"Puertas cerradas para los jubilados"

El Grupo de Jubilados Independientes (GJI) expresó esta semana su repudio a las autoridades municipales y también de la Cooperativa Eléctrica (CESPLL) por lo que consideran una "la política de puertas cerradas" hacia su organización.
El GJI, además de su permanente labor en defensa de los salarios y de la obra social de los jubilados, trabaja desde hace meses en dos iniciativas que considera "de importancia": un proyecto de ordenanza que permita eximir del pago de tasas municipales a los jubilados con ingresos inferiores a los 1.500 pesos, y tratativas con la CESPLL para que la empresa cooperativa estudie la posibilidad de brindar el servicio de televisión por cable.

Sin embargo, "estas propuestas del GJI han chocado en las últimas semanas con la indiferencia y aún la mala disposición de funcionarios municipales y directivos de la CESPLL", señalan.

El proyecto de exención de tasas fue presentado al Departamento Ejecutivo y al Concejo Deliberante en mayo de 2008, sin que aún fuese tratado.

En marzo de 2009, el GJI solicitó una entrevista con la intendenta Graciela Rosso para plantearle su inquietud al respecto, pero sus integrantes fueron derivados a una reunión con el secretario de Gobierno, José Armaleo, quien los recibió la semana pasada.

Según cuentan, Armaleo "desconocía por completo el objeto de la entrevista y acordó un nuevo encuentro cuya fecha y hora sería comunicado telefónicamente el lunes 13. Hasta el día de hoy, el GJI espera el llamado prometido".

Por otra parte, la necesidad de que la CESPLL brinde un servicio más económico de televisión por cable es un antiguo reclamo del GJI, "ante las altísimas tarifas de los prestadores privados". Sin embargo, en una gacetilla que hicieron llegar a este medio afirman que "desde la cooperativa se resisten a tratar la cuestión con los jubilados".

Esta semana, uno de los principales referentes del GJI –José Pedro Bonvecchi- intentó infructuosamente acordar una reunión con el Consejo de Administración de la cooperativa, pero se vio frustrado ante los "problemas de agenda" de los directivos de la CESPLL.

"Ante las reiteradas negativas y dilaciones, el GJI consideró denegada su solicitud y sus miembros decidieron presentar una nota con el reclamo por mesa de entradas", agregan.

Frente a esta situación, Bonvecchi lamentó la desidia de los funcionarios y de las autoridades de la empresa cooperativa. "Para los jubilados, todas las puertas están cerradas", protestó.

Comentá la nota