Por qué puede quedarse sin votar en Capital Federal

El cambio de escuelas para las elecciones es el prólogo de un potencial caos para sufragar. La explicación oficial y la ausencia de campañas.

El próximo 28 de junio miles de porteños vivirán un calvario a la hora de votar o directamente no podrán hacerlo. Es así porque la Justicia de la Capital efectuó el pasado 14 de abril un reordenamiento del mapa electoral, que pasó de tener 28 secciones a 15, todas coincidentes con la nueva ley de comunas aprobada en 2008 por la Legislatura de la Ciudad, lo que obligará a la mayoría de los porteños a sufragar en un lugar distinto al que lo hicieron en años anteriores.

¿Saben todos los porteños que no votan en el mismo lugar? ¿Por qué a días de la elección no hay una campaña de publicidad que alerte a los vecinos sobre el cambio? "Se dio a conocer a todos los medios, la jueza electoral Servini de Cubría hizo una conferencia de prensa y el Director Nacional Electoral, Alejandro Di Tullio también. Salió en todos lados en todos los medios", responde a Perfil.com la doctora Daniel Sayal, secretaria electoral de la Capital.

Ante la consulta sobre posibles problemas el 28, la abogada fue tajante: "No puedo hacer pronósticos, pero hemos pasado a 380 votantes por mesa, en vez de 450, como era antes; además, habrá mil mesas más", acota.

Despelote electoral. No piensa lo mismo la jefa de campaña del Acuerdo Cívico y Social, Patricia Bullrich: "No ha habido tiempo para poder informarle esto a la gente, el día de la elección va a ser un despelote, un lío", lanza a este medio la diputada, sobre los posibles problemas que surjan ese día.

"La vez pasada habían abierto un montón de sistemas, mandabas un mensaje de texto y sabías donde votar, ahora no hay nada: no hay una campaña pública, no se sabe nada, la gente no sabe", insiste. Bullrich no sabe si esta situación perjudicará a algún partido, pero de algo está segura: "Un montón de gente no va a poder votar".

El kirchnerismo necesita el fraude. Para José Torello, apoderado del PRO, no existe en todo el país registro de electores más consistente que el de la Capital. "El Gobierno de la ciudad hizo un trabajo impecable, está actualizado, en Internet y se accede en menos de cinco segundos", se defiende y descarta que pueda haber conflictos a la hora de votar.

"Capital es el distrito donde menos problemas hay, no hay fraude y además los fiscales son gente bien preparada y responsable", dice y sostiene que tanto desde el ejecutivo como el PRO se ha informado sobre la modificación y marca una distancia con el rol del kirchnerismo en la provincia. "La diferencia entre la ciudad y la provincia para transparentar la elección es notable", sostiene y sentencia que "el Frente para la Victoria necesita el fraude" para ganar.

Casa por casa. "Tengo entendido que se va a intensificar la campaña oficial, puedo ser que esté equivocado", aseguró el candidato a legislador socialista, Roy Cortina, la semna pasada en diálogo con Perfil.com. Nada de eso ocurrió.

A pesar de ello, su fuerza fue precavida y desde hace casi 10 días comenzó a enviarle sobres a cerca de 800 mil vecinos informándoles sobre el cambio de lugar de votación. "Distribuimos casa por casa volantes, publicaciones y la boleta, todo con una etiqueta que dice 'su nuevo lugar de votación es'", detalla el socialista.

El argumento de la Justicia y el oficialismo porteño es que la información figura toda en Internet y está al alcance de todos. Sin embargo, el nivel de desconocimiento es alto en aquellos que no siguen a diario la política. Los partidos políticos parecen no temer ante el eventual cuello de botella que se generará minutos antes del cierre de la votación. Mientras, el riesgo de que miles de votos se pierdan sigue latente.

Comentá la nota