El Puerto es candidato

El Puerto es candidato
Los principales postulantes porteños a diputado nacional reclaman el traspaso de la terminal más importante del país a la órbita de la Ciudad de Buenos Aires
A cinco días de las elecciones legislativas, LA NACION consultó a los candidatos a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires de los principales partidos políticos para conocer sus planes respecto de las diversas problemáticas portuarias.

1) ¿Cuál es la postura con el tema del Puerto (el conflicto de jurisdicción entre la Nación y la Ciudad) y las propuestas al respecto?

2) ¿Tienen alguna iniciativa respecto del ferrocarril de carga?

3) ¿Qué debería hacerse para reordenar el tránsito de camiones en la zona portuaria?

4) ¿Qué opina del proyecto por el que Ivetra, el gremio de los camioneros, y dos terminales portuarias exigen el pago de 14 dólares más IVA por el movimiento de cada contenedor vacío o lleno que opere en el Puerto de Buenos Aires para financiar una playa de estacionamiento para camiones y almacenamiento de contenedores vacíos?

5) ¿Apoya alguno de los proyectos que se presentó como iniciativa privada para construir una terminal de cruceros?

6) ¿Tiene en carpeta alguna propuesta para la creación de zonas de actividades logísticas o potenciar las existentes?

* Pro

1) La Ciudad de Buenos Aires lleva quince años de normativa sin cumplirse, tenemos una autonomía incompleta, jaqueada por intereses que priman sobre las interpretaciones del artículo 129 y el 75 de nuestra Constitución Nacional. El árbitro decisor de este conflicto deben ser los ciudadanos de la Ciudad que exigen permanentemente a las autoridades nacionales y locales que se respete y cumpla el mandato constitucional. La Ley 24.093 dispone la transferencia a las provincias del dominio y/o administración portuaria de los puertos que se encuentran en sus territorios. Entre los puertos a transferir se encontraba el de Buenos Aires, pero esta previsión fue vetada por el decreto 1029/92 (BO 26/06/92). Está comprobado que cuando las provincias dependen del gobierno nacional, la discrecionalidad es el parámetro de distribución.

La Secretaria de Vivienda adeuda a las provincias del financiamiento del Plan Federal de Vivienda, $1227 millones del presupuesto actual de 2008. Esto significa que algunas provincias no pueden cumplir con las necesidades de los ciudadanos por falta de giros desde la Nación. En términos de educación, que debería ser la prioridad nacional, la Ciudad recibió un 45% menos de lo previsto en 2008. Esa suma está en manos del ministro De Vido. El Ministerio de Educación también subejecutó esa partida, la Ciudad recibió un millón de los quince previstos. Además de no construir las escuelas, las sumas que no se recibieron corresponden a un préstamo del BID.

2) Creemos que hay que potenciar el ferrocarril como un medio de transporte de carga para el crecimiento tanto de la Nación como de la Ciudad. Además es necesario invertir en la potenciación de canales fluviales que mejorarán la circulación y abaratarán los costos, permitiendo invertir en otras áreas. La expansión y dragado de canales preexistentes para soportar buques de mayor porte es accesible y debe realizarse en distintas zonas del país. Para grandes distancias (más de 300 km) es conveniente hacer combinaciones de los distintos medios (carreteras, canales fluviales, ferrocarril). En general, las condiciones del país favorecen el uso y tendido de ferrocarriles.

LA NACION debe estar conectada, para ello el proyecto de canalización del Río Bermejo es fundamental para lograr estas mejoras así como la Hidrovía hasta Formosa. Las ventajas de esta canalización no son solamente por cuestiones de transporte, sino que también sirven para solucionar problemas de inundaciones, riego, etc.

3) Buscamos que se reduzca la cantidad de carga que ingresa a la Ciudad para reducir la destrucción del tejido asfáltico y lograr que el puerto sea también de pasajeros.

