"No se nos puede escapar"

Forlin, García y Viatri sueñan con dar la vuelta. Y si es hoy con Gimnasia, mejor. Todavía falta, pero dicen: "Sería bárbaro poder ser campeones como titulares".
Puede haber alguien que piense distinto? ¿Sólo un nene de dos años no entendería que la gloria está ahí, a la vuelta de la esquina, que se puede conseguir en La Plata y que a lo sumo se estirará siete días más?

El sol pega fuerte en el mediodía de Casa Amarilla. El trío, en el que ninguno supera los 21 abriles, habla con la frescura de los chicos y la sabiduría de los grandes. Por eso, lejos de la soberbia y cerca de la realidad, dice, afirma, asegura, sentencia: "No se nos puede escapar".

Javier García, Juan Forlin y Lucas Viatri son los tres pibes que hoy serán titulares frente a Gimnasia. Son los pibes que eligió Olé para transmitir sensaciones, contar vivencias y tratar de explicar sentimientos en las horas previas de lo que puede llegar a ser "el día más importante de nuestras vidas".

-Por ser chicos del club, ¿disfrutan el doble este momento?

-Viatri: Sin dudas. Esto es lo que siempre soñamos. Además, lo estamos disfrutando todos juntos y eso es muy importante.

-García: Sí. La verdad es que siento mucha emoción. Me empiezo a acordar de varios momentos de Inferiores y me pongo a pensar en todo esto y no lo puedo creer.

-Forlin: Al haber estado en el club y ser hincha de Boca desde la cuna todo esto es increíble.

-¿Salir campeones como titulares asentados tendría otro gustito?

-V: Sí. La verdad es que no es lo mismo. A lo largo de estos seis meses, sufrimos, estuvimos contentos y nos pasaron muchas cosas malas. Sería bárbaro.

-G: Seguro. Tuvimos muchas piedras que se nos cruzaron en el camino y nos pudimos recuperar.

-F: Lo más importante es el grupo, pero es lógico que uno siempre quiera jugar. Y ojalá se pueda dar.

Piezas importantes en la estructura del equipo, los tres canteranos se ganaron su lugar por adversidades ajenas. Sin embargo, demostraron que no les pesó la responsabilidad y supieron colocarse a la altura de las circunstancias. La conflictiva salida de Caranta le dio la posibilidad a García, la grave lesión de Paletta le abrió paso a Forlin y la maldita rodilla de Palermo permitió gritar los goles de Viatri. "A Ischia le tenemos que agradecer toda la vida. Nos apoya, nos habla muchísimo y es un tipazo", asegura el delantero y asienten el arquero y el defensor. Y por más que a alguno le suenen como palabras de compromiso y loas obligatorias hacia el DT que les dio rodaje, sus rostros transmiten sinceridad. Son conscientes de que, más allá de las bajas de sus compañeros, hubo un técnico y un presidente (que ya no está) que se la jugaron por ellos. "Ojalá podamos regalarle el campeonato a Pedro y a su familia", imploran a coro.

-¿Obtener el título sería un premio al esfuerzo?

-V: Creo que sí. Estábamos lejos, a 11 puntos de San Lorenzo, y nos pusimos en la cabeza que lo podíamos alcanzar y lo logramos. Ahora, tenemos ventaja, pero todavía no terminó. Faltan dos partidos durísimos.

-G: Sería como consagrar todo lo que venimos haciendo. Sufrimos lo de Pedro, que fue algo que nos golpeó mucho.

-F: Coincido con ellos. Sufrimos bajas de jugadores importantes y el fallecimiento de Pedro, pero el grupo se hizo muy fuerte y trató de superar todas las cosas malas que nos pasaron en este semestre.

-¿Les molesta que se haga tanto hincapié en los árbitros?

-V: Si salimos campeones no va a ser gracias a los árbitros. El equipo hizo las cosas bien y supo cómo jugar cada partido. Igual, sabemos que todavía falta.

-G: A veces se equivocan para un lado y a veces para otro. Lo más importante es lo que muestre cada equipo adentro de la cancha.

-F: Cada uno puede decir lo que quiera, pero nosotros no podemos pensar en eso. Tenemos que concentrarnos en el juego y en nuestro rendimiento.

-¿Sienten que fue el campeonato de los pibes?

-G: Por suerte, Carlos confió en nosotros y nos dio la posibilidad. Pero ojo, que acá hay varios grandes también, eh. Tenés un Ibarra, un Battaglia, un Riquelme, un Palermo, que siempre nos apoya desde afuera. Ellos son muy importantes.

-V: También, nosotros nos pudimos acoplar porque los grandes nos abrieron las puertas de la mejor manera. A mi me toco reemplazar a Martín y desde un principio dije que no era él, pero que iba a hacer todo lo posible para que no se notara su ausencia.

-F: Hay que agradecerles a los dirigentes, al técnico y a los compañeros que confiaron en nosotros. Somos muchos chicos en el plantel y eso está bueno. Igual, los muchachos de experiencia nos ayudan y aconsejan mucho.

García y Viatri, ambos categoría 87 y amigos desde antes de que les apareciera el acné juvenil, acumulan tres títulos en Inferiores y dos en Infantiles. Forlin, clase 88, también atesora tres cosechas en el fútbol amateur. Y, para que no se asusten los aferrados a las cábalas, aparece un dato interesante: hace pocos meses nomás, los tres festejaron juntos el título de Reserva. "Fue algo muy bueno, pero salir campeones en Primera sería algo totalmente distinto" , afirma el uno y ratifican el central y el nueve. Lo que también ratifica el punta, en el medio de la charla, es un anhelo personal, ese egoísimo bien entendido de los goleadores de raza: "Sueño con hacer el gol decisivo. Lo soñé contra River y se me dio. Ojalá pueda convertir y que el torneo se quede acá, para toda la gente que se lo merece y nos apoyó tanto en las buenas como en las malas".

El sol pega cada vez más fuerte en el mediodía de Casa Amarilla. El grabador se apaga. Y el trío, en el que ninguno supera los 21 abriles, el que habla con la frescura de los chicos y la sabiduría de los grandes, el que se ubica lejos de la soberbia y cerca de la realidad, sigue diciendo, afirmando, asegurando, sentenciando: "Esto es lo que siempre soñamos".

Comentá la nota