"Se puede ver que existe una manipulación de los datos"

Jerez reclamó que se brinde información detallada a la Legislatura
El legislador Esteban Jerez quiere que el Poder Ejecutivo dé las razones por las cuales las estadísticas sobre la mortalidad infantil en Tucumán sufrieron las fluctuaciones que registraron entre 2000 y 2008. "De la misma manera, debe brindar explicaciones detalladas por el aumento de las muertes fetales", dice en su pedido de informes.

"De una simple lectura de los índices de los niños nacidos vivos y de las muertes fetales se puede notar que existe una verdadera manipulación de los datos estadísticos. Se puede llegar a afirmar que los niños nacidos con bajo peso neonatal son anotados como muertos en el vientre materno, como decesos fetales", advirtió el parlamentario en el proyecto de resolución.

El opositor exigió explicaciones sobre los datos brindados por la Dirección de Estadística e Información en Salud (DEIS) de la Nación, publicados en el Panorama Tucumano de ayer.

Por un lado, Jerez reparó en que, durante el quinquenio 2000-2004 se registró un promedio de 89 nacidos vivos que pesaban menos de 500 gramos. En el mismo lapso, la tasa de mortalidad infantil nunca fue inferior al 20 por mil. En segundo lugar, advirtió que en los años siguientes se produce una brusca caída del registro de nacidos vivos con menos de medio kilo: 29 en 2005, siete en 2006, 15 en 2007. A la par, la tasa de mortalidad infantil cayó: 16,2 por mil en 2005, 13.5 por mil en 2006, 12.9 por mil en 2007.

Jerez resalta que mientras caían los índices de mortalidad infantil y de nacimientos prematuros, subía la tasa de mortalidad fetal total, "hasta llegar a 2008, cuando la tasa del 21 por mil es la más alta de la Argentina". De las 632 defunciones fetales, 360 (el 57%) corresponde a los de menos de 500 gramos.

"La Legislatura necesita explicaciones del Ejecutivo: no es menor decir que los que nacen vivos con menos de 500 gramos son anotados como muertos en el seno materno. Suena duro, pero es así", aseveró el opositor.

Comentá la nota