Si no puedes "frenar" la fuga, únete a ellos: Pérez, felipista

“Han transitado por distintas líneas internas, con el único fin de mantener el sueldo del Estado, permaneciendo en cargos públicos”.
La frase, palabras más palabras menos, pertenece al concejal Oscar Vaudagna; el ex candidato a Presidente del PJ platense en medio de la acalorada discusión por su postulación para presidir el partido e la Capital bonaerense, que finalmente fue impugnada. Y tenía entre sus destinatarios, al titular del Bloque de Diputados provinciales del FpV, Raúl Pérez; además del ex senador, Juan José Amondarain.

Premonición o deducción por antecedentes, la realidad empieza a darle razón al menos en la actividad que desplegó los últimos días Pérez, quien empezó a buscar refugio –otra vez- en el neo-felipismo en ciernes, con la intención de renovar su banca en las legislativas del próximo año; el primer gran escollo que desvela al legislador oriundo de Juárez que, de mínima, aspira a conservar su banca a sabiendas que ‘la máxima’ –mantener la presidencia del bloque- pende de un hilo de seda.

Con ese fin –aseguran- ya mantuvo un encuentro en los últimos días con el ex gobernador, ahora diputado nacional enfrentado con el kirchnerismo, Felipe Solá, para preparar su desembarco en el armado, al que convocó incluso otros referentes que ficharon en el ex felipismo, en épocas del ‘despegue’ que lideró el Ingeniero Agrónomo de la estructura duhaldista.

La ‘maniobra’ tiene una explicación casi de supervivencia: flaqueado –como está- en la conducción del bloque oficialista luego de las sangrías que sufrió en el último período del año –y que amenaza formalizarse y extenderse en los primeros meses de este año- y con la necesidad de renovar su banca en la Legislatura bonaerense a partir del 10 de diciembre próximo, Pérez apuesta a refugiarse en el armado anti-k para ganarse un lugar en la lista de candidatos en octubre próximo.

Es que parece que su aliado local, el intendente Pablo Bruera ya resolvió ocupar los primeros lugares de la lista por la octava sección electoral con hombres de su riñón, tan cercanos como uno de sus hermanos, secundados por quién resuelva candidatear el virtual vice Ministro de Desarrollo Social de la Nación, Carlos Castagneto. Un pago a cuenta del acercamiento entre ambos que terminó en alianza después de haber rivalizado en las últimas elecciones para suceder a Julio Alak.

Cierta o no, la especulación –concretada en un encuentro en los últimos días del año con el ex gobernador Felipe Solá- tiene antecedentes: en 2005, después de transitar en la política casi fusionado con Julio Alak, el “Cabezón” Pérez se refugió en el felipismo de la mano de Florencio Randazzo para garantizarse un lugar en la lista de candidatos a diputados provinciales que –por entonces- lideraban los ‘preferidos’ del actual director de Aerolíneas Argentinas, Carlos Bonicatto y Alberto Delgado. Aquella vez, aseguran, logró colarse en el cuarto lugar de la lista precisamente “a pedido de Felipe”, detrás de aquellos dos y de la kirchnerista Di Leo.

En el 2001 no le había resultado, tampoco, tan fácil: 'castigado', ocupó el 5º lugar de la lista alakista; un lugar para nada seguro pero que logró saltear gracias a la, por entonces, fortaleza de Julio Alak que logró lo que pocos pronosticaban, sentar a sus 6 hombres en la Cámara Baja provincial. Dos años después, desde ese lugar, jugó -se sabe- por la candidatura de Carlos Menem en las presidenciales de 2003 que enfrentó al caudillo riojano con el ex presidente Néstor Kirchner.

Paradojas o no de los realineamientos la última vez, en 2005, consiguió revalidar diploma de diputado tras enfrentar, con esa lista, al actual intendente Pablo Bruera –su actual aliado- quien consiguió un lugar en el recinto de la Cámara Baja secundado por el sindicalista Carlos Quintana.

Más cercano, el año pasado –finalmente- se acercó al sciolismo, desde donde consiguió llegar a la titularidad del bloque oficialista, una empresa que por estas horas corre serios riesgos de continuidad. Pero antes está la necesidad de renovar su banca. Y en eso, dicen, anda transitando el verano.

Comentá la nota