresas españolas aguantan porque sus firmas matrices las amparan, lo grave es lo que están viviendo las argentinas que deben soportar el cimbronazo de los costos que hasta se quintuplicaron y la volatilidad del precio del langostino”, razonó un actor vinculado hace más de 25 años a la actividad pesquera.

Todos por el fondo

Para morigerar el impacto negativo de la crisis pesquera, en Puerto Deseado se logró algo inédito; que los gremios que en muchos casos manifestaban cierta rivalidad se unieran para peticionar ante las autoridades provinciales por un fondo que compense la escasa actividad del sector. En ese sentido fuentes oficiosas hicieron trascender que la firma de ese fondo será rubricado por el gobernador Peralta, quien según los gremialistas del SOMU local se comprometió a auxiliar a los trabajadores “con algunas medidas de fondo”.

Al detallar las medidas a tomar anticipadas por el Gobernador, el dirigente del SOMU, Carlos Ramos, indicó que la principal se basa en la permanencia de los barcos en puerto, “Peralta quiere que los buques que tengan permiso tangonero se queden en el puerto y cada buque tome 3 marineros de guardia a quienes las empresas le pagarán una suma cercana a los 3.200 pesos, hay 38 barcos en el puerto y por lo menos 150 marineros van a estar ocupados en las guardias y a los que no logren acceder a ese trabajo se les entregará un fondo que compense la falta de actividad, en unos será más y en otros menos, la idea es que el trabajador pueda pasar lo mejor posible este parate”, sostuvo.

Fondo

El fondo compensador también será otorgado a los estibadores, quienes se mostraron conformes al haber arribado a un acuerdo. En ese sentido, Raúl Coliboro anunció que la suma acordada será de 2.250 pesos por cada trabajador, “este dinero lo percibirán a partir del 10 de noviembre hasta febrero, cuando se produce una baja en la actividad y los únicos barcos que quedan operando son 2 fresqueros, el mercante y ahora los 2 remolcadores que prácticamente no le dan trabajo al estibador”, razonó, al tiempo que aclaró que el fondo también será extensivo hacia otros operarios de la actividad como guincheros y apuntadores.

Por unica vez

Víctor Aguilar, delegado normalizador del STIA, tras fustigar a la empresa Santa Elena a la que acusó de irresponsable por el atraso en el pago de una quincena, confirmó que el fondo que recibirán los trabajadores nucleados al gremio será por única vez, “el pago que saldrá de las empresas se hará por única vez porque las plantas van a seguir en actividad y les pagarán a los trabajadores las 8 horas como corresponde” señaló, acotando que las cooperativas no recibirán ningún tipo de ayuda, “es sólo para gente del sindicato, las cooperativas tienen su fondo propio creo, además estuvieron trabajando muy bien durante todo el año”, aseguró.

Buques paralizados

Una de las medidas a las que apeló el SOMU para lograr la cancelación de las deudas al personal de marinería fue la paralización de la descarga de los buques, en este caso las empresas perjudicadas resultaron Santa Elena y Vieira, aunque al cierre de esta edición y habiendo cancelado la totalidad de los haberes correspondientes a los marineros, Santa Elena probaba suerte en el muelle intentando la descarga del buque Magdalena. “Esperemos que los muchachos entren en razón porque tenemos compromisos que cumplir con las exportaciones que ya fueron pautadas”, señaló Oscar Sarza, gerente local de la firma.

Reclamos

En cuanto al reclamo del STIA, Sarza fue categórico al señalar que le parecía exagerado; “Santa Elena no debe 2 meses, debe sólo la quincena que en estos días será cancelada”, el gerente estimó un valor cercano a los 90 mil pesos, a razón de 1.100 pesos por empleado.

Los numeros

Por si faltara una evidencia más que demostrara la crítica situación que vive el sector pesquero, Darío Ruiz -de la terminal de cargas Costanera- indicó que este año se movieron 4.420 contenedores contra los 5.588 del año pasado.

“Las exportaciones bajaron mucho, si se tiene en cuenta que en el 2007 se vivió una crisis muy importante por la quema de las plantas pesqueras, que incluso hubo un período de 2 meses en que no salió un solo contenedor, pero ahora sin que se haya sufrido medida alguna que paralice las exportaciones, por Costanera salieron 150 contenedores menos” estimó, para luego acotar que bajaron las exportaciones de calamar y las de langostino se mantuvieron.

Comentá la nota