4) Ivetra afirma que el proyecto se financia en su totalidad con fondos del sector privado y que se pagaría un canon a la Administración General de Puertos, quedando las obras para la AGP al cabo de la concesión. Estaríamos partiendo de una falsa premisa porque si cada contenedor (vacío o lleno) debe pagar US$14 más IVA, serían los usuarios del servicio los que se harían cargo del repago de la obra, por lo menos en gran parte de esta. Con estas medidas siguen castigando a los dadores de cargas (importadores y exportadores) aumentando los costos, en este caso por un negocio de Moyano, después suben los precios de los productos que todos consumimos; la balanza comercial es anecdótica para un gobierno que sólo quiere el manejo de la caja. Que el oficialismo tenga a Moyano y sus empresas amigas contentas nos cuesta caro a todos los argentinos. Es otro tipo de clientelismo, en este caso regalando al sector privado y a los gremios, y "regalando" porque ni siquiera se tomaron el trabajo de hacer licitación pública. El gremio, las empresas y el Gobierno, lo hicieron por "Iniciativa Privada".

5) El puerto debe ser una terminal de pasajeros. El turismo debería ser una de las fuentes de ingresos tanto de la Ciudad como de la Nación.

6) Es necesario desarrollar actividades logísticas y un centro de redistribución de cargas para reducir la cantidad de cargas que ingresen en la Ciudad, para eso estamos estudiando la posibilidad de instalar un centro de logística en Villa Lugano.

* Acuerdo Cívico y Social

1) La Ciudad de Buenos Aires tiene el derecho al dominio y administración de su puerto desde la reforma constitucional de 1994, que consagró su autonomía, dejando sin sustento al decreto 1029/92 que vetó la ley 24.093 en cuanto a la transferencia del puerto a la Municipalidad de Buenos Aires, por ser ésta una dependencia descentralizada del gobierno nacional. No hay razón jurídica alguna que impida a la Ciudad el control sobre su puerto, como lo tienen las provincias sobre los suyos. Es preciso constituir la sociedad que establece el artículo 12 de la ley 24.093 y exigir a la Nación el traspaso del puerto y el ejercicio jurisdiccional sobre él.

Es notable la pasividad del gobierno de la Ciudad para defender este aspecto esencial de la autonomía porteña, similar al que demuestra por ejemplo con el juego. De ser necesario, deberá sancionarse una ley que dirima la cuestión o bien efectuar el reclamo judicial pertinente, pero el puerto hace a la esencia de la ciudad de Buenos Aires, que nació y creció con él.

2) Resulta prioritario mejorar el servicio, completar las trazas ferroviarias y aumentar la eficiencia de las playas de maniobra en la zona portuaria.

3) No existe planeamiento estratégico de transporte en la Ciudad, tampoco hay coordinación con la Nación, por lo tanto todas las ampliaciones que se están llevando haciendo en la zona puerto-costanera Norte, impactarán de modo negativo en el conflicto ciudad-puerto. Con estas medidas no se logra la integración vial que se necesita en la zona, y se la congestiona aún más por la cantidad de tránsito liviano, sin que se efectúe distingo alguno entre la actividad logística y la de carga. Es necesario completar la autopista ribereña, separar el tránsito pasante del que debe entrar al puerto y generar zonas logísticas para la internalización de los depósitos fiscales.

4) Es un nuevo negociado de los amigos del poder, no se gana nada con esta playa interna. Los gremios lo resisten, no optimiza el espacio disponible para actividad logística y además se hizo sin licitación alguna. Esto demuestra para qué quiere el puerto la Nación, para hacer "negocios" con Moyano. Una vergüenza que no puede ser tolerada por el Gobierno de la Ciudad que ha permanecido en silencio sin hacer reclamo alguno.

5) Los proyectos que tiene a la vista el ministro De Vido, presentados por el decreto de iniciativa privada, no tienen en cuenta las necesidad de la Ciudad, son proyectos inmobiliarios de alto nivel que, de concretarse, anularían la capacidad operativa del puerto. Debemos oponernos a la rezonificación para implantar viviendas de altísimo nivel en detrimento de la actividad productiva y el perfil operativo del puerto. La terminal de cruceros debe realizarse sin desproteger la actividad portuaria de carga.

