"No se puede volver para atrás"

Para el presidente del PS -quien se presentará por un nuevo mandato-, en las elecciones de octubre se va a "consolidar el cambio que se está llevando adelante en la provincia".
"Carlos Reutemann aplicó en la provincia las políticas neoliberales de su mentor Carlos Menem, que consolidaron un modelo de exclusión social donde no se priorizó ni la salud, ni la educación ni la calidad de vida de la gente. Ahora dice que quiere defender los intereses de la provincia de Santa Fe... la pregunta es sencilla: ¿por qué no lo hizo desde el primer día cuando se sentó en el Senado? Es bueno que se haya dado cuenta de ser 'federal' al sexto año de su mandato, porque hasta ahora vino votando los superpoderes y los presupuestos de cada año, y eso fue lo que significó el drenaje permanente de divisas desde la provincia hacia la Nación". La frase pertenece al senador socialista Rubén Giustiniani, quien hasta ahora enfrentará al Lole el 25 de octubre para disputar una banca de senador por Santa Fe.

-¿Cómo lee políticamente el gesto de Reutemann de dejar el bloque de senadores del Frente para la Victoria?

-Es parte de un proceso en el Partido Justicialista, que se ordena a través del poder y la actual realidad es que el gobierno nacional muestra una baja de imagen positiva tras lo cual empezó una migración de dirigentes hacia otros espacios. Comenzó con Felipe Solá, continúa con Reutemann y en estos días va a seguir con más senadores y diputados que irán a formar parte del peronismo disidente: se fue Romero (de Salta), seguirá Escudero, seguramente Jorge Obeid.

-¿A qué se debe el "desgranamiento"?

-A que hay senadores y diputados que acompañaron las decisiones del kirchnerismo, y hoy ante una baja imagen del gobierno nacional ante la sociedad, y ante la inminencia del proceso electoral buscan otros espacios.

-Va a tener que competir con Reutemann en octubre y ya hay una encuesta que lo ubica con 19 puntos contra 33 del Lole, y otra del encuestador Robustelli que le da 40 puntos al ex gobernador y menos de la mitad a usted. ¿Cuál es su lectura?

-Bueno la primera lectura es que a tanto tiempo de las elecciones y sin candidaturas ni campañas en marcha, expresan el grado de relatividad de cualquier encuesta. Ni Reutemann ha dicho con certeza que va a ser candidato, ni en el Frente Progresista se van definir hasta mayo o junio. Nosotros no estamos apurados, estamos muy bien, porque el Frente está sólido, unido, no como el justicialismo que tiene muchos problemas, en esa grave contradicción que se está plasmando en estos acontecimientos de ser el candidato con todo el apoyo del gobierno nacional y a la vez querer mostrar una cara opositora al mismo. En nuestro caso terminamos un buen año del gobierno provincial con miles de santafesinos participando del Plan Estratégico, un hecho inédito en la política argentina, con obras públicas muy importantes que están en marcha como hospitales, escuelas y acueductos. Por eso no tengo ninguna duda que esta imagen altamente positiva que tiene el gobernador Binner no sólo se va a consolidar, sino que va a ser un punto de referencia muy importante para el país después de cuatro años de gobierno. Volviendo a las encuestas en el Partido manejamos otros números: dan bastante paridad, y en el caso de Reutemann que ha pasado por el gobierno, tiene en algunos lugares alta imagen positiva y negativa, y esta última crece más en ciudades como Rosario y Santa Fe. Con lo cual es un escenario electoral muy abierto.

-¿Cuáles son los números concretamente que manejan?

-En números de intención de voto estamos en un empate técnico, con dos agregados a nuestro favor: que Reutemann tiene un cien por ciento de conocimiento en la provincia al haber sido dos veces gobernador, y en mis caso tengo un 60 por ciento de conocimiento, es decir que hay una perspectiva de crecimiento importante con una imagen del gobierno provincial y de Binner muy alta, con lo cual hay muchas posibilidades de crecimiento.

-La primera lectura que hicieron algunos sectores del peronismo en la provincia tras el desdoblamiento de las elecciones fue que Binner no quería quedar pegado a una derrota suya frente a Reutemann. ¿Qué opina?

-El desdoblamiento de las elecciones es coherente con lo que hemos sostenido, así que si no lo hubiésemos hecho hoy, que estamos en el gobierno, hubiese sido una incoherencia. Se pueden repasar los archivos periodísticas de los últimos veinte años, y siempre dijimos lo mismo.

Peleamos por la transparencia de los actos electorales, y para que siempre la gente se pueda expresar libremente.

-¿Si finalmente en octubre usted enfrenta a Reutemann, por qué motivos piensa que la gente tendría que apoyar su propuesta?

