No se pueden hacer nuevas conexiones a la red de gas natural

Es porque la capacidad de la red llegó al límite. El servicio alcanza apenas al 20% de la población
La empresa distibuidora de gas natural en Catamarca, Ecogas S.A., dejó de autorizar nuevas conexiones a la red, ante la imposibilidad técnica de las instalaciones actuales de recibir más usuarios. Esto significa que el padrón de beneficiarios de este servicio en la provincia quedará congelado en 18.000 usuarios. El número implica que apenas un 20% de la población cuenta con el gas por cañería en sus domicilios.

El subsecretario de Servicios Públicos, Rafael Assante, confirmó que la distribuidora ni siquiera permite ahora las vinculaciones a la red de los frentistas, quienes eran los únicos que dos meses atrás tenían aún la posibilidad de obtener gas.

El funcionario explicó que la limitación surge de la falta de obras para ampliar el gasoducto existente, tanto en la Capital como en otros puntos de la provincia.

Según dijo, los planes del Gobierno preveían un nuevo gasoducto desde Chumbicha, en donde se encuentra un nodo del sistema que lleva el fluido a La Rioja y Catamarca.

El problema es que esa obra precisa de las autorizaciones de los entes nacionales y de una fuerte inversión que la provincia no está en condiciones de realizar. Assante estimó que el tramo de cañería entre la localidad del departamento Capayán y el Parque Industrial tiene un costo que ronda los 16 millones de dólares.

Aunque reconoció que la ruptura política entre la Provincia y la Nación dificultó las gestiones, también dijo que en los últimos tiempos la relación con el área federal de Obras Públicas pudo recomponerse como para empezar a hablar nuevamente de estos trabjos.

Consideró que es necesario un fuerte respaldo de los legisladores. Por eso espera las asunciones en diciembre, para comprometer a senadores y diputados nacionales en las gestiones que realice ante el ENARGAS.

Además del gasoducto desde Chumbicha, también está pendiente una obra desde la localidad de Lavalle, en el Este provincial. De acuerdo con lo que prevén los técnicos, podría beneficiar a las poblaciones de lugares como La Merced, Bañado de Ovanta y Los Altos. Para esta obra tampoco hay recursos previstos que pudieran financiarla.

La gravedad de la crisis de este servicio, al igual que en la luz y agua, fue reconocida por el ministro Juan Acuña a la Bicameral de seguimiento de las privatizaciones, señalando que no pueden lograr el finananciamiento para ninguna de las obras de ampliación.

Impacto

La falta de obras de gas resiente una prestación vital para la expansión urbana en la Capital, ya que ninguno de los nuevos barrios que entregue el IPV o edificios que se construyan, podrán tener el suministro.

El perjuicio para los constructores es manifiesto, y fue señalado a El Ancasti por el empresario Rubén Dusso, quien también criticó que algunas obras sí llegaron a La Rioja.

"Las Rioja las gestionó (a las obras) y las tiene, Catamarca no", resumió el constructor. Y señaló las complicaciones no solo para su actividad, sino también para los usuarios comunes que no pueden acceder al servicio. "No hay directamente factibilidad de gas. La red está al límite", dijo.

Comentá la nota