En el puente, la Asamblea ratificó que mantendrá las protestas

El 14 comenzarán las audiencias en la Corte de La Haya. Los bloqueos en la ruta 136 continuarán más allá del veredicto.
A siete días de que comiencen en La Haya las audiencias finales del juicio iniciado por Argentina contra Uruguay por la supuesta violación del Tratado del Río Uruguay, firmado por ambas partes en 1975, la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú ratificó que "mantendrá las protestas cualquiera sea el fallo".

Una multitud estimada por los organizadores en 15.000 personas llegó hasta la cabecera del puente internacional que une Gualeguaychú con Fray Bentos, en una nueva y colorida marcha convocada por la asamblea. Durante la manifestación se levantó el corte de la ruta internacional 136 que bloquea hace tres años el acceso a Uruguay desde Gualeguaychú.

En la proclama leída en ese lugar, la Asamblea advirtió: "Cualquiera sea el fallo, vamos a seguir luchando para que las industrias sucias no vengan a traernos su basura".

La Asamblea pidió a los jueces de la Corte Internacional que "no prioricen la rentabilidad de las multinacionales por sobre la vida digna y saludable de poblaciones enteras".

"Si dirimen un conflicto que involucra nuestras vidas, escuchen el clamor de los pueblos latinoamericanos y entiendan que somos víctimas de los negociados inescrupulosos e infames del Banco Mundial", agregó.

También la Asamblea responsabilizó a la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner por los eventuales daños causados por la contaminación.

Por eso la Asamblea volvió a exigir que "obstaculice el funcionamiento de Botnia con la aplicación del Código Aduanero, con la decisión política de comprometerse con una ley nacional de la madera y, en consecuencia, prohíban el abastecimiento de insumos argentinos para su producción".

La movilización se realizó bajo la consigna "Justicia en La Haya para que Botnia se vaya".

La Asamblea insistió en que la única solución al conflicto es que "Botnia sea desmantelada" y rechazó cualquier resarcimiento que se ofrezca.

"No hay resarcimiento de ningún tipo que pague lo que ocasiona de manera permanente sobre un recurso agotable", sostuvieron los asambleístas en la proclama y remarcaron que "no habrá solución posible mientras Botnia permanezca donde está".

TEMPRANO. Desde la mañana se inició la llegada de vecinos de Gualeguaychú a la cabecera argentina del puente binacional, ubicado a 43 kilómetros de esta ciudad, con el objetivo de reiterar que Gualeguaychú no acepta la instalación de la fábrica de pasta de celulosa Botnia en la costa fraybentina del río Uruguay.

La Asamblea dispuso de baños químicos a los largo del recorrido, se montó una carpa de sanidad con personal médico, enfermeros y dos ambulancias a disposición, pero la movilización se llevó a cabo sin inconvenientes de importancia.

Previo a la caminata, pastores de diferentes credos realizaron una oración ecuménica. Además, se realizó una caravana náutica.

Contradictorio

La Argentina recurrió al Tribunal Internacional en mayo de 2006 porque Uruguay autorizó unilateralmente la instalación de la planta de celulosa Botnia en la margen oriental del río Uruguay. Según la Secretaría de Medio Ambiente, la industria de la celulosa se encuentra "entre las cuatro más contaminantes del mundo".

Ahora, entre el 14 y el 2 de octubre los representantes de los dos países harán sus exposiciones finales ante el tribunal que, se espera, dicte sentencia en 2010.

Anoche UNO consultó a varios asambleístas que coincidieron en indicar que "no tenemos porqué acatar algo, los que están en el Tribunal son los Estados no nosotros". Una reconocida ambientalista señaló:"Todos sabemos que La Haya no tiene poder de policía y que hay países que no han acatado sus fallos".

Comentá la nota