-Creo que la sociedad va a tener la misma disyuntiva que tuvo en las últimas elecciones: o consolida el cambio que se está llevando adelante en la provincia o vuelve para atrás, que fueron 25 años de gobierno con resultados que están a la vista.

-Usted estuvo el viernes en el acto de un sector del campo. ¿No es abrevar en la misma fuente que Reutemann, no fue de algún modo a buscar al mismo electorado con el que a Reutemann parece irle bien?

-No, nosotros coherentemente hemos estado siempre al lado del pequeño y mediano productor, hemos presentado proyectos en el Congreso de retenciones segmentadas y progresivas, creemos que el campo ha sido el sector más dinámico en la recuperación del país desde el 2001 a la fecha, y fue un grave error del gobierno no haber acordado un política a mediano y largo plazo, que sigue sin existir. Por eso el Socialismo cree que esta contradicción planteada por el gobierno a través de sacarle a los que más tienen para que los que menos tienen puedan desarrollar con justicia y democracia sus aspiraciones, debe plantearse de otro modo: con una reforma tributaria integral, con la rebaja del IVA que es el impuesto más regresivo, quitándole a la canasta básica el IVA para facilitar el consumo de los sectores populares y aumentar el impuesto a las ganancias que es donde tienen que pagar los que más tienen y los que más ganan en la Argentina. Esto junto a una equidad tributaria entre nación y las provincias, que hoy no se cumple: el piso de la coparticipación federal debía ser el 34 por ciento, y se pagó el 26 por ciento. Por este punto Santa Fe perdió 2.800 millones de pesos.

-Días antes que Reutemann se fuera del bloque kirchnerista, Elisa Carrió le abrió las puertas al Lole para sumarlo al mismo espacio político que usted ocupa. ¿Cómo lo tomó, es viable esa oferta?

-Es que viviendo en la provincia de Santa Fe uno se da cuenta que es una propuesta totalmente inviable. Por lo tanto nosotros no la consideramos. Si Reutemann y sus legisladores son los que en esta provincia hacen la oposición más virulenta a nuestro gobierno provincial sería impensable y absurdo plantearnos que podemos estar en un mismo espacio, menos cuando la sociedad planteó un cambio de rumbo en la provincia de Santa Fe, y justamente fueron ellos los que gobernaron en los últimos años. Es un imposible y no nos preocupa.

-¿Habló este tema con Carrió?

-No, no lo he hablado porque no es un tema que entre dentro de nuestra preocupación. Los dirigentes pueden tener simpatías, conversaciones, pero de ahí a integrar un mismo espacio político hay mucho por delante.

-El viernes en Leones, desde el palco del acto Eduardo Buzzi le agradeció su presencia especialmente. Hay especulaciones en torno de sumar a este dirigente de Federación Agraria al mismo espacio político que el socialismo.

-Nosotros no hemos hablado dentro del Partido Socialista, ni tampoco en el Frente Progresista de este tema, porque falta tiempo, menos aún se han considerado hipótesis de candidaturas de organizaciones sociales como puede ser la de la FAA para integrar nuestras listas.

-¿Lo ve como algo inviable al tema, a usted en lo personal le gustaría capitalizar todo el trabajo de Buzzi a través de alguna candidatura?

-Para nosotros no es un tema considerado y menos con nombre y apellido. El socialismo tiene una larga historia con la Federación Agraria, hay militantes de esta organización afiliados al partido. La Federación nació en 1912 con militancia socialista en gran parte, pero hasta el momento no hay ningún tipo de conversación. Además hay declaraciones de los principales dirigentes de la Federación en las que han descartado candidaturas.

-De todos modos en Leones desde la propia dirigencia de la Mesa de Enlace se convocó y se invitó a los productores a participar en la vida política, a militar para cambiar lo que no comparten. ¿Esto no abriría la posibilidad cierta de sumar a este sector?

-Siempre desde el Frente Progresista hemos planteado como un hecho necesario la participación de los movimientos sociales en política. De hecho no concebimos una separación entre lo social y lo político. La militancia social tiene que tener una canalización política, pero de ahí a hacer una especulación concreta en las listas del Frente Progresista no hay absolutamente nada.

-No hay nada hasta ahora pero, ¿podría ser viable a futuro?

-Como ingeniero no trabajo hipótesis que no se han presentado como reales, por lo tanto cuando charlemos en julio podremos tener más elementos que lo que hoy tenemos.

-¿Cómo cree que va a evolucionar este conflicto entre un sector del campo y el gobierno nacional?

-Nosotros vamos a trabajar para que sea de consenso, de búsqueda de una salida, porque la confrontación es un juego de suma cero.

Comentá la nota