Pueden jugar juntos.

Distanciados tras la final de la Davis, se encontraron en un aeropuerto y acordaron formar dupla mañana en Indian Wells. Tito Vázquez se enteró ayer, como todos.
En su regreso a la primera plana del mundillo tenístico local, Tito Vázquez soportó esta pregunta una, dos, treinta y cuatro veces, hasta que pidió cortarla para que no le agarre un ataque justo antes de la Davis: "¿Cuándo se van a juntar David Nalbandian y Juan Martín del Potro?".

Los cracks argentinos no están peleados: de hecho se seguían saludando en el gimnasio del Vilas Club, centro de entrenamiento elegido por la mayoría de los top. La relación, sin embargo, no es la misma después de las diferencias surgidas antes de la final en Mar del Plata. Y la reunión, la bendita reunión, se dio en un lugar tan poco íntimo como un aeropuerto, el de Dallas, casi de casualidad, anteayer mismo...

Los dos hacían escala en la ciudad texana antes de embarcar hacia Palm Springs, en Indian Wells. Estaban con sus entrenadores, Franco Davin y Luis Lobo. "La idea surgió en el momento, ahí charlando entre los cuatro", contó un vocero de David. Ninguno tuvo problemas o reparos. Se terminó decidiendo anteanoche tarde (hay cinco horas de diferencia con la costa oeste de Estados Unidos) y se conoció ayer a la mañana con la publicación del cuadro. Mientras que los participantes con entrada directa a un torneo de singles se definen seis semanas antes del inicio, las parejas de dobles se pueden charlar antes pero se confirman horas antes.

El debut será mañana ante el sueco Simon Aspelin y el escocés Jamie Murray, hermano mayor de Andy. Ambos son especialistas en la materia (Murray hasta se da el lujo de pegar el drive con slice, casi con la mano) y estuvieron jugando en el Parque Roca por la Copa Davis; el sueco en 2006, con Jonas Bjorkman, el británico en 2008, con Ross Hutchins. En ambos partidos perdieron ante David. A favor de los argentinos está la potencia en la devolución de saque.

¿Qué puede suponer este encuentro? No indica que ahora sean amigos, pero sí es un primer paso hacia lograr un mayor entendimiento desde dentro de la cancha hacia afuera. Las discusiones por dinero y reproches por la planificación con respecto a la final con los españoles no quedan en el olvido, pero no se necesita que sean amigos para que ganen sus singles ante los checos. Por lo pronto, jugar el doble en Indian Wells no supone ningún beneficio extra para ambos en el circuito -no es una suma dinero significante para ellos ni les mejorará sustancialmente su tenis- ni tampoco es una preparación temprana para la serie de julio: Tito Vázquez tiene la idea de presentar un doble que les dé descanso a sus singlistas estrella. Tito y Ricardo Rivera se enteraron ayer mismo de la conformación del doble.

"En esto se ve la mano de Lobo, y además él se lleva muy bien con Davin", contó una fuente cercana al tandilense. De hecho, la contratación de Lobito es un hecho positivo pensando en la buena relación necesaria entre los dos jugadores antes de un partido clave de cuartos de final de la Copa. El todavía entrenador de Juan Mónaco -ya no de Carlos Moyá- es socio de Davin y Roberto Azar en el manejo de un club (llamado El Clú) ubicado en el barrio de Saavedra, ciudad de Buenos Aires.

El partido de Nalbandian y Del Potro no será televisado, ya que jugarán en una cancha secundaria. Habrá que sintonizar alguna página de televisación online (tennistv.com, channelsurfing.net o justin.tv) para ver si la transmisión llega a la cancha del dobles.

El doble será inédito: nunca se han juntado ni enfrentado en esta especialidad, y tampoco lo harán la quincena siguiente en Miami, a menos que cambien de decisión a último momento. Nalba no tiene títulos en dobles (una final, Buenos Aires 2003) y Delpo ganó en Indianapolis 2007. Sin embargo, en el caso de esta pareja, lo importante no es tanto cómo le peguen a la pelotita.

Comentá la nota