6) La diputada Silvana Giudici tiene un proyecto de creación de zonas logísticas desde hace tres años, que no ha sido considerado por el oficialismo. Además la misma legisladora ha solicitado explicaciones de cada emprendimiento que se hace sin consultar a nadie y en perjuicio de la capacidad operativa del puerto, por ejemplo, la terminal de Buquebus y las iniciativas privadas inmobiliarias del ministro De Vido.

* Diálogo por la Ciudad

1) La ciudad es el único distrito que no administra ni dirige el puerto que está en su jurisdicción. La ley de provincialización de los puertos nacionales (ley 24.093, del año 1992) fue vetada por Menem respecto de la ciudad de Buenos Aires. Por lo tanto hoy decide la Nación si mantiene un puerto de cargas o prioriza un puerto de cruceros. La Ciudad ni siquiera puede opinar sobre un sector estratégico en materia económica y urbana. Sin perjuicio de que los recursos que se derivan de su administración también van a las arcas federales sin intervención de la ciudad. Por lo tanto hay que volver a sancionar una ley que contemple el traspaso del puerto a la ciudad de Buenos Aires, como ocurrió con las demás jurisdicciones.

2) El transporte de carga debe dejar de atravesar Puerto Madero. Debe llegar al puerto a partir de una articulación ferroviaria fuera de la ciudad y con una circunvalación que evite lo que hoy sucede con todo el transporte ferroviario de cargas que viene del Sur.

3) Esa zona tiene que tener una regulación nueva y especial por su impacto urbano y por su necesidad para le economía nacional y de la propia ciudad. Es necesario concluir con el anillo vial (terminar la avenida 27 de febrero paralela al Riachuelo) y hacer la autopista ribereña, liberando vías para tránsito pesado y evitando que el tránsito pasante ingrese en la ciudad. Los camiones tienen que tener límites en horarios y días.

4) Se trata de un negocio asegurado para el gremio de los camioneros que sube los costos de las exportaciones sin ningún marco legal que lo autorice o regule. Sólo está sustentado en el acuerdo del gobierno nacional con el gremio de los camioneros y en la presión que se ejerce sobre quienes transportan contenedores en la zona portuaria. No es un negocio menor ya que con ese procedimiento pueden llegar a recaudar unos quince millones de dólares al año. Obviamente no es una forma de mejorar "la distribución de la riqueza" sino de asegurarse acuerdos políticos con transferencia de recursos.

5) Hay que definir la construcción de un puerto para cruceros. No es posible que los pasajeros desciendan entre medio de contenedores y sin los servicios necesarios. No sólo es la imagen y promoción de la Argentina hacia el exterior sino que significa ingresos genuinos y directos de recursos con la presencia de miles de personas que nos visitan. Hubo varios proyectos en danza que desconocemos el grado de desarrollo que tienen. La mejor ubicación posible es la de Dársena Norte.

6) Hay zonas de la Ciudad, en el Sur, que pueden albergar un gran centro de actividades logísticas. Hay tierras próximas a playas ferroviarias, como por ejemplo en Barracas, aptas para ese destino.

Parte de los terrenos que dispone el Mercado Central pueden ser afectados para una playa transbordadora de camiones y también centro logístico.

Por Florencia Carbone

De la Redacción de LA NACION

Dos candidatos optaron por el no

LA NACION envió el mismo cuestionario a los candidatos a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires de los cinco partidos que aparecen primeros en las encuestas. Dos de ellos, los postulantes de Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas, y de Encuentro Popular para la Victoria, Carlos Heller, decidieron no responder. Las preguntas se enviaron con tres semanas de antelación por medio de correo electrónico. Luego, hubo otro correo recordatorio y sucesivos llamados telefónicos. En el caso de Solanas se informó que no responderían por "falta de tiempo"; en el de Heller no hubo siquiera respuesta

Comentá la nota