Puerta y una extraña manera para asegurarse que sus candidatos no se pasen a otra fuerza política

El ex gobernador de Misiones anunció que hipotecará las viviendas de sus candidatos para evitar la "borocotización". En 2007, tres de los cuatro legisladores electos se pasaron al oficialismo
Ramón Puerta, quien se postula para una banca en la Cámara de Diputados de la Nación, selló una alianza con el la versión local del PRO, que en el nivel nacional lidera su amigo y jefe de Gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri, aunque sólo para la categoría de candidatos a la Cámara baja.

Su agrupación se denomina Unión-PRO-Dignidad, donde confluye Unión Peronista que, en las elecciones 2007, logró incorporar cuatro legisladores, de los cuales tres pasaron a conformar el oficialista Frente Renovador una vez que asumieron. Sin embargo, esta vez, para contrarrestar la "borocotización", el ex mandatario provincial señaló que "todos los candidatos tendrán que firmar un contrato muy fuente, ante escribano, y el que se pase a otro partido tendrá un castigo: tendrá que hipotecar su casa".

Así, consideró, "el que se vende tendrá que pagar caro para liberarse de esa garantía", ya que "acá hubo un gran error con ese cuento de la nueva política y de la medición de imágenes. Yo me ensarté con uno (un candidato) que medía altísimo y se vendió". Aunque aseguró que en los próximos comicios "vamos a garantizar en la lista" postulantes con "una trayectoria de compromiso que no se van vender", Puerta reconoció que "por las dudas todos los candidatos de Unión Pro Dignidad tendrán que firmar un contrato de hipoteca".

Al fundamentar su decisión, Puerta dijo que "es muy triste lo que pasó (con las deserciones en su partido); muy bravo porque la gente desconfía de todo, por culpa de un puñado de traidores que vendieron su buen nombre, e hicieron tanto daño a la política", señaló.

Comentá la nota