"No puede ser que un delantero no patee al arco"

El Ogro se confiesa parte mil... Autocrítico, dice que debe ser más egoísta y que tiene la solución para levantar: "Meter goles".
Nunca fue un 9 que vivió del gol. Pero tampoco puede sobrevivir sin él. Cristian Fabbiani no es de esos delanteros que no duermen cuando no la meten o que entran a la cancha con la idea fija en el arco rival. Al Ogro le gusta "jugar a la pelota": tenerla, tirar paredes, definir con calidad... Hoy está tan lejos de ese ideal que ni piensa en disfrutar del fútbol que le gusta: sólo quiere convertir. Y se muestra tan obsesionado y autocrítico como nunca: "No puede ser que un delantero de River no patee al arco", se dice a sí mismo.

.-¿Por qué estás en un nivel tan bajo?

-Porque tengo que meterla, eso. Si jugara mal e hiciera goles, no importaría el nivel. Lo que pasa es que no la estoy metiendo y así quedo más expuesto.

-También es cierto que no disponés de muchas chances claras de gol.

-No, no, pero creo que también es culpa mía porque no puede ser que un delantero de River no patee al arco. Es increíble. Pienso que tengo que cambiar mi manera de juego: ser mucho más egoísta. Me cuesta porque soy cero egoísta, pero debo hacerlo.

-¿Te pasa porque perdiste la confianza en vos?

-No, no sé si es falta de confianza o estoy haciendo las cosas mal. Creo que me tengo que poner en mente patear al arco, porque repito: no puede ser que un delantero de River no lo haga. Estoy siempre pendiente por hacer un pase gol y no por terminar la jugada yo.

Es la tercera vez en el semestre que el Ogro dice que tiene que cambiar su "forma de jugar". Primero, apenas se fue Falcao admitió que debía dedicarse a "hacer goles" y que para eso iba a tener que moverse en el área, esperando las asistencias de Gallardo, Ortega y Buonanotte. Después lo hizo cuando convirtió en el partido inicial ante Lanús, por la Sudamericana, y su nivel cayó en picada. Por eso, incluso antes de que Gorosito lo reemplazara por el Keko Villalva, Fabbiani aseguró: "Tengo que volver a jugar como yo sé, como lo hice en Lanús y en Newell's. No soy goleador, no siento quedarme en el área a esperar que me llegue la pelota, necesito arrancar más atrás". El resultado no varió: ni goles ni buen rendimiento. Y ahora, otra vez el delantero quiere cambiar...

-¿Es sólo culpa tuya que la pelota no te llegue?

-El equipo no está funcionando como tiene que hacerlo, desde el arquero hasta mí estamos haciendo las cosas mal. Tenemos que cambiar esto en algún momento porque River no puede estar viviendo esta situación. Todo esto duele mucho. Estamos en un momento que no es bueno pero tenemos que salir de manera urgente. La sensación es que en el partido contra Newell's retrocedimos muchos pasos.

-En cuanto a lo personal, ¿te presiona el hecho de que te estás jugando la continuidad en River?

-No, voy a seguir de la misma manera, tratando de demostrarles a Leo y a los dirigentes que tengo ganas de seguir acá, y después ellos tomarán la decisión.

-Peleaste mucho por llegar a River, era tu sueño. ¿Te sentís frustrado?

-No, yo no me siento frustrado. Obviamente no estaba en mi cabeza que las cosas se dieran así, pero dejé todo. Nunca en mi carrera pasé por un momento así y no voy a bajar los brazos. Insisto: el problema es que no la estoy metiendo, tengo que mejorar 100% en eso... Tengo que hacer goles.

Comentá la nota